Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Ensayos - Crónicas >>  Mariátegui y su proyección en la obra de Arguedas - Segunda parte
 
Mariátegui y su proyección en la obra de Arguedas - Segunda parte
 

por Hugo Matías Zeoli

(continuación del ensayo: Mariátegui y su proyección en la obra de Arguedas)

 

Segunda parte

 

...nomás va a al extranguero.Por la plata mata: hace llorar a los viejitos de todos los pueblos; se emperra; mira como demonio; ensucia sus ojos con la vida rabia; llora también por la plata nomás.¡Dónde, dónde estará el alma de los principales? (25).

La respuesta a la opción escrita por Mariátegui era ineludible y Arguedas la contestó resolviéndola con la reivindicación del indio:

En un espacio mítico se enfrentan, el blanco, misti, y el indio.Uno posee el mito y el otro un odio arrebatador; lo distingue su existencia callada y una aptitud: el disimulo.

Los mistis, dice Arguedas no reconocen el espacio en donde rige su ley porque son incapaces de tener por la tierra el sentimiento del indígena."Todos son extranjeros, ajenos a ese mundo mágico que atraviesan" (26).

Esa diferencia cultural se puede explicar por la falta de una realización material; el escenario andino es extraño para la clase terrateniente, lo confirma la tesis de Mariátegui acerca de su incapacidad para dirigir un proceso económico. Esta postura se puede relacionar en la ficción del narrador analizado:"El terrateniente, los propietarios carecen del sentido que emana del contexto, no conocen las fuerzas de purificación y transparencia del mundo creado por el indio, este ámbito es atravesado por el hacendado pero lo ignora y no le presta atención.

En su obra cumbre Todas las sangres, Arguedas lo explica a través de su narración:"Al atardecer el Tayta Inti dora el cielo, dora la tierra pero ellos estornudan, espuelan a los caballos en los caminos, o toman café, toman pisco caliente".

Los grillos y los sapos hablaba; su voz se levantaba como agua sonora llegaba a los astros, hacia vibrar la médula de las piedras más puras…, pero don Bruno no los oía…

El canto de los grillos producía transparencia en todas las cosas, pero Matilde no los oía".

Mariátegui ha estudiado la estructura de la economía peruana y en sus conclusiones considera el grado de subordinación que ésta tiene respecto a los capitales provenientes de Londres y Nueva York (27), también precisó que los agentes latifundistas aspiran a convertirse en simples intermediadores, tal es el grado de subordinación que la economía tiene respecto a los centros de poder.

En el capítulo denominado Colonialismo de nuestra agricultura costeña dice que:"El grado de desarrollo alcanzado por la industrialización de la agricultura bajo un régimen y una técnica capitalistas, en los valles de la costa, tiene su principal factor en el interesamiento del capital británico y norteamericano en la producción peruana de azúcar y algodón" (28).

En la novela titulada El zorro de arriba y el zorro de abajo, Arguedas ha incorporado en su narrativa a un importante sector de la población peruana, que delimitada en un espacio contiguo al habitante de la sierra, se halla incorporada al sector de la producción pesquera. Este habitante llamado el costeño se integra con los mismos serranos llegados desde la sierra, el zambo y el criollo costeño, entre otros.

Marx, en la Ideología alemana dedica varias palabras a la producción de bienes económicos y culturales que los hombres saben construir durante su vida y también analiza que al producir sus medios de vida "El hombre produce indirectamente su propia vida material" (29).

El texto citado coloca en discusión el rol participativo del hombre y da importancia a la elaboración de los medios de subsistencia en relación con los medios de la naturaleza.

La relación que los hombres establecen con respecto a la modificación de la naturaleza que los rodea.

El desarrollo de las fuerzas productivas tiene relación con las contradicciones que se generan en el seno de la sociedad y esto tiene que ver con las disputas que se generan alrededor de la propiedad y

Quienes la usufructúan en detrimento de otros.

De acuerdo con las reflexiones que Marx ha dado a conocer en la Ideología alemana, la forma de la propiedad tribal es la que fundamentalmente sufre un colapso histórico crítico. En las terribles situaciones de invasión y exterminio que padece el hombre peruano a manos del conquistador; apropiación de la propiedad de la tribu, la que daba grano y ganado al Inka, subsistencia del Tawantisuyu, imperio con formas de la propiedad diferente a la de la Europa medieval representada por España, diferente a la liberal expansionista que estaba caracterizada por la empresa que describe en Todas las sangres y El zorro de arriba y el de abajo, ambas escritas por Arguedas, en las cuales se puede verificar que el texto teórico de Mariátegui construye un excelente sedimento ideológico.

La propiedad era comunitaria en el viejo Perú y el espíritu del comunero era compartido pero el empresario local, usurero y vendepatria lo ignora porque se ha incorporado a la empresa colonizadora.

El esquema productivo peruano es distorsionado y quebrado y en la obra El zorro de arriba y el de abajo, las relaciones sociales están regidas por la condición de explotador de los grandes propietarios de las empresas que factorean el pescado en el puerto de Chimbote.

Esta forma de economía en torno a la industria del pescado demuestra como la explotación de los recursos marítimos en manos de los empresarios determinan a la sociedad peruana fue formada por cholos, mestizos y negros que trabajaban en las peores condiciones y vivían sumidos en las contradicciones que genera estar empleado en la industria del pescado, forma de explotación moderna, pero igual o mas servil que la economía serrana signada por un feudalismo anacrónico.

Los conflictos estudiados por Mariátegui aparecen ficcionalizados en esta obra.

Ya no estamos en la sierra, no está el gamonal, los atropellos cometidos en la gran extensión del latifundio, las violaciones relatadas en Yawar fiesta, o el asesinato en la mina relatado en Todas las sangres donde el personaje del capataz indio ya se construye como una doble figura de revolucionario y traidor; en "los zorros",el escenario en el cual aparecían los conflictos era la sierra y los protagonistas, los campesinos, en la obra citada, el puerto de Chimbote es el espacio de enfrentamiento y los individuos que se ven en condiciones misérrimas de explotación económica son los asalariados de la industria pesquera.

Marx ha dicho, en relación a estos conflictos de los trabajadores y el empresariado, que la gran industria y la competencia funden y unifican todas las condiciones de existencia, condicionalidades y unilateralidades de los individuos bajo las dos formas más simples:la propiedad privada y el trabajo(30).

Marx piensa que los individuos quedan absorbidos por la división del trabajo y reducidos con ello a la dependencia de los unos respecto a los otros, en este sentido se puede citar a la obra del escritor peruano, quien remata la narrativa con una alusión precisa a las contradicciones del capitalismo. Arguedas se refiere a los intermediarios y extranjeros que generan el odio aquél se refleja en los dichos de un personaje suyo:"Los extranjeros son como los fascinerosos engañadores de muchachas.Le ofrecen de todo y después que le han apropiado, palo y escupe. Pero, ahora, las criaturas de las muchachas ya están como para retrucar el palo.¡Qué se vayan los extranjeros! (31).

La degradante y paulatina tarea de la conquista se continúa en la temática de Los zorros. El patrón de la sierra es reemplazado por el intermediario, pero aquél se ha hecho invisible, no se ve, es un capital extranjero, asistido por norteamericanos, es un capital extranjero, asistido por norteamericanos y cuerpos de paz. En la economía que implica esta industria incipiente, todo había de regirse por las leyes de la explotación. El éxodo del serrano, el indio que baja de la altura y huye de la hacienda y cae en las garras de la fábrica, así se representa:¿Saben que en las fábricas están reduciendo su personal a una quinta parte?

¿Qué a la industria no le conviene seguir teniendo obreros fijos con derechos sociales y que pronto eliminarán a todos y no quedarán sino eventuales bajo el sistema de contratistas generales?.

Todo esto se puede relacionar con una cita, oportuna, de Pavletich, quien ha dicho:"El modo de producción de los medios de subsistencia materiales condiciona el proceso de la vida social, política y espiritual" (32).

Para concluir con este ensayo, es conveniente citar a Mariátegui cuando opinó sobre la necesidad del mito, aquél que la burguesía no poseía y vivía sólo en los relatos que permanentemente conservaban los hombres y mujeres de la sierra.

De esta manera, la obra de Arguedas está rodeada del mito como poderes de la naturaleza que rodean y protegen al indio; un cerro podía ser invocado porque la fuerza que emana de él tiene sustancia espiritual y religiosa para el habitante de la sierra peruana (33).

El autor de Los ríos profundos, al edificar un universo poblado por la realidad mítica coincide con Mariátegui y agrega que para que se realice la revolución se debe ver en el indio y en el serrano a los únicos que encarnan el mito de la libertad (34).

(c) Hugo Matías Zeoli

BIBLIOGRAFIA

1. Arguedas, José María, Agua, Edit. Horizonte, Lima, Perú, 1981, pág.85.

"No por gusto, como diría la gente llamada común, se formaron aquí Pachacamac y Pachacútec, Huamán Poma, Cieza y el Inca Garcilazo, Tupac Amaru y Vallejo, Mariátegui y Eguren".

2. Ibídem, 85.

3. Mariátegui, José Carlos, Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana, Edit.Quinto sol, Bs. As. 2003, pág.21.

4. Ibídem, 37.

5. Arguedas, José María, en No soy un aculturado, editado por Instituto cubano del libro, publicado por ediciones Casa de las Américas, Habana, Cuba, 1976, pág.431.

6. Rama, Ángel, en prólogo a Señores e indios, edit. Calicanto, Bs.As, 1976, pág.21. "Esto permite medir la lucha y el tiempo, la soledad en que se formula su proposición: por más animada de espíritu proselitista que se nos aparezca no deja de estar dirigida a uno solo de los hemisferios, el de la dominación".

7. Cornejo Polaantonio, en el sentido de la narrativa de Arguedas, edit por Inst.cubano del libro, Habana, Cuba, publicado por Casa de las Américas, 1976, pág.57.

8. Ibídem, 56:"Se gesta una nueva conciencia de la vida peruana, con la intervención de un grupo de intelectuales que representan, de acuerdo con el mismo autor, "La inserción del materialismo en el repertorio doctrinario del pensamiento nacional".

9. Mariátegui, José Carlos, Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana, pág. 22:"Bajo una aristocracia indígena, los nativos componían una nación de diez millones de hombres con un estado eficiente y orgánico cuya acción arriba a todos los ámbitos de su soberanía; bajo una aristocracia extranjera los nativos se redujeron a una dispersa y anárquica masa de un millón de hombres, caídos en la servidumbre y el "felahismo"".

10. Ibídem, 22

"El colonizador español carecía radicalmente de esta actitud. Tenía una idea, un poco fantástica, del valor económico de los tesoros de la naturaleza, pero no tenía casi idea alguna del valor económico del hombre".

11. Semionov y Shulgovski, A, El papel de José Carlos Mariátegui en la formación de los partidos comunista del Perú, en Mariátegui y los orígenes del marxismo latinoamericano, pág. 182.

12. Ibídem, 183.

13. Ibídem, 184."En cuanto a la estimativa de Mariátegui del papel de las comunas en la transformación revolucionaria del Perú, el planteamiento de que las comunas indias y diversas formas colectivas de trabajo existentes podían facilitar el tránsito del Perú y otros países latinoamericanos semejantes, al socialismo no tenía nada de común con el populismo".

14. Escajadillo, Tomás, en Las señales de un tránsito a la universalidad, edit. Casa de las Américas, pág.87.

"pero el personaje de Yawar Fiesta ya no es un gamonal; el protagonista de esta novela (tan mal leída por lo general es colectivo: las comunidades indígenas de Puquio".

15. Arguedas, J. María, Yawar Fiesta, edit. Universitaria, Santiago de Chile, 1973, pág. 94.

16. Ibídem, pág. 100.

17. Mariátegui, Juan Carlos, pág. 35.

18. Escajadillo, Tomás, op.cit., 77.

19. Arguedas, José María, Warma Kukay, en Agua, edit. Horizonte, Lima, Perú, 1981, pág. 45.

20. Arguedas, José María, Agua, en edit. Horizonte, Lima, Perú, 1981, pág. 37.

21. Mariátegui, José Carlos, Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana, Bs, As, pág. 49.

"Los Estados Unidos son la obra del "pionnier", el puritano y el judío, espíritus poseídos de una poderosa voluntad de potencia y orientados además hacia fines utilitarios y prácticos. En el Perú se estableció, en cambio, una raza que en su propio suelo no pudo ser más que una raza indolente y soñadora, pésimamente dotada para las empresas del industrialismo y del capitalismo.

Los descendientes de esta raza, por otra parte, más que sus virtudes, heredaron sus defectos".

22. Ibídem, op.cit., 100.

23. Yurkievich, Saúl, Realidad y tensión lírica, en Los ríos profundos, Casa de las Américas, La Habana, Cuba, 1976, pág. 238.

"Este autor, Yurkievich, cita un prólogo a la edición de Agua y Yawar fiesta, escrito por Arguedas:"Las clases sociales tienen un fundamento andino; cuando ellas luchan y lo hacen bárbaramente,m la lucha no es sólo impulsada por el interés económico; otras fuerzas espirituales profundas y violentas enardecen a los bandos; los agitan con implacables fuerza, con incesante e ineludible exigencia"

24 .Ibídem, 237.

25. Ibídem, 238.

26. Rouillon, José Luís, en La otra dimensión: El espacio mítico, edit. Casa de las Américas, La Habana, Cuba, 1976, pág. 159.

27. Mariátegui, José Carlos, 7 ensayos de la realidad peruana, pág.43.

28. Ibídem, 42.

29. Marx, Karl, Y Engels, Federico, La ideología alemana, ediciones Pueblos Unidos, Bs. As., 1975, pág.19.

30. Ibídem, 77.

31. Puccini, Dario, José Maria Arguedas, edit. Casa de las Américas, Habana, Cuba, 1976, pág. 334.

32. Pavletich, Esteban, 7 ensayos en busca de una realización, en Mariátegui y los orígenes del marxismo latinoamericano, Siglo XXI, México, 1989, pág. 270.

33. Melis, Antonio, en Mariátegui el primer marxista de América, en Mariátegui y los orígenes del marxismo latinoamericano, Siglo XXI, Bs.As., 1980, pág.221.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337