Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Lecturas >>  Gombrowicz en Argentina - 1939-1963- Rita Gombrowicz
 
Gombrowicz en Argentina - 1939-1963- Rita Gombrowicz
 

Gombrowicz en Argentina
1939-1963
Rita Gombrowicz
El cuenco de plata

 

(Buenos Aires) Araceli Otamendi

 

Rita Gombrowicz, viuda del escritor polaco Witold Gombrowicz  reúne en el libro Gombrowicz en Argentina cartas, fotografías, testimonios y documentos de y sobre el escritor y sus años transcurridos en la Argentina.

La vida del escritor polaco Witold Gombrowicz en la Argentina durante los años 1939 hasta 1963, año en el que partió a Europa significó para muchos de sus amigos y personas que lo conocieron el encandilamiento por su personalidad original, inteligencia, humor e ironía que llevaba a extremos. Rita, - Marie –Rita Labrosse - su mujer, conoció a Gombrowicz en Royaumont en 1964 y se instalaron en Vence en octubre del mismo año. Se casaron el 28 de diciembre de 1968.  Después de la muerte del escritor polaco, Rita Gombrowicz vivió en Milán durante siete años. Actualmente Rita reside en París.

El autor de Cosmos, Ferdydurke, Transatlántico y otras obras, llegó a la Argentina en un barco, el Chrobry en 1939, luego de una travesía de tres semanas. Al día siguiente llegaban los telegramas de Moscú y Berlín anunciando el pacto de no agresión entre Alemania y Rusia y – según palabras de Witold Gombrowicz – cayeron sobre el mundo como un cañonazo. Era la guerra y una semana después las primeras bombas alemanas caían sobre Varsovia. Gombrowicz viajaba en el barco con su compañero Straszewicz. Ante la noticia de la declaración de guerra, el capitán decidió regresar a Inglaterra. Straszewicz optó por volver a Inglaterra y Gombrowicz se quedó en la Argentina.

La vida del escritor polaco no fue fácil en la Argentina. Pasó por muchas dificultades económicas, escribió, por recomendación de algunos escritores argentinos como Eduardo Mallea, colaboraciones para algunos periódicos como La Nación y  también colaboró en revistas como Criterio. Publicó colaboraciones con seudónimo en diversos periódicos y revistas.  También el escritor polaco frecuentó al poeta entrerriano Carlos Mastronardi quien lo acercó al grupo de la revista Sur. Según el testimonio de Mastronardi: Gombrowicz era...” estoico, sufrido, capaz de soportar todas las adversidades, no parecía darse cuenta de los bienes que el destino le negaba...”. 

Gombrowicz vivía en pensiones, llegó a dormir en el suelo. Jugaba al ajedrez en la confitería Rex  situada en la avenida Corrientes donde conoció y entabló amistad con varios de sus amigos que conservan actualidad la memoria del escritor, tal el caso de Juan Carlos Gómez y su obra Gombrowiczidas que remite a diario y por correo electrónico a nostálgicos del escritor polaco , periodistas, escritores y que se puede leer en el sitio www.elortiba.org, en el dossier Witold Gombrowicz. El escritor polaco se instaló después en una pensión en la calle Venezuela de una mujer alemana,  donde también vivió su amigo el filósofo  Alejandro Rússovich.

Gombrowicz frecuentó a distintas personalidades del ambiente cultural y artístico como Antonio Berni, Roger Pla, Manuel Gálvez, entre otros, quienes muchas veces le brindaron su amistad y hospitalidad.

Ernesto Sábato también conoció a Gombrowicz. Luego de la partida del escritor polaco, Sábato y él entablaron por carta una amistad profunda. El polaco escribió:...¡Qué extrañas son nuestras relaciones, Ernesto, tan perfectas en el dominio del pensamiento y tan insoportables en el plano personal...!

Gombrowicz consideraba la obra de Sábato como una de las primeras auténticamente sudamericanas.

El ensayista Luis Gregorich conoció a Gombrowicz cuando realizó con éste un trabajo en colaboración para una Enciclopedia o Diccionario de literatura universal. Gregorich era en ese momento secretario técnico del diccionario. Fue Roger Pla quien  recomendó a Gombrowicz como asesor para la sección de literatura polaca. Gregorich afirma: “...Lo que se quería era, en el fondo, brindarle una pequeña ayuda económica –  las retribuciones eran más bien modestas, puesto que su situación de aquellos años no era desahogada...”. Acerca de la imagen del escritor polaco, Gregorich la define así: “...un hombre cansado, escéptico, nada generoso con la estupidez ajena, que no parecía confiar en el reconocimiento público de su obra (de la que él sí estaba muy seguro) y que, a través de simples miradas, medias palabras y observaciones triviales, dejaba percibir un resplandor interior, una inteligencia acerada que ninguna penura había conseguido borrar...”.

 

Al leer el libro Testamento, publicado por la editorial Anagrama, el mismo Gombrowicz reconoce que su vida en la Argentina fue una primavera, despreocupado por lo económico,  la posición social y otras responsabilidades de la edad adulta, volvió a tener una segunda juventud que de haber vivido en Europa durante esos años no hubiera sido posible.

La obra de Gombrowicz fue ignorada por  el grupo de la revista Sur  y Jorge Luis Borges, entrevistado por Rita Gombrowicz afirmó no haberlo leido.

Sin embargo, el escritor polaco fue invitado a comer a la casa de Silvina Ocampo y Adolfo Bioy Casares, integrantes del grupo Sur – a través de la amistad que unía al escritor polaco con Carlos Mastronardi, también integrante del grupo de esta revista -  y la comida adquirió características folletinescas, ya que según lo que relató Silvina Ocampo a Rita Gombrowicz, a Silvina se le cayó la fuente con la comida cuando la llevaba desde la cocina al comedor y Gombrowicz al escuchar el ruido fue a ver lo ocurrido y le recomendó a Silvina no decir nada y servir la comida igual , cosa que instaló entre ellos dos una complicidad ante los comentarios elogiosos de los comensales.

Silvina, ante la pregunta de Rita Gombrowicz acerca de por qué ignoró la revista Sur  en 1947 el libro  Ferdydurke, dijo que el libro  no les había gustado, a pesar de que Mastronardi  había  presentado y defendido el libro. Lo descubrimos después, afirmó la exquisita escritora Silvina Ocampo.

Witold Gombrowicz consideraba a Borges probablemente el escritor argentino  de mayor talento, de una inteligencia agudizada por los sufrimientos personales.

Según palabras de Mastronardi acerca de la relación de Gombrowicz con la cultura y sus mayores referentes: “...en Argentina no buscó ni tampoco fue rechazado por aquellos que ornaban el Olimpo literario: más bien habría que decir que estaba muy a gusto en otros medios.Nunca quiso, ni aquí ni en su patria, entrar en la Cultura como se entra en un templo donde los fieles rezan de rodillas. En esto hay que apreciar, aún más, su coherencia interna, una posición muy razonada frente al mundo...”.

 Gombrowicz fijó su posición: “¿cuáles eran las posibilidades de entendimiento entre aquella Argentina intelectual, estetizante, filosofante y yo?A mí me encantaba la oscuridad de Retiro y a ellos las luces de París..”

           

 

El libro Gombrowicz en Argentina publicado por la editorial El cuenco de plata, reúne testimonios, cartas y documentos con los que el lector  puede hacer un retrato del escritor polaco. La tapa del libro es la reproducción de la visa otorgada por la Embajada Argentina en Polonia a Witold Gombrowicz en 1939.

 

© Araceli Otamendi- septiembre de 2008

 

bibliografía:

Witold Gombrowicz, Testamento, conversaciones con Dominique de Roux, Editorial Anagrama

 

 fotografía: Gombrowicz y Rita, Archivo Rita Gombrowicz

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337