Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador

 Secciones
Palabras iniciales
Suscripción gratis
Artículos
Opiniones
Lecturas para el profesor
Cursos y eventos
Experiencias / Sugerencias didácticas
Reseñas y novedades editoriales
Actividades para clases
Enlaces (links)
Noticias generales
Anécdotas
Cartas de lectores
¿Quieres ser corresponsal?
Publique su artículo
Sobre el autor

E/LE Brasil

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Noticias generales >>  Creció un 25% el número de extranjeros que estudia español
 
Creció un 25% el número de extranjeros que estudia español
 

03-06-2006. A diferencia de otros años, la mayoría proviene de Europa; el 10% llega de Brasil.
"Buenos Aires es una ciudad muy internacional y hay oportunidades de hablar inglés todo el tiempo, pero igual se puede aprender español, ¿viste?", dice Christopher Hiryak, que nació en Arkansas, llegó al país sin hablar castellano y en los últimos ocho meses incorporó hasta las muletillas.

Hiryak, que vino a la Argentina en plan de intercambio entre la Universidad de Arkansas -donde estudia historia- y la Universidad de Buenos Aires (UBA), aprendió español en el Centro Universitario de Idiomas (CUI) de la Facultad de Agronomía de la UBA, y es uno de los miles de extranjeros que todos los años llegan al país a aprender la lengua que hablamos, como paso previo a sus estudios universitarios, como complemento de sus viajes o para acercarse a una cultura atractiva y cosmopolita.
"Desde que era chico, miraba los programas de TV sobre la Argentina y la Patagonia, y quería venir a viajar por el país", contó. "Ya aprendí a movilizarme, pero al principio me costó. Es bueno venir con alojamiento", aconsejó.
Según un relevamiento que desde el año pasado realiza la Asociación Argentina de Docentes de Español (AADE), en 2005 hubo 13.085 alumnos extranjeros en cursos de español en todo el país, un 25% más que en el año anterior, cuando fueron 10.469.
En cuanto al lugar de origen, este año Europa desplazó a los Estados Unidos en el primer lugar. De hecho, el 43,8% de los estudiantes de español proviene de países europeos, seguidos por los norteamericanos (39,6%) y, muy lejos, los brasileños (10,1%), que son mayoría en los meses de verano.
Entre las motivaciones para venir, llama la atención que el 35% -uno de cada tres- llegó aquí sólo para estudiar español, mientras el año pasado el 16% estaba en esa situación. El 27% vino para hacer turismo, el 17% por un intercambio universitario, y el 11% para estudiar en alguna universidad local. Como sea, el estudio del español termina convirtiéndose en una verdadera actividad de integración, con partidos de fútbol, salidas después de clase y hasta el estudio de otros idiomas.
"No hablo mucho bien; disculpa", pide Miriam Fogelson, de 26 años, que está en el país desde hace dos semanas y estudia español en el CUI. Vive en Nueva York, donde estudia relaciones internacionales, y estará en la Argentina por tres meses, en un programa para conocer de cerca la realidad social y económica del país.
"Me gusta mucho la ciudad. Tiene mucha cultura; la arquitectura es linda y la gente es amable. Es muy increíble y es más barato que la vida en Nueva York", dice sonriendo, y sintetiza las ventajas que la mayoría de los extranjeros ven en Buenos Aires.

Temas pendientes
Como suele suceder, la demanda está creciendo más rápido que la estructura de la oferta. A pesar de que las universidades e institutos multiplican los cursos y diversifican horarios, hay temas pendientes para convertir la enseñanza del español en una verdadera industria en el país.
Por ejemplo, que el Estado encare la promoción de la enseñanza del español en otros países; que se desarrollen aquí materiales didácticos para los alumnos, y que se cree un marco de control para los institutos que enseñan español. "La enseñanza del español debe ser tomada como una política de Estado, por eso queremos mostrar el crecimiento y la potencialidad de este sector. Es una industria que irradia sobre otras, porque cada alumno implica alojamiento, gastronomía, turismo, industrias culturales", enumeró a LA NACION Gabriela Rusell, presidenta de la AADE, donde están registrados 184 docentes de español en todo el país, y unos 200 del exterior.
Según los datos de la AADE, hay un fuerte crecimiento de los centros universitarios y terciarios como difusores del español, en buena medida porque cada vez más universidades firman convenios de intercambio con pares de otros países. En el último año, su actividad aumentó un 42 por ciento.
El informe señala, sin embargo, el crecimiento incipiente de un mercado informal de enseñanza de español en hostales,o por parte de profesores particulares, algunos docentes o vinculados con las letras, y otros no.
La mayoría de los extranjeros prefiere cursos con más de diez horas semanales. El 74% planea quedarse un mes o menos tiempo: el 34% estará aquí una semana; el 21% lo hará un mes; el 19%, dos semanas.
"En los últimos tres años, más jóvenes vienen a hacer carreras de grado y estudian español. Pero también están aquellos que quieren aprender español inmersos en una cultura, de manera placentera, como parte de un viaje", explicó Laura Roseti, directora del Laboratorio de Idiomas de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, que ofrece cursos de español desde 1991.
En 2005, tuvieron 2000 alumnos, y este año ya van por los 1200. La gran explosión, según contó Roseti, se vio luego de 2003, porque la devaluación redujo los costos para los extranjeros. Además de los cursos habituales, en el laboratorio ofrecen español para inmigrantes, para refugiados y de apoyo escolar para adolescentes que hablan otras lenguas.
El CUI, por su parte, tuvo este año un 50% de incremento en sus alumnos de español. En promedio, tienen 50 estudiantes nuevos todos los meses. Además de las motivaciones habituales, en el CUI detectan otra. "Muchos vienen a hacer trabajos comunitarios o a través de ONG, y aprenden o perfeccionan su español para eso", comentó Diego Miranda, coordinador del Departamento de Alumnos Extranjeros.
Además de los cursos clásicos de un mes y los intensivos, ofrecen español para chinos y un programa de una semana, con clases fuera del aula, para aprender en contacto con la cultura.
---------------------------
Demanda y oferta
Alumnos jóvenes
Casi el 60% de los extranjeros que estudian español aquí tiene entre 21 y 30 años. El 32% elige quedarse en casas de familia (un porcentaje que baja con respecto a 2004) y el 28% prefiere albergues.
Sólo español
Estudiar español es la motivación única para venir a la Argentina para el 35%; el porcentaje se duplicó con respecto de 2004. El 27% viene como turista y aprovecha para aprender el idioma.
Estadas breves
Casi el 75% de los estudiantes se queda un mes o menos en el país, por lo que prefieren cursos intensivos. El 14% se queda seis meses y sólo el 4% tiene previsto estar un año en la Argentina.
Cursos variados
En el país hay más de 60 centros en los que se enseña español. Además de los básicos, hay cursos de español y negocios, cultura, deporte, turismo, para brasileños, para chinos y para refugiados.

Por Raquel San Martín
LA NACION, Argentina.
fecha: 3 de junio de 2006.
http://www.lanacion.com.ar/cultura/nota.asp?nota_id=811313

En el Centro Universitario de Idiomas (CUI), cada mes tienen 50 nuevos estudiantes de español (Foto: Ricardo Pristupluk).

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337