Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Algo de Historia >>  Recordando el 25 de mayo de 1810
 
Recordando el 25 de mayo de 1810
 

Como Homenaje a la Revolución de mayo, publicamos un fragmento de una carta del libro La gran semana de mayo de Vicente Fidel López...


Carta dirigida por Cosme Argerich a Juan Ramón Rojas (*)

Buenos Aires, 25 de mayo de 1810, nueve de la noche

 

Fragmento

 

“…La plaza estaba ocupada por todos nuestros amigos. La verdad es que había poco pueblo, porque casi toda la oficialidad, la mozada y la tropa estaba recogida a los cuarteles y sobre las armas para cargar en el momento oportuno.

Teníamos, sin embargo, en la plaza más de cuatrocientos vecinos, y todos los comandantes y  principales patriotas estaban reunidos en lo de Miguel de Azcuénaga. Cuando se supo que el Cabildo porfiaba en llevar adelante su maldita intriga e imponernos a Cisneros, se formó un grupo dirigido por Chiclana, French, el padre Grela, Planes y diez o quince más, que después de haber concertado con Rodríguez Peña y con Belgrano en lo de Azcuénaga, salieron gritando: “¡Al Cabildo! ¡Al Cabildo!, muchachos!...”.

El tropel se desató, y en un dos por tres nos metimos con una bulla infernal en la galería de los altos. Los faldonudos se asustaron y Leiva abrió la puerta presentándose en el umbral con Lezica y Tomás Manuel.

-         Orden; señores, ¡por Dios! – nos gritaron -. ¿Qué es lo que ustedes quieren?

-         La deposición inmediata de Cisneros – le gritamos -: ¡ahora mismo!

-         -Señores – nos dijo Leiva -, para oírlos a ustedes necesitamos calma; que se presente alguien que lleve la voz por ese gentío, y lo haremos entrar al salón para que hable por todos.

 

En el momento se adelantaron Beruti, Chiclana, French y el doctor Grela. Pancho Planes iba también a entrar, pero Leiva puso la mano y le dijo:

 

-         No, amigo mío, usted es muy loco para este negocio; con estos caballeros hay lo bastante pues son hombres de representación, y lo mejor es que no haya tantos con quien hablar.

 

Dirigiéndose a Chiclana le dijo:

 

-         Compañero, haga retirar ahora a los demás para que nos dejen tratar el negocio como buenos amigos y como patriotas que todos queremos el bien de nuestro país.

 

Chiclana conferenció un momento con los demás y dirigiéndose a Pancho le pidió que obedeciese y que se retirasen a los portales de abajo mientras reducían al Cabildo.

De lo que se trataba era de que el Cabildo aceptase la representación que ya llevaban escrita, y que se nombrase una junta de gobierno compuesta por los individuos que en esa representación se marcaban. El Cabildo objetó que aquello era variar todo el orden de la monarquía sin consultar a los demás pueblos del virreinato; pero French y Chiclana contestaron que no, porque en esa misma representación se decía que se convocará un congreso nombrado por todos esos pueblos con libertad.

-         Pues esperemos todos – dijo Leiva – a que ese congreso se convoque y decida como se resolvió el 22.

-         No señor; eso no puede ser, porque si bien los otros pueblos tienen el derecho que tiene el de Buenos Aires a pronunciarse, ellos no pueden negar el derecho que tiene el de Buenos Aires a pronunciar su voto desde luego, y no como un mango servil de los europeos que los mandan y que tienen allí fuerzas para sofocar su voto como sucedió el año pasado en Chuquisaca y en la Paz.

 

En esto, el doctor Planes se había introducido furtivamente en la sala, y con todo atrevimiento, levantó la voz y dijo:

 

-         El Cabildo ha excedido escandalosamente las facultades que le dimos el 22, y ha intrigado para perdernos.

-         Modere usted sus palabras – le dijo el gallego Santiago Gutiérrez-: usted no es de esta reunión y debe salirse.

 

-         Ni las modero, ni me salgo: lo que digo es lo que repite todo el pueblo y no tardará usted mucho en verlo. El Cabildo Abierto que obró como soberano el 22, resolvió también como soberano separar absolutamente del gobierno al señor Cisneros y retirarle el gobierno de las armas; y aunque es verdad que defirió en el Ayuntamiento la elección de los miembros del nuevo gobierno, no se ha podido ni debido nombrar otros que aquellos que expresaron la mayoría de la resolución, como el señor Saavedra, el señor Peña, el señor Rodríguez, el señor Moreno; porque es intriga usar de la facultad concedida como lo ha hecho el Cabildo, entregando a los enemigos y a la minoría del gobierno, resuelto por la mayoría…”.

 


(*) El fragmento de esta carta pertenece al libro “La gran semana de mayo”,  Crónica de la Revolución de Mayo de Vicente F. López, edición de Eudeba, 1960.

 

Las cartas recopiladas en esta edición por Vicente F. López llevan la siguiente nota del autor:

 

“Buenos Aires, mayo de 1885

 

Publicamos con este título un legajo viejo de cartas que encontramos en el baúl de la parda Marcelina Orma. Las cartas no son evidentemente originales, sino copias de una misma letra, firmadas con simples iniciales, que llevan la fechas del 20 al 31 de mayo de 1810. Carecen por consiguiente de autenticidad, pero representan un grande interés no solo porque se puede conjeturar por sus iniciales, que están escritraas o atribuidas a personas muy conocidas de aquel tiempo como B.V.A. (Buena Ventura  Arzac) – F.C. (Felipe Cardoso) – M.O. (Mariano Orma) – F.P. (Francisco Planes) – J.S.A. (¿Julián Segundo Agüero?) y otros así; sino porque nos presentan la Revolución de 1810, día por día, y a medida que se va haciendo; sin el enfático clasicismo que le han dado los panegíricos convencionales de los tiempos subsiguientes; que, sin ser falsos en la generalización de sus resultados sociales, carecen sin embargo del colorido que tuvieron los sucesos al tiempo que los iban produciendo la pasión y el interés de los agentes secundarios que constituían la fuerza vital de sacudimiento…”

 

 

 (c) Archivos del Sur

publicado el 25-5-2009

 


 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337