Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas >>  Presentan novela policial
 
Presentan novela policial
 

La novela editada por la editorial Roca narra la historia de un policía de la época de la transición española. Los autores son Andreu Martín y Carles Quílez
Será presentada en el Col-legi d´ Advocats, ciudad de Barcelona.
jueves 15 de junio a las 19,30

Se publica aquí una entrevista a "cuatro manos y dos voces"

(Barcelona)

Entrevista a cuatro manos y dos voces

 

«Cuando nos planteamos esta historia criminal basada en personajes y situaciones reales, nos conjuramos con el objetivo de no ser jueces de nada ni de nadie».

Sospecho que la lectura de este libro, trufado de hechos históricos, nombres y acontecimientos reales, despertará recuerdos dolorosos en los lectores de cierta edad. Sin embargo, los más jóvenes podrán leerlo de otra manera...

Martín.- Una vez que el autor suelta su obra, los libros pertenecen al lector. Será sumamente interesante ver qué lectura hacen los jóvenes de este relato que retrata con toda fidelidad a la policía de la transición.

Quílez.- Por su voluntad de ser la fotografía de una época, está cargada de referentes a los que gente de una determinada edad se puede acoger. Pero la persona de 18 años tendrá un referente de quiénes somos, a dónde vamos y de dónde venimos. Tenemos una policía democrática, y aquí, en Catalunya, una policía nueva, pero las rutinas productivas y los convencionalismos policiales son herederos de los que había ayer, y ayer había estos, entre otros. Yo dije en una ocasión que la novela negra es un género periodístico; me criticaron mucho, pero Piel de policía, como Asalto a la Virreina, nuestra primera novela, son atalayas que nos han permitido jugar a ser periodistas y revelar cuestiones, además de sentimientos, de emociones.

¿En algún momento pensaron en omitir alguno de los nombres auténticos, o de esos otros tras los cuales adivinamos a personas de carne y hueso?

Martín.- Sin duda hemos omitido y cambiado nombres porque muchos de los implicados en los hechos históricos que han inspirado la novela están todavía vivos y son tan peligrosos ahora como entonces.

Quílez.- Buena parte de los protagonistas están cambiados, pero ellos se reconocerán. Con el Castán de verdad, con el poli malo, nos hemos entrevistado y le hemos pedido permiso para publicar su historia. Pero el apellido del personaje está muy alejado del real, tampoco se trataba de echar sal a la herida.

En el texto preliminar dicen: «nos conjuramos en el objetivo de no ser jueces de nada ni de nadie». Y es cierto que sobre el libro flota una suerte de imparcialidad que me atrevo a calificar de dolorida...

Martín.- En la sociedad de hoy todavía quedan resonancias de las heridas que recibimos durante la transición. Pero en el libro creemos que queda claro quiénes eran los que actuaban correctamente, garantizando un futuro democrático, y quiénes delinquían, anclados en el reciente pasado de dictadura franquista.

Quílez.- Aquí no decimos que los métodos policiales que se utilizaron en la época eran inapropiados, serán repugnantes pero no decimos que sean los inapropiados: juzgue usted mismo. Esto es lo que había y el poder político miró para otro lado. Y para hacer esta foto, hemos tenido que hablar con quien así se comportó.

Mucho «ex» (ex policías, ex guardias civiles) en los agradecimientos. ¿Alguno de ellos les inspiró el personaje protagonista? ¿Cuántos Manuel Lacruz hubo en las fuerzas de seguridad del Estado?

Martín.- Hubo muchos, afortunadamente, y fundamentan la policía democrática española, que hoy se puede comparar a las mejores del mundo.

Quílez.- Andreu y yo tenemos un amigo que ahora es comisario que responde un poco al perfil este de quien le ha tocado vivir una época que no le gusta, de quien no se siente a gusto en su piel de policía. Sería injusto decir que se basa en un policía de verdad pero muchas de las actitudes de Lacruz corresponden a un comisario actual que es un magnífico policía.

La novela establece algunos paralelismos que me gustaría comentar. Uno, personal, entre Manolo, el policía charnego que se avergüenza de su profesión y estudia en la Universidad, y Nuria, su vecina la típica burguesa catalana... Una pareja muy literaria.

Martín.- No tan literaria. Fue un hecho. El primer policía que se avino a hablarme de su vida privada, afirmaba que él no podía reconocer su profesión de policía, si quería ligar. Y eran muchos los que estudiaban derecho en sus horas libres. No es tan extraño que conocieran a jóvenes estudiantes de la clase alta de Barcelona y que así se mezclaran las sordideces de la profesión policial y la sofisticación de la burguesía.

Quílez.- Responde a una realidad social. Una ciudad como Barcelona, mezcla de tantas cosas, en la que existe un sector de cierta pseudoburguesía, la gauche divine, gente izquierdosa pero asentada, una familia antifascista, catalana, pero que tenía dinero para mandar a la niña a la facultad. Y luego está la realidad del tío que viene aquí destinado. Hay una contradicción.

Otro, entre el poli con conciencia y los que siguen pensando que la «justicia» es cosa suya...

Martín.- Es el choque entre el idealismo de quien apuesta por el futuro y el desencanto y el desánimo que muchas veces cunde entre los defensores de la ley.

Choca (aunque no me sorprende) el papel meramente instrumental, catalizador, de las mujeres de la novela: Nuria, la Quisca, Luisa... ¿Tiene que ver con la época o con el hecho innegable de que los autores son varones?

Martín.- Para bien o para mal, el mundo de la delincuencia y de la policía es todavía un mundo de hombres.

Quílez.- Pero fíjate en Nuria. Es una chica de familia bien a la que violan, que estudia derecho en un momento en el que estudiar derecho no es como ahora, que llega a ser juez en una sociedad de hombres... Hay un cúmulo de paradojas muy estudiadas. Llega al colmo del poder porque llega a prevaricar, utiliza su poder contra la legalidad que debe salvaguardar. Utiliza los métodos de la gente contra la que ha luchado, el facha que es un corrupto... ¡pero se lo perdonamos! Porque entendemos, y ahí está la moraleja de la novela, que en la guerra todo vale y contra ese tipo de gentuza, utilizar sus herramientas, a lo mejor...

Sea como fuere, al llegar a la última frase no pude evitar un ufff que alivió apenas la sensación de opresión. Ésta es nuestra historia, muy reciente además, y ¡qué mal se puede llegar a hacer las cosas!

Martín.- Contemos historias como éstas para que la historia no se repita. La literatura, con mucha frecuencia, es un exorcismo.

Quílez.- Y de qué manera frívola se pueden justificar actitudes brutales. Deja un regusto amargo porque hemos querido que fuera así, la fotografía es amarga. Pero si miras de dónde venimos y dónde estamos.. fue el infierno por el que tuvimos que pasar para llegar a nuestro mundo mejor.

Pregunta inevitable, tratándose de un trabajo a cuatro manos en el que además son reincidentes. ¿Cómo lo hacen?

Quílez.- Hemos seguido el librillo de Asalto a la Virreina que es el mismo que utiliza Andreu para escribir con Jaume Ribera. En las tres fases de la novela, la inventio, la compositio y la locutio, en la primera soy yo el mayor aportador de información; luego, tras decidir cómo lo escribimos, echamos una moneda al aire a ver quién empieza: si me toca, escribo yo, lo paso, Andreu lo corrige, me lo devuelve, lo corrijo, se lo devuelvo... Y si bien es cierto que yo pongo más en la parte inicial, en la intermedia es Andreu el que más aporta.

Martín.- Si hablásemos de un guión de cine o televisión, no nos extrañaría la participación de más de un autor. Es la apuesta por la historia a contar, por la trama, por una estructura sólida que cuente algo interesante. El estilo es algo que viene después, en una serie de escrituras y reescrituras, para adaptarse al relato. El estilo no debe ser nunca una imposición del autor a lo que cuenta sino un punto de vista y un tono de voz adecuados a aquello que quiere transmitir.

***

Andreu Martín

Carles Quílez

 

Nació en Barcelona en 1949.

Ha recibido el Premio Nacional de Literatura Juvenil por No pidas sardina fuera de temporada; el Deutsche Krimi Preis International (premio a la mejor novela policíaca publicada en Alemania durante 1992) por Si es no es; el Premio La Sonrisa Vertical 2001 por Espera, ponte así; el Premio Hammett concedido por la Asociación Internacional de Escritores Policíacos por Barcelona Connection (1989), El hombre de la navaja (1993) y Bellíssimes persones (2001), que también recibió el Premio Ateneo de Sevilla 2000, y, por Con los muertos no se juega (novela escrita en colaboración con Jaume Ribera), le concedieron el Premio Columna 2003. Ese mismo año le otorgaron el III Memorial Jaume Fuster, que distingue un autor de género por su trayectoria y el conjunto de su obra.

Nació en Barcelona en 1966.

Se licenció en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona y tiene un máster en periodismo jurídico de la Universidad Autónoma de Madrid.

En la actualidad trabaja como jefe de la sección de Tribunales y Policía de la cadena SER en Barcelona.

Cuenta en su haber con la novela Atracadores (Editorial Cossetania, 2002), y ha sido finalista del Premio Rodolfo Walsh con Psicópata, editada por Alhena Media.

Juntos publicaron, en 2004, Asalto a la Virreina (Grijalbo).

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337