Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Ensayos - Crónicas >>  El Premio Nobel Jean-Marie Gustave Le Clézio en Rinkeby, Suecia
 
El Premio Nobel Jean-Marie Gustave Le Clézio en Rinkeby, Suecia
 

El escritor boliviano residente en Suecia Javier Claure C. escribe acerca de la visita del Premio Nobel Jean-Marie Gustave Le Clézio a la biblioteca de Rinkeby, Suecia
Le Clézio en Rinkeby

(Estocolmo) Javier Claure C.

El Premio Nobel de Literatura 2008, Jean-Marie Gustave Le Clézio, visitó la Biblioteca de Rinkeby, el 12 de diciembre del año pasado.

Fue el 20avo año que se realizó ese tipo de evento, en el cual participan niños y adolescentes de los colegios de Rinkeby, para agasajar al Premio Nobel de cada año.  

Rinkeby, situada a 11 kilómetros del centro de Estocolmo, es una zona donde existe una gran diversidad cultural. En esta parte de la ciudad, vive gente de todas partes del mundo y se dice que allí se habla más de cien idiomas. Es precisamente esta diversidad de gente en su población, lo que ha puesto a Rinkeby en los titulares de la prensa sueca y de otros países. No sin motivo llaman a este sector "pueblo del mundo”. Visitar Rinkeby, es como pasear por cualquier calle del planeta Tierra. Aquí se encuentran diferentes productos, frutas exóticas, perfumes, cosméticos, ropas, telas, muebles, joyas traídas de otras latitudes y un sin fin de cosas más. Todo esto da un aspecto cosmopolita. Y lo más importante, aquí coexisten las diferencias culturales formando una antorcha de mil banderas.  

La Casa del Pueblo de Rinkeby (Folkets Hus) es un Centro Cultural, en donde los jóvenes muestran su arte desde su perspectiva. El pasado 14 de septiembre, el Teatro Sandino presentó una obra teatral llamada "El jardín de Honkong" (Honkonggarden) de Lucía Cajchanova. Se teatralizó la situación de muchos adolescentes extranjeros. Seis jóvenes de diferentes países manifestaron, en el escenario, sus sueños; pero eran sueños que tenían diferentes direcciones. Sin embargo, esos anhelos reflejaban la ansiedad de esos jóvenes, de poder salir de la marginalización. De poder ocupar un cargo importante en la sociedad sueca. El director del Teatro Sandino, Igor Cantillana, al referirse a dicha obra, se expresó de la siguiente manera: "Me interesa las situaciones dramáticas que tienen que ver con la situación de los extranjeros en Suecia. Y el sector de Rinkeby es un buen terreno para cuestionar este tipo de cosas".  

Tomando en cuenta toda esa gama cultural que existe en Rinkeby, no es casual que el Premio Nobel de Literatura haya visitado este sector.

Las organizadoras del evento, Gunilla Lundgren (escritora) y Lotta Silfverhielm (diseñadora gráfica) cuentan cómo nació la idea de llevar a cabo este proyecto cultural de gran importancia para Suecia en general y Rinkeby en particular:

  • Todo empezó en 1988, cuando una trabajadora de la cultura, Elly Berg, tuvo la iniciativa de hacer un folleto para el Premio Nobel de Literatura de aquel año, Naguib Mahfouz. Los niños de habla árabe, junto a sus maestros de lengua materna, escribieron un folleto en ese idioma, que posteriormente se le entregó al escritor egipcio. Desde entonces se ha hecho una tradición hacer este tipo de encuentros, señalan con mucho entusiasmo.
 

En otras palabras, los estudiantes de los colegios de Rinkeby editan, desde hace 20 años, un pequeño folleto en torno al Premio Nobel de Literatura. Y además en la lengua de la persona ganadora.

El año pasado, muchos jóvenes de dos colegios trabajaron durante tres meses en este "proyecto cultural". Leyeron sobre la vida y obra de Le Clézio. Hicieron visitas al Museo de Nobel (Nobelmuseet), a la Academia de la Lengua Sueca, a la Casa de Conciertos (Konserthuset), donde se entrega el famoso Premio Nobel y al Ayuntamiento (Stadshuset), donde se realiza el lujoso banquete y la fiesta de gala del Premio Nobel. De esta manera, fueron pisando las huellas y locales que, año tras año, recorren aquellas personas que han entregado su vida a la investigación. Y por eso reciben, de las manos de Su Majestad Carlos XVI Gustavo, Rey de Suecia, el Premio más anhelado y respetado del mundo.  

Llegado el momento de recibirlo a Le Clézio, la Biblioteca de Rinkeby estaba repleta de personas curiosas por escuchar las palabras del literato franco-mauriciano. Apenas entró a la sala, todo el mundo se levantó de sus asientos y empezaron a aplaudir. Los anfitriones le desearon la bienvenida en sueco, inglés, español, árabe, turco, ruso, polaco, somalí, yugoslavo, hindú, italiano, alemán, romaní y naturalmente en su idioma, el francés. Luego entró, el tradicional desfile de Santa Lucía. Niños vestidos de blando, con velas encendidas en las manos, entonaban cánticos navideños en un ambiente totalmente internacional. Los estudiantes fueron los presentadores del programa.

- Alfred Nobel nació en Estocolmo en 1833. Viajaba mucho y nunca se casó. Escribía 50 cartas al día, dijo Ummuhan Rencber.

- Y aquí te he dibujado, cuando eras joven continuó, Hafize Özbek, señalando en una pizarra y refiriéndose al famoso invitado.

El folleto entregado a Le Clézio contiene dibujos hechos por alumnos, fotografías de las visitas que hicieron a diferentes lugares, un relato, a grandes rasgos, de la vida de Alfred Nobel y las causas para los Premios Nobeles 2008 de medicina, física, química y el de la Paz. Por su puesto, contiene también pasajes de la vida del célebre escritor, desde cuando se encontró, por primera vez, con su padre a los 8 años de edad. Se menciona partes de su libro "El africano", cuando Le Clézio vivía, siendo niño, junto a su familia en Nigeria, donde su padre trabajaba como médico.

Skiljer Alfouadi, en el momento de obsequiarle un casco para ciclistas, acotó:

"Este casco es para que cubras tu cabeza de Premio Nobel, cuando estés paseando en bicicleta por las calles y los bosques".

Muchas personas que recibieron el Premio Nobel son políglotas, como es el caso de Le Clézio. Cada idioma es "una mina de oro" dijo el propio Le Clézio, en el momento de agradecer a los auspiciadores  del acontecimiento cultural y a los estudiantes de Rinkeby.

Por eso mismo, el lugar de Rinkeby, con sus cien idiomas que se escuchan en su centro comercial, se ha convertido en un abanico de expresiones culturales.

El rector de una de las escuelas de la zona (Bredbyskolan), Magnus Haglund, aprovechó la oportunidad para dar su criterio en cuanto al alumnado se refiere. "Nuestros alumnos necesitan, por su puesto, buenos ejemplos. Pueden llegar muy lejos, pero no todos los estudiantes tienen padres o parientes que les guíen hasta llegar a la universidad”, señaló.

Al mismo tiempo, Gunilla Lundgren, indicó que a comienzos de cada otoño, los estudiantes empiezan a trabajar con el “proyecto Nobel”. Y les decimos, con mucha seriedad: “Alguno de ustedes, en el futuro, puede recibir el Premio Nobel”. 

Al finalizar el emotivo acto, Le Clézio confesó sentir lágrimas en los ojos, y dijo:

- Rinkeby es un lugar importante. Aquí se juntan muchas culturas. Rinkeby es un buen ejemplo para el mundo entero. Jamás olvidaré esta visita. Muchas gracias.

(c) Javier Claure C. - Archivos del Sur 

fotografía: gentileza Javier Claure C.

publicado el 27-1-2009

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337