Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Lecturas >>  Anatomía del amor - Helen E. Fisher
 
Anatomía del amor - Helen E. Fisher
 

Anatomía del amor
Historia natural de la monogamia, el adulterio y el divorcio
Helen E. Fisher
Editorial Anagrama


(Buenos Aires)Claudia Díaz

Helen E. Fisher es profesora e investigadora en el Center for Human Evolutionary Studies del Departamento de Antropología de la Universidad de Rutger. De 1984 a 1994 fue investigadora asociada del Departamento de Antropología del American Museum of Natural History. En España ha publicado Anatomía del amor, El contrato sexual, El primer sexo y Por qué amamos. En 1985 recibió el premio de la American Anthropological Association por el conjunto de su labor.

 
Helen E. Fisher apunta las armas de su aparato crítico. Con esta obra hace un vasto estudio comparativo sobre el apareamiento tal como se practica en diferentes especies animales y en diversas culturas del pasado y del presente. Y es así como la relación entre los hombres y las mujeres, y entre los hombres, las mujeres y el poder, adquiere nuevos significados. «Fisher desembrolla la muy antigua y complicada saga del amor con un brío y un ingenio notables» (Kate Saunders, The Sunday Times); «Utilizando todas las armas de la biología y la antropología, Fisher nos ofrece una novedosa y convincente explicación sobre los orígenes y la necesidad del matrimonio y el amor» (E. O. Wilson).

En el apartado La química del amor, la autora sostiene que es probable que la gente empezara a hablar de atracción hace más de un millón de años, mientras se echaban a orillas de los ríos africanos para descansar y contemplar el cielo.

También Fisher habla de los adictos al idilio, personas que ansían una relación amorosa y eligen parejas que no les convienen. Los psiquiatras han experimentado con la administración de medicamentos para que estas personas dejaran su adicción al idilio y empezaran a poner más cuidado en la elección de sus parejas.

Según la autora, la segunda flecha de Cupido es la cultura. A través de nuestras experiencias durante la niñez comenzamos a construir nuestro mapa del amor. En la adolescencia, dice la autora el varón entra en el servicio militar – en los países donde es obligatorio - , entramos en la universidad, o de alguna otra manera nos vemos desarraigados. Estos y muchos otros hechos culturales determinan a quién, cuándo y dónde amaremos.

La cultura y la biología van de la mano, sostiene Fisher.

La autora se pregunta hacia el final del libro por algunos temas de la sexualidad del futuro: ¿seguirán aumentando los índices de divorcio en los Estados Unidos? ¿sobrevivirá la institución del matrimonio? ¿qué tipos de familias veremos en el futuro? ¿hacia qué nos dirigimos actualmente?

Una de las respuestas que arriesga la autora es que en los matrimonios donde los dos cónyuges trabajan, y las mujeres tienen un trabajo bien pagado, son más propensos a divorciarse.

Los hombres que tienen parejas más estables son los que tienen una situación socioeconómica más elevada que la de su mujer. Esto no quiere decir que las mujeres que trabajan son las responsables de los altos índices de divorcio en los Estados Unidos, pero a pesar de que el 60% de los juicios de divorcio los inician las mujeres, los demógrafos nunca sabrán con certeza quién abandona a quién. Pero en los casos en que la mujer está en condiciones de traer al hogar productos, objetos suntuarios o dinero en efectivo, las parejas que comienzan a tener dificultades pueden romper el vínculo. Y de hecho lo hacen.

Además, la autora reconoce que la vida urbana y secular está asociada a la disolución matrimonial. El énfasis contemporáneo en el individualismo y la satisfacción personal también contribuyó a que la incidencia del divorcio aumentara.

En cuanto a los acuerdos sobre quién realiza las tareas domésticas, Fisher afirma que no hay gran diferencia entre los países económicamente poderosos y aquellos que no lo son. Los cónyuges seguirán asignándose las tareas domésticas según sus reglas personales.

En síntesis, se trata de una visión de una estudiosa para comprender el complejo mundo de las relaciones entre hombres y mujeres.

(c) Claudia Díaz
 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337