Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Ensayos - Crónicas >>  Dos caminos para una mujer invisible por Luis Buero
 
Dos caminos para una mujer invisible por Luis Buero
 

Hermana terráquea, si tu pareja nunca te mira, desayuna detrás del periódico y cena con el control remoto en la mano, y cuando le hablás te contesta de mal modo con oraciones de dos palabras como Tarzán, alpiste perdiste, te has convertido en la mujer invisible, y él pasó a ser uno de esos tipos que no abandonan a la esposa con tal de no tener que darle el beso de despedida...

Hermana terráquea, si tu pareja nunca te mira, desayuna detrás del periódico y cena con el control remoto en la mano,  y cuando le hablás te contesta de mal modo con oraciones de dos palabras como Tarzán, alpiste perdiste, te has convertido en la mujer invisible, y él pasó a ser uno de esos tipos que no abandonan a la esposa con tal  de no tener que darle el beso de despedida.

Ahora bien, ante una Eva que se precie, malherida en su narcisismo, se abren dos caminos. El primero sirve si quiere  volverse comestible ante los ojos de tu congelado Adán, y para eso hay varias opciones que pueden enumerarse de mayor a menor según su costo de realización. Veamos:

1)        Hacerse un transplante de cara (como Isabelle Dinoire en Paris). El problema es que debería ser el rostro de una finada, y no cualquiera, ya que para despertar la atención de tu bello durmiente necesitas algo bien fuerte,  por lo tanto tienes que esperar que alguna modelo internacional famosa contrate al ex chofer de Lady Di para escapar de los periodistas y ...todo lo demás son trámites.

2)        Algo menos eventual puede ser intentar un operativo de reciclaje local rápido: por ejemplo, un combo que comprenda “lolas” más grandes, estiramiento de pómulos, inyección de colágeno en los labios, y cirugía de nariz para dejarla pequeña y respingadita.  En nuestro país hay médicos excelentes que en unas horas pueden transformar La Gioconda en Amira Yoma.

3)        Para quienes le temen al cuchillo existen los tratamientos faciales y corporales, el drenaje linfático, los masajes con piedras calientes, el peeling, la dermopigmentación, la permanente de pestañas, la terapia del arco iris y la tintura para el cabello.  Eso sí, vas a tener que renovar la cédula porque ni tus hijos te van a reconocer cuando vuelvas.

4)        Otro detalle importante es renovar el carácter: la mujer deseable (acorde a las fantasías sexuales masculinas) es como Luciana Salazar en las fotografías, está siempre insinuante, dispuesta, maquillada, con poca ropa, y sobre todo, callada.

Ahora bien, también existe la posibilidad de intentar otro camino. Esto ocurre cuando una mujer se da cuenta que ella misma sostiene con la mano el hilo que la ata.  En ese caso las variantes a seguir pueden ser distintas.  Veamos:

1)     Dar un shot  en el trasero al marido embalsamado y que el botox se lo agarre él comiendo canelones en lata cuando nadie le prepare ni un té con limón.

2)     Una vez libre del cadáver insepulto, la cosa pinta para que Julieta cumpla sus asignaturas pendientes, todo lo que dejó de hacer por esa media naranja que se transformó en perejil. Esto le devolverá la sonrisa perpetua y una luz al rostro que encandilará a todos, y sin dudas, pronto se le acercará el Romeo que la atienda como corresponde.

Así es, mujer invisible, los caminos son dos, ya que como afirma una famosa frase, envejecer es inevitable, pero crecer es opcional. ¿Vos cuál elegirías?

(c) Luis Buero

luisbuero@tutopia.com


 datos en el sitio www.luisbuero.com.ar

 

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337