Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Muestras/Arte >>  Impactante muestra de José Manuel Ciria en el Museo Nacional de Bellas Artes
 
Impactante muestra de José Manuel Ciria en el Museo Nacional de Bellas Artes
 

La Epopeya De Gilgamesh se inauguró el 7 de febrero - hasta el 18 de marzo de 9,30 a 19,30

(Buenos Aires) Araceli Otamendi

Con la presencia del artista, del agregado cultural de la Embajada de España en la Argentina, invitados especiales, artistas y periodistas, se inauguró en días pasados la muestra "La epopeya de Gilgamesh" del pintor español José Manuel Ciria (Manchester, 1960).

Se trata de una serie de pinturas sobre la epopeya sumeria de Gilgamesh. La historia del héroe mítico que quedó grabada en once tablillas encontradas en las ruinas de Nínive es recreada por el artista en una visión personal e impactante donde veintitrés grandes pinturas evocan veintitrés escenas principales del gran poema épico. Técnicas como el collage en algunas de las obras enriquecen esta particular visión de Ciria acerca de la epopeya, donde se manifiesta principalmente el gesto y la expresividad.

Según palabras de Marcos-Ricardo Bernatán, curador de la muestra:

"...No sería nada raro que Ciria, ahora desde su taller de Nueva York, donde afianza sus raíces en la pintura internacional, sienta más que otras veces el tirón de la tradición de la pintura española, en la que se inscribe ma non troppo. Una tradición que, como ha dicho alguna vez, se puede resumir en unas pocas ideas y mandamientos básicos: el mimo por la factura, la preocupación por el tono más que por el color, la desmedida preocupación por la luz, la mirada educada para ver los matices del color. A partir de ahí, Ciria dialoga, contesta y plantea sus nuevas preguntas. La Luz...".

"... Recordemos, en palabras del propio Ciria: "la abstracción no es el mejor vehículo de expresión de ideas concretas, pero el conceptual es un terreno que desde la pintura podemos ocupar. Esto define un campo absolutamente enriquecedor, donde pintura y teoría van mucho más unidas".

Quizá su pintura era poco literaria hasta ahora, hasta que se encontró con el magnificente texto de Gilgamesh, el todopoderoso rey de Uruk, y se produjo ese "traspaso ideológico" que da un nuevo sentido a la abstracción. Un sitio inédito para su investigación...".

 

 

Gilgamesh sueña en Uruk

"En su palacio de Uruk, el rey Gilgamesh despertó agitado. Durante la noche llena de presagios, en la que brillaba una luz amarilla, Gilgamesh había tenido un sueño que lo inquietaba. Al levantarse, corrió al encuentro de su madre, la diosa Ninsun, y le dijo:

- Madre mía, sagrada Ninsun, he tenido un sueño esta noche. He visto un cielo cuajado de estrellas, y bajo su esplendor paseaba yo con mis compañeros de armas, cuando alguien cayó sobre mí y me lanzó al suelo. Alguien poderoso como un campeón de Anu. Intenté abatirlo y levantarme, pero era terriblemente pesado, no logré zafarme de su fuerza inmensa, ni pude moverlo de mi lado. Las gentes de Uruk se reunieron ante él, lo rodearon y comenzaron a rendirle homenaje. Los guerreros, los nobles, los artesanos, todos los ciudadanos de Uruk formaron una gran asamblea, y hasta mis amigos besaron sus pies. Entonces lo abracé como se abraza a una esposa, logré levantarlo y fui a ponerlo a tus pies, para que tú, madre mía, sagrada Ninsun, me lo dieras por compañero.

La previsora Ninsun habló así a su hijo, el rey Gilgamesh, con sabiduría:

- Las estrellas que cuajaban el cielo son tus compañeros de armas, y el que cayó sobre ti, intentaste levantar y era grande su peso, abrazaste como se abraza a una esposa y trajiste ante mi, es el compañero que te doy. Es el amigo más fuerte que puedas tener, es el que vendrá en tu ayuda. Su fuerza es la de un inmortal, su vigor es el de un campeón de Anu. El rudo camarada que abrazaste como si fuera una esposa nunca te abandonará. Esa es la explicación de tu sueño.

Cuando Ninsun terminó de hablar, Gilgamesh abrió la boca y le dijo:

- Madre mía, anoche tuve otro sueño. En la ciudad de Uruk, la amurallada, un hacha cayó del cielo y las gentes corrían a reunirse a su alrededor. Las gentes de Uruk se atropellaban para contemplarla y se inclinaban ante ella. Era un hacha de doble filo, que yo puse a tus pies.

Me tendí sobre ella y como a una esposa la amé, y tú me la diste para que me acompañase.

La madre de Gilgamesh, Ninsun que todo lo sabe, le respondió:

- Era un hombre el hacha que viste en el sueño. Era un hombre el hacha que amaste como si fuera una esposa. Un hombre que vendrá en tu ayuda, un hombre poderoso como un campeón de Amu. El será el amigo que te doy.

Así habló Ninsun a su hijo Gilgamesh, que vio resuelto el enigma que había en este sueño".

Catálogo

La muestra se acompaña de un magnífico catálogo de 144 páginas donde además de las obras se reproducen los textos de "La epopeya de Gilgamesh".

-----

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337