Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Medios >>  Revista Crisis (1973-1976). Antología
 
Revista Crisis (1973-1976). Antología
 

Revista Crisis
del intelectual comprometido al intelectual revolucionario
(1973-1976)
Antología
Presentación y selección de textos por María Sonderéguer
Edición de la Universidad Nacional de Quilmes

(Buenos Aires)

La editorial de la Universidad Nacional de Quilmes lanzó recientemente una antología de la revista Crisis realizada por María Sonderéguer.

Fechada en mayo de 1973 y editada en Buenos Aires, Crisis apareció todos los meses durante cuarenta números, entre aquel año y 1976. Además de la revista, publicó una serie de Cuadernos – llegó a editar veintinueve – y encaró un proyecto editorial: las Ediciones Crisis, que abarcaba distintas colecciones. Ernesto Sábato, Abel Posse, Ernesto Epstein, Jorge Romero Brest, Roger Pla, Víctor Massuh, Ricardo Molinari y Julia Constenla integraban el núcleo inicial de la propuesta que se discutió largamente durante el verano de 1972 y que debía denominasrse “Krisis”. Pero el proyecto llegó a concretarse sólo cuando Federico Vogelius le propuso la dirección a Eduardo Galeano.

La revista no fue un espacio homogéneo. No estuvo estructurada en secciones fijas ni presentó un manifiesto inaugural. Sin embargo, un programa estético, político y cultural se diseña tanto en el recorrido de sus adhesiones, rechazos y controversias como también en significaciones difusas tales como el estilo, los recortes temáticos, el tono. Si, por una parte, responde a las necesidades de un público que ya había incorporado nuevos hábitos de lectura, por otra, en el espacio de una disputa que se encarna en discursos militantes, la revista funda su legitimidad cultural sobre un reenvío al pasado que confiere sentido a las pugnas del presente. Al relacionar el presente con el pasado, pretende así instalarse en una tradición que garantiza, además, su valor hacia el futuro. Crisis ofrece dos entradas privilegiadas de análisis: por un lado, aspira a presentar “una dimensión democrática de la cultura”; por otro, propone una narrativa acerca de la nación que se expresa en la revisión cultural e historiográfica.

La revista Crisis: un proyecto político-cultural

“…Sin “declaraciones de principios” ni manifiesto inaugural, la revista Crisis trazó, desde su primer numero, los rasgos de una apuesta no sólo cultural sino política: anticipos e inéditos de escritores latinoamericanos (una nota sobre el chileno Manuel Rojas, un anticipo de Abbadón el exterminador de Ernesto Sabato, tres cuentos del brasileño Joáo Guimaraés Rosa, un fragmento de la novela General General del paraguayo Lincoln Silva); un reportaje y una selección de poemas de Ricardo Molinari, un ensayo de David Viñas sobre el teatro nacional, un texto de Henry Millar, una carta de Neruda, una larga poesía inédita de Lenin, una encuesta que interroga sobre “¿Qué opina de El libro de Manuel de Julio Cortázar?”, ocupan sus principales páginas.

Fragmentos del guión sobre “Actualización política y doctrinaria para la toma del poder” de Solanas y Getino – una larga entrevista a Juan Perón -; una investigación acerca de los medios de comunicación en América Latina – “La manija: quiénes son los dueños de los medios de comunicación en América Latina,?” de Heriberto Muraro-; ensayos sobre arte –“La crisis del museo” de Jorge Romero Brest-; una historieta de Kalondi, reproducciones fotográficas, retratos de Hermenegildo Sábats y “los carnets” –artículos y comentarios breves – sobre historia, literatura y temas de actualidad, completan un sumario que revela buena parte de sus opciones y de sus rechazos.

En cuanto a su composición, cuentan que Ernesto Sabato imaginó su nombre y que hubo un primer proyecto –esbozado durante el verano de 1972 – que no llegó a editarse. Pero cuando Crisis salió en mayo de 1973, Federico Volegius era su director ejecutivo, Eduardo Galeano su director editorial y Julia Constenla la secretaria de redacción.

Juan Gelman se incorpora en septiembre: Aníbal Ford, pocos meses más tarde. En 1974, Rogelio García Lupo dirige la colección política: las Ediciones Crisis, una serie de ensayos y análisis políticos; Alfondo Alcalde inicia los Reportajes, biografías, con abundante material fotográfico; Mario Benedetti la colección “Esta América” que edita narradores latinoamericanos. Aníbal Ford, la serie de los Caudillos. Los “Cuadernos de Crisis” – Che Guevara, Pablo Neruda, Enrique Santos Discépolo, John William Cooke, Juan Carlos Onetti, Eva Perón, Juan Facundo Quiroga, La Pastria Grande, Felipe Varela, Capital/Interior…- están dirigidos por Julia Constenla y Aníbal Ford. En 1975 Constenla deja de pertenecer al staff y Horacio Achával se asocia con Vogelius para el trabajo editorial…”.

(c) Archivos del Sur - Junio de 2008
 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337