Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Muestras/Arte >>  La magia de los sueños - Rodolfo Morales en el Museo Isaac Fernández Blanco
 
La magia de los sueños - Rodolfo Morales en el Museo Isaac Fernández Blanco
 

En la preinauguración para la prensa se pudo ver la muestra La magia de los sueños del artista mexicano Rodolfo Morales, en el Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco.

...Quizás Sullivan se haya quedado corto. Morales no solo expresa la mexicanidad con sus colores y sus temas, sino con las sensaciones que estos despiertan: detrás de los colores alegres, siempre está la melancolía; detrás de los temas festivos, siempre está la tristeza. Así como en las fiestas mexicanas la alegría nunca está demasiado lejos del llanto, en la obra de Morales nunca se puede separar el júbilo de la desdicha. Más que el paisaje de México, Morales pinta el alma de México...



(Buenos Aires) Araceli Otamendi

Se pudo ver la muestra La magia de los sueños del artista mexicano Rodolfo Morales en la preinauguración para la prensa , hoy lunes 9 de junio en el Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco.
Imágenes coloridas, con los sueños como tema recurrente, litografías, óleos, y hasta un tapiz componen la muestra de este artista que expresa la idiosincrasia de su tierra.
La muestra se inaugura el 10 de junio y se podrá ver hasta el 6 de julio de 2008.

Un muro de miradas…

Curador de la muestra La Magia de los Sueños: Mtro. Alejandro Flores


Un muro de miradas nos confronta ante una realidad, una franja de ojos. Proporciona un testimonio para el cual no existen palabras. Las voces buscan abrirnos la visión. Sólo fragmentos de sueños donde se plasman ese sentir de pasiones por lo irreal, entre el cielo y el infierno ese muro de miradas, que dejan tus incansables musas de miradas tristes y voces calladas. Como si fueran entes de otro mundo que quisieran mostrarnos tu existencia sublime y afable.

Hablan los sobrevivientes, los afortunados, ¿los más tenaces acaso? Acaso los de mayor esperanza, una fe más grande, pesa tu ausencia, los motivos del abandono de tu hogar y de ésta: tu Patria llena de colores y sueños. Los relatos pueden sonar escalofriantes, pero son vitales. Por cada voz que escuchamos, cuantas otras se habrán perdido en el camino. Formemos parte de ese muro de miradas para que por lo menos haya testigos de la calamidad.


Acerca de la muestra

El Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires y la Embajada de México presentan la exposición La magia de los sueños del artista mexicano Rodolfo Morales. La muestra será inaugurada el martes 10 de junio, a las 19 horas, en el Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco, Suipacha 1422.

La Magia de los sueños” está compuesta por más de 30 obras –óleos, litografías y un textil- y permanecerá abierta al público hasta el 6 de julio. El universo de Morales está conformado por paisajes, niños, adultos, arquitectura, que plasman el sentir de este artista oaxaqueño, su intimidad y sus vivencias familiares. La dualidad y los colores juegan un papel primordial, despertando sentimientos contradictorios como la felicidad y la tristeza.

Rodolfo Morales (1925 – 2001). Nació en Ocotlán de Morelos, Oaxaca. Se formó en la Escuela Nacional de Artes Plásticas de San Carlos, en la Ciudad de México, es considerado como uno de los más grandes pintores de la Escuela Mexicana. Su obra ha sido expuesta tanto en importantes espacios culturales de México como del mundo. Su primera exposición en Cuernavaca en 1975, le permitió ser reconocido como uno de los principales representantes del arte mexicano del siglo XX. En la Ciudad de México, se pueden apreciar sus majestuosos murales como La visión de Francia en Méxic” ubicado en la estación del metro Bellas Artes; La alegoría de las fiestas populares exhibido en el Salón de Pinturas del Palacio de Gobierno de Oaxaca, entre otros.

Curador de la muestra La Magia de los Sueños: Mtro. Alejandro Flores

---------------------------------------------------------


“RODOLFO MORALES: EL SEÑOR DE LOS SUEÑOS” (2000)

por Andrés Oppenheimer

(del prólogo del libro del mismo título)



Lo confieso de entrada, cosa de que mi entusiasmo no parezca desmedido: Rodolfo Morales es el artista mexicano contemporáneo que más me apasiona. Los enamorados del avant garde podrán discrepar, e incluirme en su larga lista de tradicionalistas que se han “quedado” en el arte figurativo.

Sin embargo, sin desmerecer la obra de otros, creo que Morales será el artista de fines de siglo XX y comienzos del siglo XXI que pasará a la historia como el pintor por excelencia del alma de México. Ningún artista viviente ha logrado transmitir en sus lienzos la esencia de México como este oaxaqueño tímido, introvertido, de mirada esquiva y hablar monosilábico.

¿Qué es lo que tanto fascina de Morales a tantos amantes de su obra, mexicanos y extranjeros? No es lo obvio. No es el paisaje costumbrista de su ciudad natal de Ocotlán, ni sus iglesias, ni sus perritos callejeros, ni las banderitas mexicanas que flamean de las cúpulas de sus edificios, ni las novias voladoras que suelen atravesar sus lienzos como cometas cruzando el universo.


Eso son apenas artilugios de colores que sirven para atraer nuestra atención, retenerla en el lienzo, y envolvernos en el mágico mundo de su pintura.

Lo que más me atrae de la obra de Morales es lo que hay detrás de ese paisaje aparentemente fácil de pueblo pequeño: ese mundo espiritual, lleno de soledad, tristeza y esperanza, de miradas vacías o clavadas en algún lugar del horizonte que trasuntan sus cuadros. Como en las obras del estadounidense Edward Hopper, la magia de Morales consiste en atraernos a sus pinturas con la belleza de sus formas y colores, pero solo para atrapar nuestra mirada, acaparar nuestra atención, y transmitirnos un estado de ánimo muchas veces contrario a la fácil alegría que uno podría sospechar a primera vista. Los colores de Morales son fuertes, contundentes y alegres, pero basta ver la mirada de sus personajes, las sombras de sus casas, y los espíritus que merodean en sus cielos y en sus subsuelos para advertir que el mundo de Morales tiene una gran dosis de desamparo. Los miedos, los recuerdos y la nostalgia están siempre presentes en el universo del pueblo chico de Morales.

¿Por qué digo que Morales pinta un mundo espiritual? Porque una de las constantes en sus obras es que, en su mundo, lo importante son sus ánimas que pululan en lo alto y en lo bajo, que nos miran desde el cielo y el infierno, en una atmósfera en la que el tiempo parece haberse detenido por completo. En sus lienzos, los personajes del más allá son mucho más importantes que los que habitan entre nosotros.

Hace algún tiempo, sentado durante casi una hora frente al monumental cuadro de Morales en la sala de espera de la residencia presidencial de Los Pinos mientras me hacían esperar para una entrevista, descubrí una de las claves en los cuadros de Morales. Muchos de ellos están divididos en tres franjas horizontales –el cielo, la tierra, y el subsuelo- y casi siempre lo más importante ocurre arriba y abajo, en el cielo y en el infierno. Los protagonistas de las obras de Morales son ángeles, fantasmas, muertos que vienen del pasado o que nos visitan del futuro, que salen de las paredes y de las puertas de las casas oaxaqueñas, y que nos miran desde el cielo o desde debajo de la tierra. En cambio, lo que ocurre en la franja intermedia –el mundo en que vivimos- es circunstancial y pasajero. Hasta en el trazo de su pintura, Morales pone mucho más empeño en los personajes que habitan sus alturas y subsuelos, que en los que viven en el mundo terrenal.

¿Qué es lo que hace de Morales un artista tan intrínsecamente mexicano? Como nos dice Martha Mabeyen en este libro, no sólo su obra, sino también su vida. En su obra, Morales rescata la magia del pueblo pequeño de México, de la que ya ha escrito con su habitual maestría Carlos Monsiváis. El pueblo pequeño de Morales, dice Monsiváis, es a la vez “cerrado, previsible, variado en su monotonía, alegre y triste a horas fijas, espectacular en sus silencios, diáfano y ruin, infernal y risueño, seco, fiestero, hosco, comunicado de casa en casa al son de los pensamientos más íntimos, aislado del mundo, prejuicioso, dicharachero”.

El crítico neoyorkino Eward Sullivan, otro admirador de Morales, señala que el artista oaxaqueño “recalca sus vínculos con México en numerosas imágenes. Pinta con mucha recurrencia la bandera mexicana y entreteje sutilmente los colores verde, blanco y rojo en numerosos lienzos. Aún elementos como las alas de un ángel se transforman en la representación de la bandera patria”.

Sin embargo, agrega Sullivan, “esto no es simplemente un acto de patriotismo del artista. A base de estos colores , subraya su sentimiento de unidad con el paisaje mexicano, el pueblo mexicano y la esencia de sus nexos con el lugar de su nacimiento”. Pero Sullivan concluye que la mexicanidad en la pintura de Morales “difiere por completo de la de artistas como Diego Rivera y otros de su época, quienes ofrecían al espectador vastos panoramas de la historia y su interpretación esencialmente nacionalista de las tradiciones mexicanas”. Morales expresa su mexicanidad en “la luz y el color oaxaqueños”, y “la leyenda y la realidad” de su país, afirma el crítico neoyorkino.

Quizás Sullivan se haya quedado corto. Morales no solo expresa la mexicanidad con sus colores y sus temas, sino con las sensaciones que estos despiertan: detrás de los colores alegres, siempre está la melancolía; detrás de los temas festivos, siempre está la tristeza. Así como en las fiestas mexicanas la alegría nunca está demasiado lejos del llanto, en la obra de Morales nunca se puede separar el júbilo de la desdicha. Más que el paisaje de México, Morales pinta el alma de México.


Rodolfo Morales

Biografía

Nació el 8 de mayo de 1925 en el Estado de Oaxaca, México.

Vivió en su tierra natal por más de 20 años, etapa de su vida en la que tenía una apariencia de tímido y callado, su familia era de origen muy modesto, pero él estaba dotado de una gran sensibilidad y sabiduría.

Morales se mudó a la Ciudad de México en 1948 para estudiar pintura. Ingresó en la Academia San Carlos. Impartió clases de dibujo en la Preparatoria No. 5 donde pintó uno de sus primeros murales.

Posteriormente tuvo oportunidad de viajar por diversas partes del mundo, visitando un sinnúmero de museos y atendiendo conferencias sobre arte y cultura. De esa manera, conoció a grandes intelectuales de México, entre ellos a Alfonso Reyes, José Vasconcelos, Salvador Novo y Carlos Chávez.

Tuvo su primera exposición en 1975 en “La Casa de las Campanas” (Cuernavaca, México). A mediados de la década de los setenta, se acercó a otro oaxaqueño reconocido en el medio de las artes: Rufino Tamayo. Tamayo dijo de Morales “... este nuevo pintor a quien me complazco de presentar a los amantes de la pintura, es a no dudarlo, ese soplo de aire limpio que nos ha de devolver nuestra alegría de vivir...”. “Su pintura, como es fácil comprobar, no está hecha tan solo con la mente, sino principalmente con el corazón.”

Unos años después Morales regresó a su tierra natal para trabajar en sus obras, labor a la que se dedica por el resto de su vida. Decide habitar en su casa del siglo XVII, “donde cabía todo lo que yo tenía y quería”, decía sonriendo.

Rodolfo Morales tuvo exposiciones individuales en los museo de mayor prestigio de México y en museos y galerías de diversas ciudades de Estados Unidos y Canadá. Igualmente sus obras formaron parte de exposiciones colectivas en México, Francia, Japón, Turquía, Estados Unidos y Canadá.

En 1992 se establece formalmente la Fundación Rodolfo Morales A.C.

Morales murió el 30 de enero de 2001, en la Ciudad de Oaxaca.

----------

(c) Araceli Otamendi - Archivos del Sur








 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337