Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Lecturas >>  Artes del buen vivir por Roxana Kreimer
 
Artes del buen vivir por Roxana Kreimer
 

"...Otra diferencia con algunas corrientes de la psicología, especialmente con el psicoanálisis, es que la Consultoría Filosófica no se centra en la instrospección sino en un diálogo permanente entre diversas cosmovisiones filosóficas. Además del individuo, en el que focaliza su atención la psicología, a través de la mediación de la filosofía aparece el mundo, la esfera social, cultural e histórica, en diálogo permanente con las situaciones concretas acerca de las cuales se reflexiona.
Hay más diferencias con diversas corrientes terapéuticas..."

(Buenos Aires) Araceli Otamendi

En el libro "Tecnologías del yo" Michel Foucault habla de las prácticas de los griegos epimelesthai sautou o "el cuidado de sí", es decir la preocupación por si", "el sentirse preocupado, inquieto por sí".

En los diálogos socráticos, en Jenofonte, Hipócrates y en la tradición neoplatónica desde Albino, uno tenía que preocuparse de sí mismo. Tenía que ocuparse uno mismo de sí mismo antes de que el principio délfico fuera puesto en práctica. Se produjo una subordinación del segundo principio al primero. El principio délfico no era un principio abstracto referido a la vida, era un consejo práctico, una regla que había de ser observada para consultar al oráculo. "Conócete a ti mismo" quería decir "No supongas que eres un dios". Otros comentaristas sugieren que significaba: Ten seguridad de lo que realmente preguntas cuando vienes a consultar el oráculo.

Para Foucault existen varias razones por las cuales el "Conócete a ti mismo" ha oscurrecido el "cuídate a ti mismo". En primer lugar, ha habido una profunda transformación en los principios morales de la sociedad occidental. Nos resulta difícil, dice, fundar una moralidad rigurosa y principios austeros en el precepto de que debemos ocuparnos de nosotros mismos más que de ninguna otra cosa en el mundo. Nos inclinamos más bien a considerar el cuidarnos como una inmoralidad y una forma de escapar a toda posible regla. Hemos heredado, afirma el filósofo, la tradición de moralidad cristiana que convierte la renuncia de sí en principio de salvación. Conocerse a sí mismo era paradójicamente la manera de renunciar a sí mismo.

También somos herederos de una tradición secular que respeta la ley externa como fundamento de la moralidad. ¿Cómo puede entonces el respeto de sí ser la base de la moralidad? Somos los herederos de una moralidad social que busca las reglas de la conducta aceptable en las relaciones con los demás. Desde el siglo XVI, dice Foucault, la crítica a la moral establecida ha sido emprendida en nombre de la importancia que tiene el reconocimiento y el conocimiento del yo. Por este motivo, resulta difícil considerar el interés por uno mismo como compatible con la moralidad. El "Conócete a ti mismo" ha oscurecido al "Preocúpate de ti mismo" porque nuestra moralidad insisite en que lo se debe rechazar es el sujeto.

La segunda razón es que en la filosofía teorética, desde Descartes a Husserl, el conocimiento del yo (el sujeto pensante) adquiere una importancia creciente como primera etapa en la teoría del conocimiento.

En Alcibíades 127 d encontramos la primera aparición de la frase epimelesthai sautou. El cuidado de sí siempre se refiere a un estado político y erótico activo, dice Foucault. Epimelesthai expresa algo mucho más serio que el simple hecho de prestar atención. Incluye varias cosas: el preocuparse de sus posesiones y de su salud. Siempre es una actividad real y no sólo una actitud.

El resto del texto se refiere al análisis de esta noción de empimelesthai, "ocuparse de sí mismo", se divide en dos preguntas, dice el filósofo: ¿qué es este sí mismo al que hay que cuidar y en qué consiste este cuidado?

El sí es un pronombre reflexivo, aclara y tiene dos sentidos: auto, significa lo mismo pero también implica la noción de identidad. El sentido más tardío desplaza la pregunta desde ¿Qué es este sí mismo? hasta ¿Cuál es el marco en el que podré encontrar mi identidad?

Alcibíades intenta encontrar este sí en un movimiento dialéctico. Cuando uno se preocupa del cuerpo uno no se preocupa de sí. El sí no es el vestir, ni los instrumentos, ni las posesiones. Ha de encontrarse en el principio que usa esos instrumentos, un principio que no es del cuerpo sino del alma. Uno ha de preocuparse por el alma: ésta es la principal actividad del cuidado de sí. El cuidado de sí es el cuidado de la actividad y no el cuidado del alma como sustancia.

En la actualidad una nueva esfera de la filosofía está comenzando a desarrollarse. Fue el alemán Gerd Achenbach quien en 1982 retomó el antiguo ideal Socrático de aplicar la filosofía a la vida. En el Perú se inició el Proyecto de Filosofía Aplicada Búho Rojo y en la Argentina si bien se investiga en el área de filosofía con niños, apenas unos pocos consejeros filosóficos se dedican al asesoramiento individual y grupal, razón por la cual, la autora de Artes del buen vivir, Roxana Kreimer, se propone presentar la Consultoría Filosófica en le Argentina y animar a la comunidad filosófica a participar en el ejercicio y en la investigación de esta rama de creciente desarrollo en el quehacer filosófico mundial.

La autora aclara que la Consultoría Filosófica no es una práctica clínica, no trabaja con modelos médicos y difiere radicalmente de aquellas prácticas clínicas que se valen de categorías tales como síntoma, trastorno o enfermedad. Los problemas no son vistos como enfermedades y mucho menos como enfermedades que deben ser curadas. La Consultoría Filosófica abreva en el movimiento antipsiquiátrico y considera, que, desde medidados del siglo XIX, la categoría de "enfermedad mental" fue utilizada frecuentemente con fines normalizadores para exclluir y segregar aquello que no respondiera al paradigma ético y político de las clases dominantes.

La autora disiente profundamente, dice, con las concepciones que reducen el sufrimiento humano a la noción de "enfermedad". La búsqueda de diagnósticos mentales sustituyó el juicio de valor religioso moral por un juicio de valor medicalizado. Términos surgidos en contextos psiquiátricos fueron popularizándose y despojándose de su vestimenta cientificista: tal el caso de "idiota", "imbécil", "histérica", "neurótico" y "psicópata".

Otra diferencia con algunas corrientes de la psicología, especialmente con el psicoanálisis, es que la Consultoría Filosófica no se centra en la instrospección sino en un diálogo permanente entre diversas cosmovisiones filosóficas. Además del individuo, en el que focaliza su atención la psicología, a través de la mediación de la filosofía aparece el mundo, la esfera social, cultural e histórica, en diálogo permanente con las situaciones concretas acerca de las cuales se reflexiona.

Hay más diferencias con diversas corrientes terapéuticas.

La autora va citando casos y lecturas, filósofos y distintos temas.

"Artes del buen vivir" es un libro que acerca al lector esta aplicación de la filosofía para pensar los distintos problemas que aquejan a los seres humanos.

Roxana Kreimer es licenciada en Filosofía y doctora en Ciencias Sociales por la Universidad de Buenos Aires. Es autora de varios libros y pionera del Asesoramiento Filosófico en el mundo hispanoparlante. Se desempeña como asesora filosófica y desde el año 2002 sus Cafés Filosóficos convocan a una nutrida audiencia cada semana.

bibliografía:

Michel Foucault, Tecnologías del yo y otros textos afines, Paidós/I.C.E- U.A.B.

 

(c) Araceli Otamendi- Todos los derechos reservados

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337