Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Lecturas >>  Lenguaje, política e historia - Quentin Skinner
 
Lenguaje, política e historia - Quentin Skinner
 

Lenguaje, política e historia
Quentin Skinner
Universidad Nacional de Quilmes

(Buenos Aires) Hernán Díaz

Quentin Skinner es uno de los fundadores de la llamada "escuela de Cambridge" en contraposición de la denominada "escuela de Oxford".

Skinner sostiene, en relación con Kuhn y con Geertz y bajo la ostensible y varias veces declarada influencia del Foucault de Las palabras y las cosas y de la Arqueología del saber, que las ideas de un autor (más en general: de cualquier persona) deben ser juzgadas en relación con el conjunto de sus creencias y no con algo del orden de los "hechos objetivos", de que más que hablar de la "verdad" o de la "falsedad" de tal o cual cuerpo de ideas es necesario hablar de su racionalidad (o irracionalidad), y de que lo que es racional (o irracional) para un habitante de otra cultura o de otro momento de la historia puede no serlo para nosotros. De ahí que la tarea del historiador de las ideas se parezca, como escribiría Skinner muchos años más tarde en su precioso Liberty before Liberalism, de 1998 - pero se trata de una idea que lo acompaña en realidad desde sus escritos más tempranos, y que puede encontrarse desplegada en varios pasajes de este mismo libro -, a la de un arqueólogo, que debe traer de vuelta a la superficie tesoros intelectuales enterrados, desempolvados y examinados, y junto con ellos - y a la luz de ellos - examinar también nuestras propias ideas y creencias, que ese tipo de exploración "arqueológica" permite desnaturalizar y dejar de pensar como las únicas posibles y razonables.

Dos mandamientos metodológicos de Skinner son:

El primero es que el análisis de esos tesoros, de los textos que constituyen esos tesoros, no puede prescindir del análisis de las circunstancias (de los contextos) en que esos textos fueron escritos.

Esta primera prescripción, por cierto, define un aspecto fundamental del tipo de abordaje de los textos filosófico-políticos del pasado no sólo de Skinner, sino de todos los miembros de lo que se conoce como "escuela de Cambridge". La "escuela de Oxford" consistiría en cambio, en acercarse a los textos, más ahistóricamente, con menos interés por sus circunstancias que por sus argumentos. El propio Skinner suele identificar este abordaje que practica e impulsa con una expresión que es casi una consigna: "Ideas in context". La misma da nombre a una colección de libros dirigida por Skinner de la Cambridge University Press, donde han aparecido trabajos extraordinarios y que ya se han vuelto referencias ineludibles, como Virtue, Commerce, and History, de Pocock, o An Approach to Political Philosophy: Locke in Contexts, de James Tully (otro interesantísimo compañero de ruta de Skinner).

Junto a este primer mandamiento, entonces, de estudiar las ideas filosófico-políticas del pasado en sus contextos, el segundo mandamiento del "método Skinner" prescribe pensar esos contextos no como un conjunto de determinaciones sociales inmediatas, sino como contextos intelectuales. Esto es, como contextos hechos de debates, de lecturas, y de debates con estas lecturas. Como contextos, en fin, hechos de palabras. De ahí la importancia fundamental, para Skinner, del problema del significado de las palabras (problema en cuyo abordaje Skinner ha sido especialmente sensible a las enseñanzas del último Wittgenstein y de algunos de sus seguidores) y también de los cambios en esos significados. Significados que se vinculan con los específicos usos, entonces, de esas palabras en contextos determinados, que pueden variar cuando estos contextos también lo hacen, y que por cierto pueden (y de hecho suelen) no ser los mismos en el texto que como historiadores de las ideas consideramos y en nuestros propios usos de las palabras, lo que nos obliga a considerar en cada caso qué específico significado tiene (de los varios que quizás se le han ido añadiendo o superponiendo, como capas sucesivas, a lo largo de la historia) tal o cual palabra en tal o cual texto de determinado autor. Con diferencias que el propio Skinner explica con toda claridad en la retrospectiva final de este libro, este programa no deja de tener evidentes parentescos con el de lo que a veces se ha llamado la "historia conceptual" practicada por el recientemente fallecido Reinhart Kosselleck: piénsese, por ejemplo, en el tratamiento que ha dado Kosselleck, en su Pasado futuro de 1979 (en español, en Paidós, Buenos Aires, 1993), a los cambios en los significados de palabras fundamentales en el pensamiento político moderno, tales como "historia" o "revolución".

En cuanto a Skinner, un buen ejemplo de esta preocupación por los cambios en los significados de las palabras puede encontrarse (el propio Skinner lo señala aquí) en su estupendo estudio sobre las mutaciones de la palabra "Estado" a lo largo de los siglos de la primera modernidad europea. En ese trabajo, Skinner muestra los sucesivos trastocamientos del significado de la palabra "Estado" desde su uso por los humanistas cívico italianos del Renacimiento (que se preocupaban por el estado del Príncipe, esto es, por su stato, su "estatuto", su propia condición principesca), pasando por su apropiación por los monarcómacos franceses del siglo XVI (a quienes les interesaba menos el estado del Príncipe que el de la Nación) y llegando a su instalación como categoría central de la filosofía política de Hobbes (donde designa una persona artificial distinta tanto del Príncipe como de la Nación), y muestra en qué graves errores de interpretación podríamos caer si, por ejemplo, leyéramos la famosa sentencia de Maquiavelo según la cual el Príncipe debe esforzarse por "mantener il suo stato" suponiendo que el buen secretario estaba usando esa palabra en el mismo sentido en que nosotros solemos hacerlo hoy.

Quentin Skinner es Regius Profesor de Historia Moderna en la Universidad de Cambridge. Su obra ha sido traducida a muchos idiomas y entre los títulos más importantes de su producción se encuentran:

Los fundamentos del pensamiento político moderno, 1978; Maquiavelo, 1981; Reason and Rethoric in the Philosophy of Hobbes, 1996 y Liberty before Liberalism, 1998. Los trabajos reunidos en este libro pertenecen al primero de los volúmenes de su obra Visions of Politics, 2002.

(c) Hernán Díaz

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337