Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Lecturas >>  Sortilegios de la seducción-Lecturas críticas de Shakespeare -André Green
 
Sortilegios de la seducción-Lecturas críticas de Shakespeare -André Green
 

Sortilegios de la seducción
Lecturas críticas de Shakespeare
André Green
Editorial Paidós
144 páginas
No hay individuo formado en Occidente que no sepa algo de Romeo y Julieta, Shylok, Hamlet, Otelo, Ofelia o Desdémona o que no haya oído resonar en su interior, originales o transformados, los razonamientos de Porcia en el tribunal del Dux...

(Buenos Aires) Araceli Otamendi

André Green, psicoanalista y profesor, nos introduce en la literatura shakespeariana desde una óptica que abreva en el saber del psicoanálisis.

El autor indaga en tres obras del dramaturgo inglés: Sueños de una noche de verano, Antonio y Cleopatra, La tempestad y el soneto El fénix y la tórtola.

Para algunos escritores como Nabokov, quienes establecieron una comparación entre El Quijote de Cervantes y los dramas de Shakespeare, no hay quien supere a éste último. De este tema  ya nos hemos ocupado en la revista. Otros estudiosos, como Mc Leish -Unwin,  ofrecen una  guía de lectura para las obras de este poeta.

Escritores como Luis Gregorich nos brindan una introducción a Shakespeare, como la de "El mito y los textos" en su libro Escritores del futuro.

En este último texto, Gregorich dice: "Hay dos Shakespeare: uno mítico y uno real.El primero ha sido creado por la infinidad de comentarios y lecturas que, desde hace más de tres siglos, vienen perfilando la figura quizá más prestigiosa y venerada de la literatura mundial. El segundo, paradójicamente mucho más borroso y ambiguo, depende de unos pocos datos ciertos que se conservan...".

"... Por fin y sometidos a la crítica textual los cambios, correcciones y expurgaciones de las sucesivas ediciones, tenemos algo sólido y permanente a qué aferrarnos. Las tragedias y las comedias son el núcleo luminoso, el corazón secreto del mito y del personaje real; sin ellas, ni uno ni otro habrían podido perdurar. En esa obra extraordinaria culmina (y a la vez sobrepasa) el teatro isabelino, y cristalizan, con una inigualable fuerza artística, los conflictos de un mundo desgarrado entre un pasado jerárquico e idealizado y un presente en que el hombre concreto y carnal reivindica sus fueros. Fusión impar de lo alto y lo bajo, del mayor refinamiento intelectual y de los instintos más brutales, la obra de Shakespeare despliega una capacidad omnicomprensiva para indagar, no sólo en el alma de los hombres, sino también en sus vínculos con otros seres humanos, con el Poder, con el Estado, con la Historia...".

"... no hay individuo formado en Occidente que no sepa algo de Romeo y Julieta, Shylock, Hamlet, Otelo, Ofelia o Desdémona, o que no haya oído resonar en su interiior, originales o transformados, los razonamientos de Porcia en el tribunal del Dux o los terrores de Macbeth frente al espectro de Banquo...".

Para André Green, el motor común de las obras en las que centra su texto, requería que se les prestara atención. los sortilegios de Oberón, ayudado por Puck, llevan en Sueño de una noche de verano, hasta la más cómica inverosimilitud las vueltas de una intriga cuyo encanto y cuya belleza fueron reconocidos por todas las generaciones y que culminan con el teatro dentro del teatro. Hay sortilegios en Antonio y Cleopatra y también en La Tempestad. En el soneto El Fénix y La tórtola, el autor evoca a criaturas sobrenaturales y allí entra en escena el sortilegio supremo: el del Fénix, compendio de paradojas e imagen de la perfección.

Transcribimos un párrafo de esta última interpretación de Green sobre este poema:

Si el poeta es el fénix, lo es porque tiene el don de la inmortalidad en virtud del genio del arte. Poco importan sus desengaños humanos: ante su milagrosa magnificencia no existen. Su inmortalidad no se debe a su facultad de renacer de entre sus cenizas o, para ser más exactos, ésa es una propiedad que debe ser interpretada. El nuevo fénix que lo sucede después de su muerte es su poema, al cual se transmiten todas sus propiedades milagrosas. A cada nueva lectura del poema, a cada nuevo poema, el poeta renace de sus cenizas, a cada nueva interpretación, vuelve a cobrar vida...".

André Green es psiquiatra y psicoanalista, ha sido Presidente de la Sociedad Psicoanalítica de París, profesor de la Freud Memorial Chair de Londres y director del Instituto de Psicoanálisis. Se ha desempeñado como miembro del Comité de redacción de la Nouvelle Revue de Psychanalyse. Es Profesor Honorario de la Universidad de Buenos Aires, Colega de Lacan y de Winnicott y posee una vasta obra, entre la que se cuentan: El complejo de Edipo en la Tragedia, La concepción psicoanalítica del afecto, Narcisismo de vida, narcicismo de muerte y El complejo de castración.

(c) Araceli Otamendi

Bibliografía:

Luis Gregorich, Escritores del futuro, Grupo Editor Latinoamericano

McLeish-Urwin, Shakespeare una guía, Adriana Hidalgo editora

William Shakespeare, Obras Completas, -Aguilar S.A. de Ediciones, Madrid, 1951

 

 

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337