Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Lecturas >>  Amo a ti- Luce Irigaray
 
Amo a ti- Luce Irigaray
 

"Yo no soy tú, hombre, yo no soy todo y, en este sentido, yo no represento una unidad del género humano. El género humano está compuesto de dos géneros y ninguno puede ser el modelo del otro"

Luce Irigaray

Amo a ti

Bosquejo de una felicidad en la historia

Ediciones de la Flor

 

(Buenos Aires) Roxana Valdés

Amo a ti supone una filosofía que tiene en cuenta dos sujetos y en la que naturaleza y cultura, mujer y hombre, privado y público, sensibilidad e inteligencia, práctica y teoría, cotidianeidad y trascendencia no son valores opuestos ni jerarquizados sino que se intercambian dialécticamente. Del mismo modo, la escritura de Luce Irigaray, en la tradición de Bataille y Bachelard funde lo filosófico y lo poético.

Irigaray, doctora en filosofía y lingüística es licenciada en letras modernas y psicología, tiene un diploma en psicopatología y formación de psicoanalista. Es profesora en el Colegio Internacional de Filosofía de París y docente asociada en las Universidades de Toronto y Bolonia. Sus escritos han sido traducidos a una docena de lenguas incluido el castellano. Ha trabajado con mujeres de diferentes países y diferentes culturas, pero también intervino y organizó coloquios, equipos de investigación y debates mixtos. Entre sus libros publicados están: Speculum, De l´autre femme, Ce sexe qui nén est pas un, Et lúne ne bouge pas sans l´autre, Amante marine, Passions élémentaries, Lóublie de láir, Ethique de la différence sexuelle, Parler n´est jamais neutre, Sexes et parentés, Les temps de la différence, Je, tu, nous y Sexex et genres á travers les langues.

Luce Irigaray habla del negativo en la diferencia sexual, "es aceptación de los límites de mi género y reconocimiento de la irreductibilidad del otro. Es infranqueable pero da un acceso positivo, ni instintivo ni pulsional, al otro.", dice.

"...Esta concepción del negativo sustenta el recorrido de este trabajo sobre el reconocimiento y el amor entre mujeres(es) y hombre(s), en las relaciones duales o comunitarias. Ella permite una cultura de la dimensión sexuada, abandonada aquí a un empirismo sin civilidad ni ética. Los mandamientos divinos, el código de matrimonio, una jerarquía del poder social ligada al predominio de la autoridad familiar que revoca la cultura individual de la subjetividad sexuada y somete a las personas a imperativos, acaso necesarios en la incultura sexual, pero no obstante impuestos con una arbitrariedad relativa, una injusta distribución de la dignidad y del trabajo entre los géneros, una pérdida de la identidad en leyes y mecanismos culturales abstraídos de la realidad natural y genérica...".

El pensamiento de la filósofa se centra también en el devenir humano y en la Historia:

"... Este desarrollo de lo humano se realiza a partir de lo que existen realmente: mujeres y hombres, y sin fabricación suplementaria que corra el riesgo de alienar y aniquilar lo que se trata de cultivar. Sin producción de lujo inútil, pues, ya sea académico o cultural. La proliferación de bienes y conocimientos nos sepulta progresivamente con objetos o realidades secundarias, entre las cuales nos volvemos incapaces de distinguir lo más útil de lo más alienante.

       Volver a nosotros como vivientes engendrados, y no fabricados, parece una necesidad vital y ética primordial. Si aún queremos vivir y gobernar nuestras creaciones, parece urgente velar porque esto ocurra...".

Irigaray también transita por la caída de los imperios marxistas y la prioridad concedida a los bienes materiales y a la violencia utilizada como arma de poder: "...la consideración insuficiente del derecho de las personas y en particular de la diferencia de derechos necesarios a las mujeres y los hombres que componen las comunidades sociales resultan lugares de injusticia y de alienación aún irresueltos en los regímenes marxistas y democráticos..." dice.

Antes de regresar a la simple autoridad de una religión o a la sumisión ciega al reino del dinero, también es necesario pensar en construir nuestra felicidad, dice Irigaray.

Decir que ésta acompañará la posesión de bienes o que pertenece al más allá, no siendo esta tierra más que un lugar de exilio, representa dos promesas ilusorias, sostiene la filósofa.

Irigaray apunta a la realización de la felicidad en y entre nosotros como primer deber cultural. Esta tarea no es fácil de realizar, dice la filósofa, e incesantemente es eludida, suplantada por actividades secundarias y, en el fondo, inútiles. Ser feliz implica liberar la subjetividad humana de la ignorancia, de la opresión y la incultura que pesan sobre esta dimensión esencial de su existencia: la diferencia sexual.

La contribución del pensamiento de Luce Irigaray a las teorías del feminismo es insoslayable y la lectura de este libro necesaria en la actualidad.

(c) Roxana Valdés

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337