Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Lecturas >>  Poetas, habitantes del mundo por Reinaldo E. Marchant
 
Poetas, habitantes del mundo por Reinaldo E. Marchant
 

desde Santiago de Chile
(Santiago de Chile) Reinaldo Edmundo Marchant 
 
 

No hay que detenerse. Siempre estar en moviendo. Trasladándose a la manera cósmica, como las nubes incansables.  Casi siempre detenerse es un signo oscuro: llega la fiaca, la pereza, esa malcriada, y las ideas caen en siesta. Los poetas son unos pescadores errantes, de ríos y océanos imposibles. Van por el mundo, lanzan el ardid y esperan. Luego, vuelven a partir. Todos los mares imaginarios del planeta  son su semilla. 

Cuando veas un poeta: ofrécele un buen mosto y déjalo pasar. Anda en peregrinación. 

“Punto Cardinales” (Ediciones del Gallo, 2008), que reúne en una antología a cuatro poetas del mundo, es una muestra exacta del espíritu cosmopolita de escritores inquietos. Guillermo García, Yvonne Loyola, Amante Eledín Parraguez y José-Chrisrian Paéz, se dan cita universal, en Colonia, Alemania, y Barcelona, España, para presentar este libro y dar lectura a sus poemas. 

Después, lo ya dicho: los cuatro se reparten por la geografía planetaria. 
 

                                        I  HABITANTE 
 

Guillermo García (1976, Chile), poeta e ingeniero Agrónomo, radicado en Talca,  autor de valiosos textos poéticos y acciones  líricas – se encerró junto a Raúl Zurita en una jaula de monos papiones en el Zoológico -, es, aparte de su talento, un personaje extraordinario, para ser chileno, naturalmente: ha viajado por más de cincuenta países inusuales, Nepal, Mozambique, Tíbet, Turquía, Irán, Zambia, estuvo en Corea del Norte para la celebración del cumpleaños Kim II Sung, para nombrar sólo algunos lugares y hechos.  

Tiene tres publicaciones que han merecido buenos comentarios, parte de esa obra ha sido traducida al inglés y japonés, y en “Puntos Cardinales” destaca una nueva selección poemática, donde reaparece la voz coloquial, señales de una ruta perenne, evocaciones y recreaciones de notables personajes nacionales e internacionales, donde el poema titulado Stella Díaz Varín resulta una pieza literaria perfecta, sumamente lograda, que agrada y devela su particular vena poética:  “La primera vez que escuché el nombre de Stella/fue conversando con Jodorowsky/decía que nuestra querida punk era la única/que podía mear de pie/y competir por la distancia/de dicho acto/con Lihn y Lafourcade”. Notable. Fui muy amigo de la Colorina, si hubiera escuchado estos versos, sin duda, habrían llenado su placer poético. 
 
 
 
 
 
 

                                         II HABITANTE 
 

Yvonne Loyola (1966, Chile), residente hace quince años en Alemania, donde ejerce de profesora en la Universidad Popular de Bergisch, además de poeta, ha escrito relatos breves, novelas y obras de teatro. Fundadora de la Escuela de Teatro para Niños en Alemania, es una declarada defensora de los animales y el medio ambiente. Permanentemente participa en eventos y actos culturales, y se traslada por ciudades y países del Viejo Mundo. 

Loyola, participa en “Puntos Cardinales” con un poema muy particular y un relato bellísimo en prosa, generoso en imaginación, que da cuenta de una pluma fácil, briosa, poblada de luz, que escribe luna donde debe decir luna, con párrafos de punzante sencillez, cuya ilación de palabras y conexiones  maneja  de forma natural, instintiva, describe la rutina sin desparpajo y se adueña de la historia con un oficio que, se advierte, está en pleno desarrollo artístico y promete. 
 
 

                                             III HABITANTE 
 
 

Amante Eledín Parraguez (1956, Chile),  uno de los doce hijo de una  familia campesina, que emigró a Santiago en la década del cincuenta; cuenta la leyenda que su padre, muy alegre y festivo en el romance, lo bautizó como Amante quizás a modo de aura o con la secreta intimidad de enaltecer aquel nombre.  Es posible que jamás se enterara que el bautismo correspondía a un futuro escritor, que ha incursionado en la poesía, novela y literatura para niños. Desde la publicación de ese hermoso poemario, “Digo mañana de algún modo”, 1980, pasando por la novela “Historia del verdadero Machuca” – libro que inspiró a la película Machuca, de Andrés Wood-, hasta llegar al texto lírico “Incierta travesía”, ha sido un reconocido avance en este escritor. Junto a ello, Parraguez ha realizado un destacado aporte a las artes y la cultura. 
 

En “Puntos Cardinales”, el autor de El Profesor, regresa con una sección poemática de alto vuelo – “Te hallo justo en la agonía/al borde de mi olvido/cuando ya no seré yo”-, con la impronta lírica y reflexiva, sensorial e intimista – “mi agonía es nacimiento”-, que evoca la rica poesía chilena, que aflora desde el dolor, la incertidumbre, el lecho perdido y el tránsito que mueve al alma, la música que ordenan los pensamientos. El progreso lírico se hace evidente en el bardo. 
 
 
 
 
 
 

                                              IV HABITANTE 
 
 

José –Christian Páez (1962, Chile), radicado hace algunos años en Barcelona, desde muy joven participa con artículos y reportajes en revistas y periódicos, en diversos países del orbe. Ha creado y formado  numerosos portales virtuales y Red Digital. En el 2008 diseñó, proyectó y ejecutó Tribuna Latina, medio de Internet que ha tenido un gran impacto comunicacional. Páez es autor de una abundante obra literaria, que se inicia en 1986 con “Boceto por una joven muerte”, bello título para un libro que contó con la simpatía y acogida de la crítica especializada. Tiene cuatro textos poéticos y un “Diccionario bibliográfico  de escritores chilenos jóvenes y autoeditados, 1999”. También, incursiona con el sello Ediciones del Gallo, que ha publicado muchísimos títulos. 
 

Hacía mucho tiempo que no leía a Páez y he quedado sorprendido por el lento y seguro desarrollo de su poesía. Se nota que junto a los años, ha cultivado el oficio de las letras con pasión y cuidado, lo mismo que prometía en sus inicios hacia la década de los ochenta..Se lee en su primera presentación una alucinante arremetida, que deja perplejo: “en la vida sólo tienes lo que vives y una única certeza: que un día morirás”. El resto de su producción, trabajada al límite, aseada al extremo, salpica las ocupaciones de un poeta que pregunta y se pregunta, que cree y pone en duda las cosas, que divaga en ideas esenciales, y deja asomar el matiz religioso, los vientos de la tristeza, el florecimientos de la oscuridad, de los demonios, dando paso al amor-sol, aunque sin dejar el dolor, como en el excelente poema, Qué amamos: “Si amas un cuerpo/sólo crees en lo muerto”. 
 

Hay que seguir con ojo atento la evolución de los cuatro vates en comento. Sorprenden. Lo llevan de viaje a través de los periplos que, infatigables, realizan por la amplia geografía vital, esos caminos que trasladan a los sueños y ensueños.  
 
 ---------------


 

Antología “Puntos cardinales”: 

Guillermo García 

LOS MOMENTOS DE OSCURIDAD SON LOS DE MAYOR LUCIDEZ Y CLARIDAD 

Los momentos de oscuridad

Son los de mayor lucidez y claridad

El tren de cuerda

Gira gracias a ese ilógico postulado

Un poema puede hacer reír

Pero no se puede escribir riendo. 

La poesía festiva mata

Desagrada y claro está conduce a nada. 

La poesía vive junto al amor no correspondido

Cuando la princesa ha muerto

Cuando María me ha abandonado para casarse con otro

Cuando las bombas caen sobre Belgrado

Cuando se escuchan las palabras de este dios agobiado. 

No matarás. 

El caminante enfermo se enamora donde lo hospedan.

     Eso resume toda la historia. BONAPARTE. 

Entonces Napoleón le señaló a Hitler

No es lo mismo ser derrotado por la nieve del comunismo

Que por la nieve de los Zares. 

Éstas brillan y continuarán brillando. 

CINCO INSTRUCCIONES PARA ENFRENTAR UN AMOR IMPOSIBLE 

  1. Trasfórmese en un guerrero del Japón. No conteste sus llamados de teléfono. No responda sus e-mails.

     

  1. Lea más libros de poesía. Colecciónelos, cuídelos, y converse con ellos: comprenderá que existen miles de estúpidos que sufren más que usted.
 
  1. Desprovisto de partituras y astrolabios utilice su pluma precipitada y escríbale lo que siente: ahora su amor será muchísimo más imposible.
 
  1. Cómase dos aceitunas verdes (esas que los españoles llaman sevillanas). Ella no volverá, pero al menos tendrá la tormenta su momento de calma.
 
  1. Por último, sea consistente con el principio taoísta, y no vuelva al campo de batalla hasta ser capaz de verla a ella tomada de la mano con otro.

Ivonne J. Loyola 

El Alfayetero 

Fuiste el alfayate de mi cuerpo

te cobijé como a mi príncipe Barragán.

Mi cariño estaba vedado a tus caricias.

Así pagaste con desprecio y en vano mis pesares

mis largas esperas.

Sólo fui la hacina para tus dichas y placeres

donde para mí, un lugar de faltiquera,

me has sabido dar.

Cuánta impunia, mensajeras de las calumnias.

si a caballas pudiera

entrambos ya nada queda

ni siquiera verás

y aunque no lo pareciera

mas la costumbre reina

deja palpitar deseo ajeno,

para que cuando partas

te acompañen las azucenas.

Alfayetero, seguro de nuevo lo serás.

Pero para ese entonces, ya adolece el pesar,

hunde de una vez este mal, que sólo nos acedía

por no querernos odiar,

hunde de una vez tu porfía, comprende que el humero

de este amor ya hace mucho se apagó.

Deja palpitar deseo ajeno, pata que cuando partas

te acompañen las azucenas. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Amante Eledin Parraguez 

NIÑOS DE BAGDAD 

He visto los ojos de Dios

      En la boca abierta de la muerte

Con sus dientes de fuego. 

Eran ángeles con las manos arriba,

      Niños indefensos en las fauces de la muerte.

La vida vulnerable.

Bajo los ojos ciegos

                 De la muerte. 

He visto las manos pequeñas de Dios levantadas,

Rodeadas por el aire de la muerte.

Las pequeñas manos del Dios de la Vida,

        Apuntadas por el dios de la muerte. 

En las puertas de Bagdad,

        La muerte se alimenta de ojos y de sangre. 
 

EL INVENTOR 

Holderlin tuvo certezas

      En el arroyo de sus locuras

Y abrigó sus esperanzas

       En el fuego de sus palabras..

Nombró el lenguaje

Como la más peligrosa de las herramientas.

Pero yo

     Inválido

             Lo tengo como mis muletas

Ya que los brazos no me alcanzan,

                 Abrazo en mis oraciones.

Ya que no llego con mis pasos

              Recorro el lenguaje en sus laberintos,

Levanto los altares donde hacerte visible. 

Ya que mis manos

No pueden contener tus dimensiones

               En mis palabras abro el espacio

Para que seas el astro que necesito.

En ellas puedo hacerme órbita

                A tu alrededor

Y dejarme llevar en el tiempo. 

Es ahí, en medio del peligro

Donde te puedo inventar para mí

Y hacerte más alta

             Hermosa

                    Y eterna. 

Mi cotidiana humanidad mutilada

              Encontró las palabras

Para crearte nuevamente. 
 

José-Christian Páez 

AMOR SIN CONDICIONES 

Quieres mi amor sin condiciones

pero tu amor llega a mi siempre inconcluso

y toda la nada se deposita en mi corazón. 

Quieres ser reina,

quieres un trono de tulipanes

y diamantes y estela de oro.

pero regalas tristeza en lugar de alegría

y mis días son xxxxxxx

como el mar entre la arena. 
 

DESTINO FINAL 

Sube al espíritu inmutable

la montaña que deseas coronar

en la cumbre de tu propia grandeza. 

Sube sin temor sin haber descendido,

sube siendo tú mismo,

no te dejes engañar por el viento,

la libertad de tu alma está en tu pecho abierto

y la luz de tu espíritu

en la insondable verdad de tus ojos. 

Sube sin subir, acércate a ti mismo,

espíritu inmutable como el agua,

sólido como el espejo,

viril como el cielo,

sube quédate quieto,

la cumbre que habita tu sueño

sigues siendo tú,

sigue inmutable. 
 
 
 -----------

(c) Reinaldo E. Marchant

28-11-2008
 
 
 
 
 
 


 

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337