Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Lecturas >>  Poesía chilena en México por Reinaldo E. Marchant
 
Poesía chilena en México por Reinaldo E. Marchant
 

acerca de los libros del poeta chileno Mario Meléndez
(Santiago de Chile) Reinaldo E. Marchant


Por un hecho indescifrable, que más vale no dilucidar jamás, la gran poesía nacional mantiene su cuna de nacimiento en la humedad ubérrima y en las lluvias melancólicas del sur.   Puede ser la vasta Naturaleza, la música de los ríos, los viejos trenes andantes, la quietud inalterable de los campesinos, los más de doscientos volcanes dormidos, la geografía silente, bella, misteriosa: puede ser todo aquello que alimente el espíritu de nuestros vates mayores, que han viajado con sus versos y poemas por el mundo, llenando de gloria a este lejano país. 
Indefectiblemente los mejores bardos criollos provienen de pueblos, villorrios y ciudades distantes, siendo el mágico sur el estandarte de esta realidad feliz.
 
Para muestra, un botón.
  Mario Meléndez, ardilla sureña inquieta (Linares, 1971), con poca edad a cuesta ya tiene una valiosa obra poética que lo distingue y proyecta desde hace un tiempo universalmente.  Sus textos han sido traducidos a diversos idiomas, antologados en refinadas revista, han merecido galardones nacionales e internacionales, reside hace unos años en México, convirtiéndose en una interesante promesa lírica.  Linajes Editores, de Ciudad de México, acaba de publicar dos de sus textos poéticos, “Apuntes para una leyenda” (93 páginas) y “El circo de papel”, (110 páginas), que lograron una excelente crítica y una mejor acogida por parte de la comunidad literaria azteca.  La propuesta lírica de Meléndez es un camino negro-oscuro, vinculado en un tiempo y espacio donde la direccionalidad del discurso recoge el dolor o la belleza de forma directa. Está más cerca de Nicanor Parra que de las imágenes crípticas de otros autores.  En ambos textos, Mario Meléndez rinde cuenta de los oscuros paisajes de la criatura humana, y lo proyecta de forma transparente, a veces dolorosa, utilizando metáforas insólitas, descripciones punzantes, recursos característicos que se advierten en la mayoría de sus libros.  Asombra que en este mundo a ratos  lúgubre, asome el enfoque social, enraizado con la transitoriedad humana, el Destino como aciaga condena, la finitud del tiempo y del cuerpo, expresado  a modo de hermanos inherentes.  La palabra – ritmo en Meléndez, es un torbellino que no cesa, que contiene pausas precisas, que alimentan la luz de poemática.  Recorrer su poesía es entrar en una de las más originales poesías que se escriben actualmente. Paulatinamente se nos va encantando a través de una parte del cosmos donde se funde la experiencia vital con el colectivo histórico.  Hechos vastos y terribles de nuestra psiquis, el duelo o la pérdida, es una música fúnebre que atrapa, que nos entrega enseguida a una sinfonía maravillosa y arrolladora, vislumbre del caos de las épocas que azotan al mundo.  Esa multitud de voces conmueven con su registro radical y dramático, que alcanza un pináculo que recuerda a los gloriosos bardos que nutrieron a generaciones enteras. La suma de voces, de paisajes y oralidad, su sonoridad, ecos, respiración, son un despliegue del alma aprendidos bajo la lluvia y el silencio del sur chileno.  Mario Meléndez está construyendo su propia patria poética.   Lo señalan la polifonía del habla, sus salmodias, el territorio de sus entonaciones, el giro del hundimiento de esas zonas donde conversa la soledad y la muerte, la vida y los hombres anónimos.   Aunque suene extraño decirlo, Meléndez es un poeta que cultiva la luz y ésta la proyecta con la sabiduría de la  opacidad, haciendo que su canto viaje por ríos donde los murmullos se leen y escuchan, al mismo tiempo.

Poemas del libro Apuntes para una leyenda



Recuerdos del futuro

Mi hermana me despertó muy temprano

esa mañana y me dijo

“Levántate, tienes que venir a ver esto

el mar se ha llenado de estrellas

Maravillado por aquella revelación

me vestí apresuradamente y pensé

“Si el mar se ha llenado de estrellas

yo debo tomar el primer avión

y recoger todos los peces del cielo



--------------------

Poemas del libro El circo de papel



La hija de Rimbaud

La niña del vestido abierto

se levanta a la hora

en que las palabras están de fiesta

porque ella misma es una fiesta

cuando tiende sus muslos al sol

y el viento la recorre

con sus dedos infinitos

Un triciclo de cristal la espera

junto a las flores del patio

y un nido de mariposas ciegas

se desnuda entre sus huesos de miel

Y en su lecho de plumas azules

ella cuelga sus trenzas de trigo

y cuenta sus abejas muertas

hasta quedarse dormida

mientras la tarde la envuelve

con sus labios amarillos

La niña del vestido abierto

se despierta a la hora

en que los relojes sueñan

porque ella misma es un sueño

cuando abre su vestido

y los gorriones se amontonan

locos de amor

sobre sus pechos de papel

-----------

(c) Reinaldo E. Marchant
publicado el 12-2-2009

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337