Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Ensayos - Crónicas >>  ¡Feliz Día, Mami! por Luis Buero
 
¡Feliz Día, Mami! por Luis Buero
 

Tercer domingo de octubre se celebra el Día de la madre en la Argentina.
"Quién sino una madre puede darle tanta letra al psicoanálisis, o ser personaje fundamental de obras de teatro que van desde la tragedia griega hasta el humor judío contemporáneo. Y sí, mami es la que te despide a los 22 cuando te casás y te recibe a los 44 luego de que te divorciaste, como si te hubieras ido hace media hora. Y la que, cuando otra vez empiezas a revolear la matraca y el papel picado, te renueva el mandato bíblico: “nene, no quiero irme de este mundo sabiendo que estás solo”.

(Buenos Aires) Luis Buero


Quiénes sino nuestras queridas “viejas” fueron capaces de sorprendernos con órdenes imposibles como: “¡cerrá la boca de una vez y comé!”, o“¡ divertite y no te ensucies demasiado! “.

Quién sino una mamá tiene el talento de escuchar el mudo llanto de un hijo cuya primera novia lo dejó, o de intuir que al nene acaban de hacerle el cuento del tío y le sacaron hasta el último cobre.

Quién sino una madre puede darle tanta letra al psicoanálisis, o ser personaje fundamental de obras de teatro que van desde la tragedia griega hasta el humor judío contemporáneo. Y sí, mami es la que te despide a los 22 cuando te casás y te recibe a los 44 luego de que te divorciaste, como si te hubieras ido hace media hora. Y la que, cuando otra vez empiezas a revolear la matraca y el papel picado, te renueva el mandato bíblico: “nene, no quiero irme de este mundo sabiendo que estás solo”. Y de ahí hasta que la complazcas con un segundo matrimonio pueden pasar apenas seis semanas.

En lo que a mi respecta, este tercer domingo de octubre no voy a poder decirle personalmente: “feliz día, mamá”.

¿Por qué? Simple, porque a principios de abril del 2007 mi madre falleció. Y sí. Tanto era su deseo permanente de no incomodar a nadie, que seguramente decidió morirse en un fin de semana largo para que ninguno de sus hijos tuviéramos que postergar nuestras obligaciones diarias. Mi “vieja” fue un ser que solo podía dar lo que llevaba en su equipaje: amor al prójimo.

Le debo, obviamente, mi vida, y algunas cuentas más. Por ejemplo, siempre quiso enseñarme dibujo y pintura pero no lo logró, aún hoy con un pincel en la mano lo único que me puede pasar es que me saque un ojo.

Luego intentó que aprendiera música, pero yo la única Para Elisa que tocaba era una pelirrojita pecosa de mi misma edad infantil, que se llamaba así, Elisa, una alumnita de piano que venía a casa y que cometió la infidencia de contarle a su mamá que el hijo de la profesora intentaba besarla, y me ligué una semana sin ver El Capitán Piluso, que tanto me gustaba.

De chiquito me hacía vestir de punta en blanco hasta para ir a comprar una botella de moscato, y los camioneros me miraban y se reían. Ella se olvidaba que estábamos en el Abasto, un barrio en el que si un tipo se lavaba los dientes lo trataban de maricón.

Pero una mañana, aún cursando yo la escuela 
primaria, escribí una composición, seguramente
sobre la vaca. Mi madre la ojeó y se le cayeron
lágrimas de emoción, y luego la leyó en voz alta,
orgullosa, para que la escuchara toda la familia. Ese día, probablemente, decidí que yo iba a ser escritor, para sentir que al menos servía para algo en esta vida.
No sé si finalmente lo logré, sin embargo sus 
ojos siempre serán para mí, como diría César
Vallejo, dos caminos blancos, amplios, curvos.
Por ellos, seguirá yendo mi corazón a pie.
(c) Luis Buero

datos del autor:

www.luisbuero.com.ar




 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337