Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Ensayos - Crónicas >>  Una cigarra peruana - José Respaldiza Rojas
 
Una cigarra peruana - José Respaldiza Rojas
 

Menudita, apenas un poquito mas baja que el común de las mujeres peruanas, de cuerpo delgado tendiendo a mostrarse débil aunque esbelto, pero negro azabache, apretado aparentando ser un gorrito, ojos negros de mirada tierna, voz baja con un sonido armonioso, cuerpo cubierto de una piel negra, nariz fina aunque algo ganchuda, labios no muy gruesos. Andar diminuto pero rápido que pareciera anduviese entre nubes Su vestir elegante sin ser lujoso. Nacida al sur de Lima, en uno de esos bolsones étnicos con gente de piel negra.

Una  cigarra peruana



(Lima) José Respaldiza Rojas 

La vi, por vez primera, cuando estaba por finalizar sus estudios como profesora de educación primaria, era una sonrisa caminando, era la alegría en persona, daba gusto andar con ella, debido a ese don fue elegida en la Secretaría de Bienestar Estudiantil de la Federación de Estudiantes y debido a esa elección, luego del desayuno, ella pasaba recogiendo los panes con mortadela que muchos estudiantes dejaron sin haberlos tocado, algo similar hacía después del almuerzo, y con su costal se dirigía a la enfermería, repartiéndolos entre los enfermos y convalecientes, como un adicional a su ración alimenticia. Su vocación de ayuda a los demás le es un mérito propio. 

  • Si te cuento una historia ¿te quedas quietecita? – preguntó la abuela Elvira.
  • Bueno, pero ¿cuál historia?- le respondió su nieta Micaela.
  • El de la Cigarra y la Hormiga.
  • Aquí ¿hay cigarras?
  • Hay, pero se llaman chicharras.

 

Menudita, apenas un poquito mas baja que el común de las mujeres peruanas, de cuerpo delgado tendiendo a mostrarse débil aunque esbelto, pero negro azabache, apretado aparentando ser un gorrito, ojos negros de mirada tierna, voz baja con un sonido armonioso, cuerpo cubierto de una piel negra, nariz fina aunque algo ganchuda, labios no muy gruesos. Andar diminuto pero rápido que pareciera anduviese entre nubes Su vestir elegante sin ser lujoso. Nacida al sur de Lima, en uno de esos bolsones étnicos con gente de piel negra.

                 

  • ¿Cuándo comienzas abuela?
  • Ahoritita, escucha:

 

´´ Desde que llegó la primavera, una diligente hormiga trabajaba todo el día. Caminaba por el campo buscando comida. Apenas encontraba un triguito lo cargaba llevándolo a su casa. 

  -    ¿A dónde va señora hormiga? – le decía una cigarra cantante.

  -    Llevo comida a mi despensa – le respondió. 

Eso se repetía todos los días hasta que se hicieron muy amigos, pero la hormiga se preguntaba: 

-   No se por qué no guarda comida para el invierno, sólo canta y canta perdiendo su tiempo. 

Terminó la primavera, llegó el verano y la cigarra cada vez cantaba mejor. Al empezar el otoño ya tenía un repertorio muy variado de canciones con letras en varios idiomas. 
 

                                                                                                                                                1    

Al egresar trabajó poco tiempo como profesora ya que a todas luces se había equivocado de profesión. Un amigo le proporcionó trabajo como secretaria, pero cometía errores como no anotar el nombre de la persona que llamó, también omitía  registrar dónde y a que hora debía ir a la conferencia, estaba mas claro que el agua que en ese desempeño no rendía. Bueno, paciencia ya se verá qué puede hacer De pronto la vemos recortando de los diarios las noticias más importantes, pegándolas en hojas de papel periódico y anotando en la parte baja, el nombre del diario, la fecha, en nombre del autor del artículo. Todo marchaba como barco velero con viento en popa hasta alguien tuvo la ocurrencia de comprobar la veracidad de aquellas anotaciones. ¡Dios mío¡ !Que inutilidad¡ Ahora quedó claro que para eso no había nacido, para aquellos que hablaban de su falta destreza para realizar cosas tan simples les diremos que su destino era otro. 

´´ Cuando el invierno hizo su aparición la hormiga cerró su puerta, ella estaba contenta ya que tenía mucho alimento guardado, valió la pena trabajar tanto, sin descansar, En eso sintió que tocaban su puerta. Antes de abrir se asomó por la ventana notando que un lujoso auto marca Ferrari, último modelo, estaba estacionado al frente. Curiosa abrió y se dio con la cigarra que vestía un cómodo abrigo y guantes. 

  • Amiga hormiga ¿le puedo pedir un favor?
  • Encantada ¿de qué se trata?
  • Por favor cuídeme mi casa, me voy a Francia – dijo la cigarra.
  • ¿Para qué va a Francia? ¿cómo así va a viajar?
  • Un día al caer la tarde me fui a un bar donde canté diversos temas, un empresario que me escuchó me dio un contrato para hacer una gira por París – respondió.

                                                                                                                                                                                                                                                                  

Diremos que con gran esfuerzo graba su primer disco compacto – CD – como le resulta oneroso alquilar escenarios da conciertos al aire libre, cantando poemas musicalizados,  canciones infantiles negras, su voz melodiosa gusta al público. Siguen los conciertos y sucedió lo que tenía que suceder, se vieron, se miraron, se presentaron, se encantaron y como en los imanes, los polos opuestos se atraen, ella canta gratis, él cobra por cada presentación, ella es mano abierta, él equilibra los ingresos con los egresos, ella es de la costa, el procede del ande, ella es amiguera, él es reservado, ella gusta del arroz, el prefiere la papa, me estoy refiriendo a Ricardo, su empresario y su esposo. 

´´ Sé despidió con un fuerte abrazo, subió a su auto partiendo a gran velocidad. La hormiga fue a su escritorio, sacó un borrador y un lápiz, buscó su libro de fábulas. Borró la moraleja escrita por La Fontaine corrigiéndola: 

Moraleja 

Las oportunidades llegan en la vida incluso para los que sólo cantan.  

  • Abuela, eso es un cuento, pero no es verdad.
  • No es un cuento, es una fábula y conozco una persona que sólo canta y le llegó su oportunidad.

2

El famoso cantante norteamericano Davis Bruyne escuchó su voz en un disco, ¿cómo llegó ese disco a sus manos? No se conoce en detalle, mas, por esas casualidades de la vida, ocurrió, sus interpretaciones habían traspasado nuestras fronteras, su fama ya no era solo nacional sino internacional y la sintió tan deliciosamente tierna que mostró su deseo de conocerla, luego vendría el Grammy Latino, distinción que la laureó por su mejor álbum de canciones, seguiría el concierto dado en el patio de Palacio de Gobierno, el de Embajadora de Buena Voluntad de la UNICEF y otras distinciones más, a mas de una serie de contratos para cantar en el extranjero. 

Como dice la moraleja corregida por la cigarra, Susana Baca, también les llega su oportunidad a los que solo cantan, para orgullo nuestro.

 

© José Respaldiza Rojas

escritor peruano

 

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337