Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Ensayos - Crónicas
Fotografía
Cuentos, poemas, relatos
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Sociedad >>  Deseo por la paz
 
Deseo por la paz
 

En el verano de 2006, un grupo de escritores echamos en una botella en el océano Pacífico deseos y poemas
Entre ellos, iba una petición para que cesen las guerras...
"Que cesen de inmediato todas las guerras"

Que cesen de inmediato todas las guerras y los científicos trabajen para detener y paliar el hambre y las enfermedades en todo el mundo!

Que los pueblos del primer mundo recuerden que los del tercer mundo están poblados por seres humanos y no por números

Que ningún niño o persona adulta muera de hambre o de frío!

Y como decía el poeta Almafuerte:

Van estos dos sonetos medicinales:



¡Avanti! Para Don Félix J. Tettamanti



Si te postran diez veces te levantas Otras diez, otras cien, otras quinientas... No han de ser tus caídas tan violentas Ni tampoco, por ley, han de ser tantas. Con el hambre genial con que las plantas Asimilan el humus avarientas, Deglutiendo el rencor de las afrentas Se formaron los santos y las santas. Obsesión casi asnal, para ser fuerte, Nada más necesita la criatura, Y en cualquier infeliz se me figura Que se rompen las garras de la suerte... ¡Todos los incurables tienen cura Cinco segundos antes de la muerte!



¡Piú avanti! No te des por vencido, ni aun vencido, No te sientas esclavo, ni aun esclavo; Trémulo de pavor, piénsate bravo, Y arremete feroz, ya mal herido. Ten el tesón del clavo enmohecido, Que ya viejo y ruin vuelve a ser clavo; No la cobarde intrepidez del pavo Que amaina su plumaje al primer ruido. Procede como Dios que nunca llora, O como Lucifer, que nunca reza, O como el robledal, cuya grandeza Necesita del agua y no la implora... ¡Que muerda y vocifere vengadora, Ya rodando en el polvo tu cabeza! I

------

 

(c) Araceli Otamendi

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337