Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Premios- Distinciones >>  Un trozo del Mediterráneo - Zully García
 
Un trozo del Mediterráneo - Zully García
 

cuento finalista en el concurso Leyendas de mi lugar, mi pueblo, mi gente...




Un trozo del Mediterráneo

Hace mucho, mucho tiempo…

Un trozo del Mediterráneo Griego, salió a recorrer el mundo llevando consigo a una Nereida (Ninfa del mar) buscando un lugar para ocultarla del Dios Poseidón mientras
él, llevaba su propia búsqueda… “Un lugar de paz.”

En su afán recorrió muchos mares, se recostó en muchas costas, hasta que por fin sus brazos cristalinos acariciaron para siempre un maravilloso lugar.

Una bahía escondida por barrancas altas y ondulantes, cubiertas de exuberante selva indígena, tan agreste como natural, salpicada por islas, restingas de piedras que
arrancaban espumas a las olas y luego estas llegaban adormecidas, calmas, deslizándose sobre arenas blancas y doradas, adornadas con conchillas y caracoles.
Mientras en el cielo hacia el este se recortaban las gaviotas, como apoyadas en los cerros azules que se divisaban a lo lejos.

Sí, ahí se quedarían, ya no buscarían más, ese era el lugar ideal.
Lejos de los enfrentamientos entre dioses donde fue escenario el Mediterráneo, desde la Gigantomanía, o peor aún, las disputas entre los hermanos Zeus y Poseidón, o cuando los dioses del Olimpo se repartieron las Polis y en el reparto Poseidón sufrió las peores derrotas por ser su dominio en el mar. Estallando de ira haciendo desbordar las aguas, provocando maremotos, fue ahí donde nuestro protagonista viéndose desprendido decidió escapar, y en su huida el destino le puso en el camino a la Nereida, que también huía despavorida de Poseidón, que en mala hora la había descubierto mientras bailaba con sus hermanas en la isla de Naxos, ocultas de dioses y mortales para preservar su
virginidad.

Pero el Dios en su recorrida escuchó sus cantos y las encontró, al verla deslumbrante entre las otras quedó prendado de su belleza y juró en alta voz que ella debía ser su esposa, tan alto lo dijo que espantó a las Nereidas, que todo lo escucharon y corrieron cubriendo a la hermosa hasta el mar, donde desde los acantilados en su desesperación ,
se arrojó, se hubiera ahogado de no ser que el trozo del Mediterráneo que ya iba de partida la atrapó entre sus brazos, continuaron juntos convirtiéndose en amigos, hasta
que llegaron a este paraje, en las costas de un río grande algo dulce y algo salado como mar, donde además se encuentra con un manantial de aguas blancas que viene saltando entre la frondosa vegetación , manantial y mar se han hecho cómplices para ocultar a la Nereida, cuando al llegar el ocaso una vez por año Poseidón llega de pie sobre las olas,
imponente con su cabellera al viento, en su carro de oro conducido por caballos marinos y escoltados por infinidad de peces y seres acuáticos, que luego se quedarán fascinados
por el lugar. Poseidón en su búsqueda de la Nereida se quedará sólo hasta el alba intuyendo que algo se le oculta…Por eso volverá… siempre volverá.

Hoy, para el mortal sensible que con su caña descansa mientras su mirada recorre el paisaje marino, es un misterio la atracción que siente, mentira que regresa ahí una y otra
vez por la abundancia de la pesca, el trozo del Mediterráneo no se oculta a sus ojos, pues claramente se ve, pero una energía mayor que lo subyuga y lo encanta es lo que lo
hace volver y mientras, sueña y proyecta como quedarse para siempre.

Si él pudiera ver el mundo invisible de los dioses comprendería, al ver y escuchar a la Nereida bailar y cantar a su alrededor, ignorándolo, pues aun pertenece a otro mundo, mientras el trozo del Mediterráneo riendo y jugando la salpica, felices de haber logrado por fin libertad y paz

Con el tiempo los mortales se fueron acercando a esa bahía, atraídos por su magia, fueron poblándola. Ahora desde las arenas en la playa se puede sentir el aroma del Mediterráneo, mientras vemos en lo alto entre un crisol de verdes, blancos y rojos, teñidos con el oro del sol, casitas que van pintando de armonía el paisaje de ésta…mágica y mítica hoy, “Santa Lucia del Este”.

(c) Zully García

publicado el 6-1-2009

La autora es uruguaya, vive en Atlántida, Canelones, Uruguay



 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337