Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador

 Secciones
Palabras iniciales
Suscripción gratis
Artículos
Opiniones
Lecturas para el profesor
Cursos y eventos
Experiencias / Sugerencias didácticas
Reseñas y novedades editoriales
Actividades para clases
Enlaces (links)
Noticias generales
Anécdotas
Cartas de lectores
¿Quieres ser corresponsal?
Publique su artículo
Sobre el autor

E/LE Brasil

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Noticias generales >>  La RAE propone usar el «bluyín» y «yin» para referirse a los pantalones vaqueros
 
La RAE propone usar el «bluyín» y «yin» para referirse a los pantalones vaqueros
 

10-01-2003. Avance del Diccionario Panhispánico de Dudas en el sitio web de la Real Academia (http://www.rae.es )
La Real Academia Española propone, junto a las denominaciones españolas para referirse al pantalón «vaquero» o «tejano», las adaptaciones gráficas «bluyín» y «yin», según figura en el avance del Diccionario Panhispánico de Dudas que puede consultarse en la página web de la Academia. Este Diccionario, que la RAE prepara en colaboración con todas las academias hispanoamericanas, es uno de los proyectos más importantes que estas instituciones tienen entre manos porque «recoge todas las dudas» que plantean los hispanohablantes y «les da una respuesta consensuada», según dijo hoy a EFE Víctor García de la Concha, director de la RAE. Las soluciones que se proponen a veces son únicas para todos los hispanohablantes pero, otras, como en el caso de los pantalones vaqueros y el «bluyín», «se da una solución para España y otra para América», añade el director. Así, en el avance del Diccionario Panhispánico de Dudas, se indica que la denominación «tejano» sólo se utiliza en España, en tanto que la de «vaquero» se usa también en varios países de Hispanoamérica, si bien en muchos de ellos se emplean los términos ingleses «blue jean(s)» o su abreviación «jean(s)». Las Academias consideran «preferible utilizar los términos propios del español o, en todo caso, las voces inglesas» con las grafías ya citadas de «bluyín» (plural, «bluyines») o «yin/es», documentadas en textos americanos, según confirma el Corpus de Referencia del Español Actual (CREA) de la Academia. «A Nidia le gusta salir los domingos, en bluyín y camisola los dos», escribe el venezolano Carrera en sus cuentos. «Apolinario se había colocado un magnífico chaquetón de cuero, que combinaba a la perfección con sus bluyines de buena calidad», dice el chileno Edwards en «Anfitrión». El Diccionario Panhispánico de Dudas «es especialmente importante en lo que se refiere a los extranjerismos», subraya García de la Concha, y es en ese campo donde las Academias han adoptado unos criterios muy claros cuyos resultados se irán incorporando progresivamente a la página web de la RAE. Según el tratamiento de los extranjerismos acordados por las Academias, hay un primer grupo de ellos «superfluos o innecesarios», que son aquellos «para los que existen equivalentes españoles con plena vitalidad o pueden encontrarse fáciles equivalencias en nuestro idioma». Las academias censuran el empleo de la voz extranjera en casos como los de «best seller» (debe decirse «superventas»), «hall» (lo correcto es «recibidor, entrada» o «vestíbulo»), «hobby» («afición» o «pasatiempo»), y consideran que hay que decir «estiramiento» en lugar de «lifting»; «imagen» o «aspecto» en vez de «look»; «sobreventa» o «sobrecontratación» en lugar de «overbooking» y «patrocinador» frente a «sponsor». En un segundo bloque, se sitúan los extranjerismos «necesarios o muy extendidos», para los que no existen, o no es fácil encontrar, términos españoles equivalentes, «o cuyo uso está tan extendido que resulta ingenuo pretender su extirpación». En este caso se propone unas veces mantener la grafía original, pero con pronunciación a la española, como, por ejemplo, el anglicismo «gay», que debe pronunciarse en español «gái». En otras ocasiones las academias prefieren «la adaptación de la grafía original para reflejar la pronunciación de acuerdo con el sistema gráfico español: el término inglés «baseball» debe escribirse «béisbol» o «beisbol» (así pronunciado en amplias zonas de América); «paddle» pasa a ser «pádel» y «hippy» o «hippie» se convierte en «jipi». Por último, hay algunos extranjerismos que están «asentados en el uso internacional con su grafía y pronunciación originarias» («ballet», «blues», «jazz»), y en ese caso se advierte de su condición de «extranjerismos crudos» y de la obligación de escribirlos entre comillas o en cursiva. No obstante, en muchos de estos casos las academias no renuncian «a fáciles adaptaciones», que se proponen en segundo término. Por ejemplo, el galicismo «ballet» podría adaptarse al español en la forma «balé», ya documentada en el CREA. García de la Concha señaló que, a primeros de abril, se aprobará un segundo bloque de 2.500 nuevos registros del Diccionario de Dudas, cuya edición en papel verá la luz en 2004 con unos 7.000 registros. Fuente: La Razón fecha: 10 de enero de 2003
 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337