Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Lecturas >>  Literatura, cultura, enfermedad
 
Literatura, cultura, enfermedad
 

Literatura, cultura, enfermedad
Varios autores
Wolfang Bongers y Tanja Olbrich, compiladores
Editorial Paidós
272 páginas

(Buenos Aires) Hernán Díaz

El filósofo francés Michel Foucault señaló en sus libros de los años ´60 y´70 del siglo XX, la fuerza normativa del discurso médico-clínico y sus consecuencias para la organización de la vida social entre los siglos XVIII y XIX. Por otra parte, a continuación de los trabajos de Canguilhem, Cooper, Laing y Bateson, entre otros, el discurso científico sobre las enfermedades y sus configuraciones históricas, socioculturales y políticas se ha diferenciado bastante. Desde la publicación del ensayo de Sontag en 1974 - por otra parte, la relación entre literatura y enfermedad se ha convertido en un tema importante de la crítica literaria. No obstante la crítica de las representaciones metafóricas de la enfermedad que ella emprende es cuestionable por el concepto de metáfora poco reflexionado que aplica, y por la hostilidad - seguramente involuntaria en el caso de Sontag - hacia la literatura. Thomas Anz habla en su libro sobre la literatura y la enfermedad, publicado a fines de los años ochenta, de la patología como un "acontecimiento condicionado por múltiples factores". Sus análisis demuestran un acercamiento dialéctico hacia la distinción sano/enfermo. En los discursos literarios que analiza Anz, las enfermedades aparecen siempre como sanciones por no respetar las normas vigentes. Desde este punto de vista, el discurso médico-científico reemplaza a partir del siglo XVIII la estructura religiosa de la vida, y con ello los castigos y advertencias divinos. A partir de la época de la ilustración, ya no es Dios, sino el propio hombre el que tiene en las manos su destino. De ahí, autores como el filósofo Kant en su Versuch über die Krankheiten des Kopfes (1764) y el médico Hufeland en su Makrobiotik, oder die Kunst, das menschliche Leben zu verlägern (1797) encuentren en la amoralidad y la digresión las causas de los estados patológicos. La campaña de salud de la época de la ilustración efectivamente se transforma en una campaña educativa de la sociedad.

Según Hanz se genera a partir de 1830, un fuerte desprecio entre los psiquiatras alemanes, hacia las observaciones literarias de la enfermedad.

Estas devaluaciones discursivas se prolongan y endurecen en la obra Entartung (1892/93), de Max Nordau, que sirvió de guía ideológica para la campaña difamatoria del "Arte degenerado" que llevó a cabo el nacionalsocialismo.

Pero también Georg Lukács repite la defensa de un "clasicismo sano", motivada por causas biologísticas e ideológicas, para fustigar la literatura y el arte del romanticismo, del fin de siécle, del expresionismo y otras vanguardias, y tildarlas de psicopatologías.

En respuesta a Lukács, Adorno precisa su reivindicación de un procedimiento dialéctico para acercarse a un fenómeno contextual y culturalmente ambiguo y problemático, como la enfermedad:

Por supuesto, Lukács ha intentado escamotear la contradicción entre la teoría marxista y el marxismo oficial, retraduciendo en conceptos sociales los de arte sano y enfermo (...) La debilidad de este intento es evidente: si se trata de relaciones históricas, habría que evitar sin más, palabra como "sano" y "enfermo".

(...) Además, la dicotomía entre sano y enfermo es tan poco dialéctica como aquella entre burguesía ascendente y declinante, que deriva sus mismas normas de una conciencia burguesa que no se acompasaba con la propia evolución.

En la modernidad -el Lenz (1838) de Büchner marca el cambio de paradigma en la literatura de habla alemana - se produce, de todos modos, una revaloración y una inversión de las normas: la moral ilustrada y clásica con sus aspectos disciplinarios para educar a la sociedad es reemplazada por una estética antimoral de la liberación. Büchner critica las ideas y normas sociales propagadas por el discurso médico, que, a fin de cuentas, son las causas de la enfermedad de Lenz. El texto se refleja posteriormente en obras como la Genealogía de la moral de Nietzche y la Dialéctica del iluminismo de Horkheimer y Adorno.

Ensayos de Thomas Anz, Kathya Araujo, Diego Armus, Jochen Hörisch, Christa Karpenstein-EBbach, Daniel Link, Ulfried Reichardt, Sylvia Saítta, Wolfang Schäffner, compilados por Wolfagang Bongers y Tanja Olbrich, componen este libro que aporta diferentes miradas sobre las enfermedades a partir de la literatura y el arte.

(c) Hernán Díaz

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337