Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Ensayos - Crónicas >>  El Día de la mujer ...¿perfecta? por Luis Buero
 
El Día de la mujer ...¿perfecta? por Luis Buero
 

...Antes de responderle el habitual “no existen”, le recordé la película protagonizada por Nicole Kidman, sobre una novela de Ira Levin, en la que las señoras-robot que habían creado los varones para la felicidad del pueblo, eran bellas, sumisas, fieles, gentiles, de sonrisa permanente, cocinaban bien, y jamás levantaban la voz. Obviamente no trabajaban fuera de la casa, nunca se quejaban de nada y se dedicaban a pleno a su familia. Pero también, pequeño detalle, a ellas en su función conyugal, nunca les dolía la cabeza...
(Buenos Aires) Luis Buero

Dicen que el ombligo que todos llevamos en medio de la panza, es la cicatriz que nos certifica que alguna vez estuvimos flotando en un mundo espléndido, sin registro de carencias ni necesidades postergadas, hasta que de un salto nos hicieron sentir la gravedad terrestre, empezamos a respirar solos, a requerir amor y alimento inmediato y a, en definitiva, añorar aquella época de alucinatoria satisfacción.  Desde entonces, ya de pie en estas tierras, vagamos al galope de ilusiones que son chispazos de aquella vida anterior. Una de ellas es la percepción absurda de lo ideal. A propósito de esto, mi amiga Karina (proclive a tomarme el pelo con disimulo) me preguntaba ayer, dado el advenimiento de su día internacional, cómo seria hoy para los hombres una mujer perfecta.

Antes de responderle el habitual “no existen”, le recordé la película protagonizada por Nicole Kidman, sobre una novela de Ira Levin, en la que las señoras-robot que habían creado los varones para la felicidad del pueblo, eran bellas,  sumisas, fieles, gentiles, de sonrisa permanente, cocinaban bien, y jamás levantaban la voz. Obviamente no trabajaban  fuera de la casa, nunca se quejaban de nada y se dedicaban a pleno a su familia. Pero también, pequeño detalle, a ellas en su función conyugal,  nunca les dolía la cabeza.

Pido disculpas por pensar que cuando un macho humano se va a casar lo hace para encontrarse (aunque lo niegue) con esas chicas siempre listas a llevarnos al paraíso. Mientras que una mujer independiente, autosuficiente, decidida, generadora de sus propios proyectos y que quiere ser ella misma, nos despierta una gran zozobra, y nos revela a cada instante que no hay garantías ni certezas.

Ahora bien, hubo una era en la que muchas de ellas naturalmente se ajustaron al modelo de Ira Levin, pero descubrieron que las pocas que no lo hacían se convertían en las amantes de sus maridos, totalmente aburridos de sus esposas perfectas. Y es entonces cuando las damas-robot se sacaron las pilas y patearon el tablero, cuestionando el ordenamiento fálico de la sociedad.  Y así  ocurrió lo significativo de nuestro tiempo.  Tipos y minas hoy descubren a diario que solo somos  animales simbólicos que se angustian, atravesados por un lenguaje que nos preexiste, buscadores inclaudicables de goce movidos por el deseo. Pero un deseo que no siempre se satisface con lo socialmente esperable, un deseo que además no se cancela, para peor,  porque no hay nadie que nos venda boletos para volver al planeta en el que vivimos cuando no teníamos ombligo.

Mientras, esta Eva “imperfecta” de hoy, cada día, pacientemente vuelve  a lustrar la manzana que le dio la serpiente  para lograr, incluso  a costa de su propia inquietud,  comérsela ella sola, mientras su desorientado Adán, ese héroe de historietas que ya nadie lee,  sigue durmiendo con un ojo abierto,  vigilando absurdamente que no pase lo inevitable.

(c) Luis Buero

 www.luisbuero.com.ar

ver espacio de autor

 

 

 

 

 


 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337