Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Lecturas >>  Libro de oro de Isidoro
 
Libro de oro de Isidoro
 

Libro de oro de Isidoro
Dante Quintero
Grupo Editorial Norma

 

 
(Buenos Aires) Hernán Díaz

 

El Grupo Editorial  Norma publicó en forma de libro las historietas de Isidoro Cañones,  personaje de Dante Quinterno que murió en 2003 y  que tuvo varias metamorfosis, pasó por diferentes nombres y avatares, hasta alcanzar la forma definitiva.

Para Juan Sasturain, Quinterno es nuestro Disney. Quinterno fue maestro, dice Sasturain y su revista, escuela  de campeones.

Quinterno fue maestro y desde Patoruzú dio espacio y alas a Ferro, Blotta padre, el primer Divito, el primer Mazzone. Patoruzú se  constituyó en institución y el glorioso Libro de Oro era el moño, que junto con el pan dulce y la sidra, cerraba el año en paz.

 

Según la cronología de Néstor Giunta, en La historia de Isidoro y su creador,  el 21 de agosto de 1939 en el diario El Mundo, aparece por primera vez el personaje del Coronel Cañones, tío de Isidoro, en la serie “El irascible Coronel”. En 1940, gracias al éxito del personaje, a partir de mayo, dentro de la Patoruzú Semanal, comienzan a aparecer historietas independientes de Isidoro. En estas aventuras al margen del cacique, Isidoro desarrollará su estilo bon vivant, que después será la “marca registrada” de las Locuras.

Pero quién fue Isidoro Cañones:

 

 

Semblanza de Isidoro Cañones en Locuras de Isidoro

 

Por Dante Quintero

 

Isidoro Cañones es el único individuo que, aunque falto de recursos económicos, merece el título de auténtico play-boy más que porteño internacional. Es la antítesis de la idiosincrasia del indio (Patoruzú) en cuanto a nobleza, fortaleza moral y física, desprendimiento, abnegación, culto de la amistad y generosidad se refiere. En las Locuras de Isidoro se ve a este personaje actuando completamente independiente del indio, desplegando todas las velas de su personalidad y brillando en todo su esplendor, como que es la figura protagonista de estas series. Isidoro Cañones encarna ese tipo de porteño vivo (no confundir con el vivo de barra, esquinero o de café) que vemos con muy poca frecuencia. Siendo bien nacido, lo que le da prestancia y señorío natural, tiene ese innato don de ubicación del tipo al que le gusta “estar en todas”, lo que le permite actuar con la misma soltura, y sin desentonar, en un baile de Embajada como en una francachela de trastienda.

Le gusta estar en todas… menos en el trabajo. De ahí que permanentemente despliegue sus antenas de “zángano” para poder darse todos los gustos sin que en su frente asome otro sudor que ese sudor frío que brota cuando a uno se le viene la maroma encima, por haberse pasado de vivo y debe pagar las consecuencias.

Isidoro tiene un concepto algo sui generis del honor y cuando actúa en defensa de su propia dignidad, más que como principio, lo hace con un fin especulativo, buscando realzar su personalidad ante aquellos de quienes espera obtener algún provecho. Es esencialmente materialista y configura el clásico parásito social que siempre tiene a mano mil fórmulas distintas para recoger los frutos del esfuerzo ajeno…”.

(c) Hernán Díaz  

 

 

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337