Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas >>  Sabores para regalarse por Ernesto Mallo
 
Sabores para regalarse por Ernesto Mallo
 

Sabores que Matan

(Comidas y Bebidas en el Género Negro-Criminal)

Raquel Rosemberg

2007 - Editorial Paidós (Argentina)

195 Páginas
Sabores que Matan

(Comidas y Bebidas en el Género Negro-Criminal)

Raquel Rosemberg

2007 - Editorial Paidós (Argentina)
195 páginas

(Buenos Aires) Ernesto Mallo


A fines del Siglo XIX, Pellegrino Artusi escribió su magnífico recetario titulado “La ciencia en la cocina y el arte de comer bien”, en el que, citando al poeta Olindo Guerrini (alias Lorenzo Stecchetti) se pregunta: ¿Por qué a quién se alegra mirando un buen cuadro o escuchando una buena sinfonía se lo reputa superior a aquel que siente placer con una excelente comida? Claro, otros tiempos corrían, otros valores y la virtud estaba siempre alojada de la nariz para arriba mientras que de allí para abajo sólo podían encontrarse las tendencias más abyectas y bestiales. Sin embargo negocios, transacciones y celebraciones no están completos si los participantes no se sientan a la mesa a beber y comer. Hoy los cocineros son estrellas y saber de bebidas y comidas es un must para quienes tienen el asunto de la alimentación garantizado. El comer se ha impuesto al maniqueísmo de las religiones, a las consideraciones morales que condenan la complacencia de los sentidos y al ascetismo. La comida es hoy un tema de debate fundamental que se multiplica en los medios de comunicación, en las publicaciones y hace eco en la prensa de todos los colores. La TV, reina indiscutida de los mass media, le dedica programas en todos los canales y hasta hay una señal entera sólo dedicada a las artes culinarias. La ciencia médica que, como la iglesia, nunca quiere quedar afuera de lo que ande pasando, responde con sesudos consejos sobre el alimentarse bien con recomendaciones, consejos y severas advertencias a los transgresores. Una moral con estetoscopio ausculta meticulosamente a quienes comen por placer. Porque en definitiva, de eso se trata. La paradoja es que mientras una tercera parte del mundo se muere de hambre, otra tercera trata de mantenerse dentro del grupo que come con regularidad y a la última le preocupa con qué regalarse. Para ellos la oferta va en aumento, no sólo se multiplica la cobertura mediática, también la oferta gastronómica. Restaurantes de todas clases surgen como hongos. En Buenos Aires, la vieja zona de Palermo, hoy rebautizada con pretensión de primer mundo, se ha poblado de locales para comer y beber. Etnico, comarcal, de fusión, japonés, vietnamita, neo argentino, usted pida que estamos para servirlo. Y, como si esto fuera poco, a las cocinas tradicionales y neo tradicionales se ha venido a sumar lo que se ha dado en llamar “cocina de autor”, zona de altísimo riesgo que, además de platos buenos, dudosos y deplorables, ha producido un nuevo género literario al que podríamos llamar “menú poético”, con sus variantes irónico, chistoso, incomprensible, simpático y así sucesivamente. No hay duda de que pronto, si es que no existe ya, se va a establecer en alguna universidad la carrera de ciencias culinarias y la licenciatura de crítica literaria del menú.

La comida es la actividad vital por excelencia y, como es ley natural, allí donde está la vida, también está la muerte, su par, su otra cara, su alimento, su sombra, su certeza. Y hay una lógica de hierro en esta cuestión pues para que alguien viva, para que alguien se alimente, es necesario que alguien muera, sea lechuga, vaca o nuez moscada.

Y aquí es donde se para y planta su cámara, su conocimiento, su humor, su crítica y su arte Raquel Rosemberg con sus Sabores que Matan. Escrito con una prosa muy cuidada, que se lee con facilidad, que abre el apetito, que dan ganas de seguir leyendo, este libro no es en modo alguno literatura light pero tampoco recurre a resfregarnos por la cara los males del mundo que habitamos a los que, sin embargo, tampoco les saca el cuerpo. Al mismo tiempo se trata de un libro instructivo, pero de esos en los que uno digiere las lecciones con toda naturalidad y en plenitud y ello se debe a tres poderosas razones: el indudable talento de la autora para la escritura, el acabado conocimiento de las materias que trata y el amor que trasunta hacia el arte gastronómico y el género negro criminal. Esta base, condimentada con exquisito humor, negro, blanco, político; con frases ingeniosas y bien construidas; observaciones originales y reflexiones agudas sobre el fondo de cocción de una prosa sencilla (algo muy difícil de lograr), todo ello colocado sobre un diseño de edición amable, claramente organizado y de enorme naturalidad. Si hasta parece fácil de hacer.

Sobre su contenido, el título lo dice todo: Sabores que Matan es un recorrido por el crimen, de la ficción y de los otros, en los que la comida ha jugado un rol fundamental. Al estupendo análisis que hace Rosemberg de obras del género le suma las recetas de los platos con los que la gente ha procurado deshacerse del prójimo. Impecable trabajo con un doble valor. Es un recetario del crimen y una guía de cocina. El volumen puede utilizarse para agasajar al marido con una receta exquisita o para abrise paso en la jungla de títulos que se publican y hallar el tesoro de la buena literatura del género. Quienes pretendan usarlo para servirle una golosina fatal a sus comensales, saldrán decepcionados, Raquel no incluye en las recetas las pociones y venenos que pondrán en el más allá al sujeto de nuestro rencor. Esa es una cuestión que cada uno deberá investigar por su cuenta.

Esta maravilla que Raquel entrega tiene un solo problema que no es menor. Uno no sabe si poner el libro en la cocina, entre Artusi y Simone Ortega, o en la biblioteca entre Chandler y Simenon. Yo lo solucioné comprando dos.

(c) Ernesto Mallo


 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337