Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Premios- Distinciones >>  Encalamucado - Noelia Rodríguez
 
Encalamucado - Noelia Rodríguez
 

cuento finalista en el concurso Leyendas de mi lugar, mi pueblo, mi gente


imagen:Alfredo Volpi, Gran fachada con ventana azul, (muestra en el Malba)
Encalamucado*

 
Rogelio cerró la llave de la regadera luego de ducharse. Tomó la toalla y se dispuso a salir del baño. En ese momento se percató de que no encontraba la puerta. Se sorprendió y murmuró pensativo: “¿Qué pasa? ¿Cómo voy a estar perdido en mi propio baño?”
 

     La verdad era para sorprenderse, él había crecido con sus padres y abuelos en esa casa, utilizando desde siempre el mismo baño. Luego de la muerte del último de sus viejos se quedó viviendo allí con su esposa Erminda, una mujer que conocía de toda la vida, como se conocía todo el mundo en aquel pueblo. 

     Rogelio daba vueltas sobre su propio eje, el baño era un cuarto sumamente pequeño y sin embargo, sus ojos no veían la puerta, las paredes, la luz, todo era de pronto irreconocible. Desesperado y asustado comenzó a recordar cuentos que gravitaban en el pueblo e incluso anécdotas de su padre: “¡Carajo! ¡Me encalamucaron en mi propio baño!”.  

     Era cuento sabido que espíritus burlones encalamucaban a las personas, es decir, las perdían en los montes o montañas. Le vino a la mente una noche en que su padre llegó asustado, pues al salir del conuco donde trabajaba, no pudo hallar el camino de regreso que cotidianamente recorría, y entre sollozos le repetía a su esposa: “Vieja, en el sendero, aparecieron pasos de río y sembradíos de flores que nunca en la vida había visto. Mientras más caminaba, más perdido me sentía”. 

     Aquella noche lejana, el papá de Rogelio se salvó porque recurrió a un viejo truco popularmente conocido en el lugar: Hizo una cruz pequeñita con palitos de una mata y se la metió bajo la lengua, así encontró el camino y pudo regresar. “¿De dónde voy a sacar yo palitos en este baño…?” pensó Rogelio sintiendo que tenía pocas esperanzas de escapar. 

      Desesperado pensó en gritar pidiendo ayuda, quizá su esposa podría salvarlo, no le importaba que luego tuviera que disculparse por todas las veces que se burló de las creencias de ella. En eso, escuchó la voz de Erminda que desde afuera le preguntaba: “¿Y hasta cuándo te bañas tú? O ¿Fue que te quedaste dormido en el baño?”. En ese momento, como por magia, Rogelio encontró la puerta, y asustado corrió hasta donde estaba su esposa. 

     Erminda sin notar el estado de pánico de su esposo, se puso a calentar café en una ollita y le comenzó a contar exaltada:  

     “Vengo de casa de la comadre. ¿No sabes lo que le pasó al pobre Rubén? Salió anoche a echarles comida a los pollos y lo encalamucaron en el propio patio de su casa. El pobre no encontró como entrar y paso la noche afuera. Esta mañana lo encontró la comadre sentadito en un rincón llorando y temblando. La comadre dice que hay épocas en que esos espíritus burlones están alborotados. Primera vez que veo que pierden hasta en las casas… Yo no sé para qué te cuento nada si te terminas burlando de mí…” 

     Rogelio, no contestó, con taquicardia y  con un hilito de voz temblorosa que apenas le salía de la garganta le dijo a su esposa: “Mi amor por favor, acompáñame al cuarto, que me quiero vestir…”.

*leyenda origen Canoabo, Venezuela

(c) Noelia Rodríguez

El Ingenio, Guatire, Edo. Miranda, Venezuela 


publicado el 2-2-2009



 

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337