Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador

 Secciones
Palabras iniciales
Suscripción gratis
Artículos
Opiniones
Lecturas para el profesor
Cursos y eventos
Experiencias / Sugerencias didácticas
Reseñas y novedades editoriales
Actividades para clases
Enlaces (links)
Noticias generales
Anécdotas
Cartas de lectores
¿Quieres ser corresponsal?
Publique su artículo
Sobre el autor

E/LE Brasil

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Noticias generales >>  Un futuro incierto para la literatura en internet
 
Un futuro incierto para la literatura en internet
 

20-10-2002. Un 20 por ciento de los lectores ya consulta o lee libros a través de la red, pese a las reticencias del mundo literario por el nuevo formato
En los últimos meses han proliferado las editoriales digitales. Los autores también navegan y ya son muchos los que ponen sus narraciones en la red. Según la Federación del Gremio de Editores, un 20 por ciento de los lectores consulta o lee literatura en internet. Sin embargo, el cambio de hábitos es lento y pese a las bondades que ofrece el nuevo formato todavía es muy reducido el volumen de un negocio que aún tiene que crecer. El mercado del libro tiene un nuevo competidor. Las editoriales digitales se abren camino en este siglo creando nuevos lectores y ampliando los horizontes a los escritores noveles. Pero nada parece amenazar a la galaxia Gutenberg: el libro es y será insustituible. Sin embargo, son varios los problemas a los que se enfrenta el libro electrónico, señala Antonio Rodríguez de las Heras, decano de Humanidades y director del Instituto de Cultura y Tecnología en la Universidad Carlos III, quien destaca como mayor inconveniente «la resistencia de los lectores a aceptar esta nueva lectura e incorporarla plenamente al mundo literario». En su opinión, obtener un texto a través de la red supone hoy en día una «sacralización del libro» por lo que habrá que esperar un «cambio generacional que aporte nuevos lectores». Consciente de los problemas, Rodríguez de las Heras prepara un libro electrónico, un ensayo sobre «Los estilistas de la sociedad ecológica tecnológica» que reflexionará sobre la incorporación de la informática en nuestra sociedad. El panorama no es muy esperanzador. De acuerdo con un estudio elaborado por la Federación de Gremios de Editores de España, los lectores de libros navegan más por internet, (34, 9 por ciento), que los no lectores, (15, 1 por ciento), y, según esta encuesta, el 20 por ciento leyó o consultó libros a través de la Red durante el primer trimestre de este año, mientras que sólo el cuatro por ciento compró libros en las páginas web. Pero, ¿es compatible la literatura con la era digital? Cada vez son más los escritores famosos que se atreven a publicar en internet. Desde que Stephen King se decidiera a poner sus obras en el ciberespacio y consiguiese vender 400.000 ejemplares «on line» en tan sólo un mes, otros narradores como Ernesto Sábato, Arturo Pérez Reverte o Fernando Arrabal lo han seguido en la nueva aventura literaria. Pero no todos tienen claras las ventajas que ofrece la edición digital. El escritor y Premio Cervantes Francisco Umbral advierte del «daño tremendo» que las nuevas tecnologías hacen a la literatura y, aunque admite que esta nueva situación puede ofrecer «mayores facilidades a la novela», asegura que no le da «más porvenir». En cuanto a la proliferación de nuevas editoriales digitales se muestra convencido: «Un nuevo nazismo quiere sustituir el libro por fórmulas eléctricas que envilecen y dejan la literatura en comunicación». En cuestión de pocos años han surgido en internet numerosas propuestas editoriales que publican a escritores clásicos y ofrecen a los autores noveles la publicación de sus textos en formato digital para su comerzalización a través de la red. Un procedimeinto que hace posible que muchos de los autores rechazados por las editoriales vean sus textos impresos. A cambio, los escritores reciben hasta un cincuenta por ciento del precio de venta al público del libro digital, frente al diez por ciento que suelen ofrecer las editoriales tradicionales cuando no se es una primera figura. Ventas bajas Las ventas no son aún espectaculares porque los lectores del formato digital todavía son pocos y además, como refleja la editorial novalibro.com, «la existencia de otras formas alternativas al papel todavía no se contemplan». Esta editorial, pionera en España, explica que la edición digital es ya «una realidad como se demuestra en ferias como la de Fráncfort», centrada hace dos años en la edición digital y las nuevas tecnologías. Sin embargo, expresa su más profundo enojo con la actitud de los organizadores de la pasada Feria del Libro de Madrid que, a pesar de contar con numerosas solicitudes por parte de las editoriales digitales, «decidieron posponer su inclusión en la Feria». Su exclusión, se quejan, supone «negarles los derechos que otras editoriales disfrutan y un serio prejuicio tanto para los autores de los sellos digitales como para sus lectores». Librosenred.com reconoce que la edición digital «nunca podrá desplazar íntegramente al libro real», pero precisa que son muchas las ventajas que ésta ofrece: «El costo de la edición es menor; los márgenes de autor son mayores; no existe límite de copias; la venta se realiza en todos los países simultáneamente; no hay costos vinculados al stock, y los textos digitales son más ecológicos». Junto a ello, subrayan que, además, «no renuncia a la edición en papel y el autor conoce el nombre de sus compradores y puede hablar con ellos». Por su parte, virtualibro.com, editorial que fomenta la creación de obras inéditas en formato digital y la recuperación de clásicos, señala que los autores noveles pueden ganar más dinero en internet del que consiguen en otros medios. Frente a ello, la opinión de un joven escritor, cuya obra lleva expuesta en manuscritos.com varios años se presenta bien distinta: «Es cierto que respecto al precio es una ventaja, pero ganar dinero en este medio es bastante complicado. Todavía no he visto un euro». Los incipientes autores y editores lo tienen complicado. En premura.com, que ha cerrado recientemente, reconocen que el número más alto de libros digitales que han logrado vender después de dos años de actividad «no llega a los veinte ejemplares». La escasa repercusión de la crítica, la falta de publicidad y el total desconocimiento para el público lector de la publicación de estos libros, subraya, se añaden a los problemas a los que hay que afrontar. Otra cuestión que habría que plantearse es la de los derechos de autor, tan asociados al medio físico e imposibles de controlar en internet. Ajeno a estos problemas, durante estos años la red ha revitalizado el terreno literario en cuanto a la aparición de premios, talleres, foros, concursos y revistas literarias que ofrecen ciertas ventajas: se accede a ellos con mayor facilidad, se aumeta la interacción entre autores y lectores y se fomentan nuevos modos de creación literaria como son la redacción compartida de historias. El premio Nobel José Saramago es uno de los escritores que ha querido participar en este experimento retando a los internautas a que escriban el final de su cuento titulado «Un azul para marte» (en www.ntte.org/cuento/index.html). Nuevas creaciones literarias todavía con un futuro difícil de dibujar ¿Podrá la literatura adoptar el adjetivo digital y seguir siendo literatura? ¿Habrá alguien que se atreva a leer «El Quijote» a través de la pantalla de su ordenador? autor: Marta Borcha fuente: La Razón Digital fecha: 20 de octubre de 2002. URL: http://www.larazon.es/noticias/noti_cul01.htm
 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337