Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Ensayos - Crónicas >>  El arte contemporáneo en la India postcolonial- Primera parte
 
El arte contemporáneo en la India postcolonial- Primera parte
 

El presente trabajo esboza brevemente el desarrollo de uno de los fenómenos culturales de mayor trascendencia del siglo pasado: la emergencia de un interesante movimiento artístico en la India posterior al Raj británico. Para ello, se prestará especial énfasis a los problemas que se presentan en dicho discurso a la hora de asumir la Modernidad y hacerla propia; asimismo, analizaremos la construcción de una tradición que ha de encontrar el equilibrio entre la expresión de la identidad del artista y el empleo adecuado de las nuevas tendencias que comienzan a aparecer ya en época colonial.

(Madrid) Carlos Garrido Castellano



Primera parte


Ilustración 1. Anish Kapoor. White Sand, Red Millet, Many Flowers. 1982




La India siempre ha sido observada desde Occidente como un espacio mítico. La construcción de una realidad idealizada situaba en la India, erigiéndola en el corazón de Asia, tradiciones milenarias, costumbres incomprensibles y subyugadoras, una religiosidad ancestral que se manifestaba en todos los ámbitos de la vida. De ello se derivaba la imposibilidad de aplicar las normas y constantes del mundo europeo a la colonia, pues ésta constituía un lugar fantástico, ignoto y anárquico, regido por sus propias normas.

Esa recreación, completamente ficticia, pero útil a la hora de interpretar un vasto espacio geográfico y cultural hacia el que Occidente proyectaba sus intereses, dio lugar a todo un corpus ideológico, el Orientalismo, que en cierta medida ha pervivido hasta nuestros días. En 1978 aparecía Orientalism[i], obra del palestino Edward W. Said, que proponía una revisión del carácter constructo de la disciplina orientalista, así como un análisis que tuviera en cuenta, siguiendo a Foucault y a Gramsci, las relaciones entre poder y deseo. Orientalism se considera el punto de partida de la crítica postcolonial, postura que ha ejercido una notable influencia en el medio académico actual.

Sin embargo, dicho movimiento dista mucho de ser homogéneo. En realidad realidad, no debe hablarse de una única crítica postcolonial, sino de un campo teórico con multitud de divergencias entre quienes lo habitan, que ha sabido, además, percibir la naturaleza en ocasiones contradictoria del término postcolonial[ii]

Uno de los objetos de estudio más interesantes para el intelectual postcolonial ha sido el de las literaturas y las artes de los países descolonizados. En particular, el caso de la India reviste especial importancia, dado que ha sido responsable de generar un destacadísimo grupo de intelectuales nativos, figuras clave todas ellas para la teoría del postcolonialismo. Personalidades como Partha Chatterjee, Homi Bhabha o Gayatri Spivak son hoy referencia obligada no sólo en el ámbito asiático, sino en las universidades occidentales. Paralelamente, la literatura de escritores indios, ya esté escrita en cualquier lengua autóctona de la India o en inglés, ha alcanzado fama mundial, pudiendo contar con figuras de primer orden como Salman Rushdie, V.S. Naipaul, Amitav Ghosh o Vikram Seth, entre otros[iii].


Ilustración 2. Abanindranath Tagore

En relación con esta ferviente actividad cultural, el arte indio del siglo XX ha conocido un espectacular desarrollo, trascendiendo las fronteras del Subcontinente para constituir un objeto de interés primordial en multitud de países. En la actualidad las grandes casas de subastas londinenses y americanas, como Christie´s, ofrecen con regularidad obras de los principales pintores indios, alcanzando precios que demuestran el interés del público por este arte. Las exposiciones monográficas de artistas indios se han convertido en algo frecuente en los principales centros artísticos de las capitales europeas, americanas y asiáticas[iv]Asimismo, se ha comenzado a consolidar las primeras entidades museísticas dedicadas al arte indio contemporáneo, destacando, además de las galerías nacionales, algunas colecciones asiáticas-el Fukuoka Museum y el Glenbarra Museum, ambos en Japón-y europeas-con centro en Londres.



Ilustración 3.Arakkal Yusuf. Fattima´s Goat



El arte indio no puede separarse de la coyuntura que vivió el país en el siglo XX. La presencia colonial, que se mantuvo hasta un periodo muy tardío (1947), condicionó las primeras manifestaciones artísticas. Así, un primer grupo de artistas, entre los que se cuentan Raja Ravi Varma o Gaganendranath y Abanindranath Tagore, sobrinos del Premio Nóbel de Literatura, trató de empujar el movimiento del arte indio hacia su pasado más remoto, extrayendo motivos y momentos de la tradición y presentándolos con un estilo que pretendía fundir lo aprendido en la Academia con una expresión autóctona. Pronto se configuró un importante centro cultural en Calcuta, capital de la región de Bengala, ante el cual los futuros artistas indios tendrían una reacción contradictoria. Sea como fuere, el Renacimiento Cultural Bengalí, como se conoce al movimiento, sirvió como base del posterior desarrollo artístico indio, en un país todavía sometido a la hegemonía británica.

Paralelamente, la influencia europea, heredada del pasado portugués en el núcleo de Goa y del Raj Británico, empezaba a ser contestada, ya fuera por otras influencias exteriores, como la del arte japonés, que alcanzó un notable éxito en las últimas décadas del periodo colonial, incidiendo decisivamente en Abanindranath Tagore, ya orientándose hacia las técnicas y los motivos del arte popular indio. Es el caso de Jamini Roy, cuyas pinturas tratan de emular las obras que se vendían como souvenir en el templo de Kali en Calcuta.

Sin embargo, la idealización del pasado no ocultaba los caminos que estaba siguiendo el arte en Europa. En la década de los veinte tuvo lugar una enorme exposición en Calcuta, en la que pudieron contemplarse obras de Kandinsky o Klee. La reacción no se hizo esperar: pronto se rechazó el estilo meloso de los Tagore o Ravi Varma-cuyas figuras, sin embargo, surtieron de modelos a la industria de Bollywood-, apostando por una modernización a toda costa. El punto culminante de este proceso se alcanzó en 1947, fecha en que se consiguió la Independencia, y en la que apareció el Progressive Artist Group, constituido por algunos de los principales artistas indios del siglo XX, como F.N. Souza o M.F. Husain. La iniciativa de crear un arte moderno, basado en las últimas tendencias del arte occidental y que buscaba dar la espalda a la tradición artística india (concebida como un medio de expresión caduco, propio de un pasado marcado por la dominación, y por tanto totalmente inasumible) se vio obstaculizada por los grandes contrastes que se daban en el país; en particular, destacaba el choque entre una elite cultural orientada hacia los centros culturales de Occidente, que buscaba la creación de un arte moderno propio, por un lado; y por otro una gran masa de población que todavía se identificaba con los temas de la tradición india. A ello se añadía la inexistencia de instituciones culturales fuertes, lo que dificultaba en gran medida la creación del nuevo discurso, que tendrá que esperar a las décadas siguientes para verse consolidado.

No obstante, los artistas de las siguientes generaciones constataron la inutilidad de un arte que rechazara la identidad india como parte constituyente del artista. Así, los años sesenta fueron el marco de una vuelta al realismo, motivado en gran medida por la situación política y social en que se encontraba la India-en guerra con China, afectada por la independencia de Pakistán en 1965 y con una sociedad cuyos problemas no había podido solucionar el nacionalismo-. Artistas como Subramanyan, Sundaram o Kaleka trataron de encontrar un equilibrio entre el lenguaje moderno y los elementos cotidianos de la realidad india contemporánea. Ello llevó a una nueva reinterpretación del Pasado, más realista, alejada de la idealización de los artistas de comienzos de siglo.

(continúa en segunda parte, en esta misma sección)

(c) Carlos Garrido Castellano

(continúa en parte 2- en esta misma sección)

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337