Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Muestras/Arte >>  Obras de la Bienal de San Pablo en el Museo Nacional de Bellas Artes
 
Obras de la Bienal de San Pablo en el Museo Nacional de Bellas Artes
 

La muestra se titula "El diablo no es tan feo como lo pintan". Se exhiben obras hasta el 22 de mayo

"Es probable que el arte no nos convierta en personas mejores, escribe Harold Bloom en un ensayo sobre Shakespeare, pero nos ayuda a soportarnos mejor a nosotros mismos y a nuestra soledad. Hace surgir el deseo de ser personas diferentes y viajar a lugares inalcanzables a través de un rayo de tiempo, donde nos espera un mundo mejor"

(Buenos Aires) Araceli Otamendi

Se presenta en el Museo Nacional de Bellas Artes la muestra "El diablo no es tan feo como lo pintan" (1), una selección de obras que participará de la Bienal de San Pablo.

La muestra fue presentada en una reunión ante periodistas y artistas por el curador Alfons Hug y el director del Museo, Arq. Alberto Bellucci y estará expuesta en el Museo hasta el 22 de mayo. Incluye obras de artistas de distintos países: Zwelethu Mthethwa de Sudáfrica, Krzysztof Zielinski de Polonia, Verónika Zapletalovà de República Checa, Julian Rosenfeldt de Alemania, Caio Reisewitz de Brasil, Hans Hamid Rasmussen de Noruega, Hermanos Neistat de Estados Unidos, Jorge Macci de Argentina, Vera Lutter de Alemania, Segej Jensen de Dinamarca, Leandro Erlich de Argentina, Walmor Correa de Brasil, Fernando Sánchez Castillo de España, Cabelo de Brasil, Abdulla Alsaadi de Emiratos Árabes Unidos.

Es predominante la presencia de fotografías e instalaciones. Según comentó el curador, son las dos técnicas que más están utilizando los artistas de América Latina y de Europa.

El paisaje aparece tanto en la obra de Abdullah Alsaadi, Zwelethu Mthewa, Verónika Zapletalová, Krzystof Zielinski, Caio Reisewitz. En el caso del primero, el paisaje se dibuja de manera naif, también hay dibujos sobre piedras y escritura en papel encuadernado. Según explicó el curador, Abdullah Alsaadi vive en una aldea en las montañas, alejado de los conflictos que azotan la zona.

Las fotografías de Zwlethu Mthethwa reflejan personas comunes en un mundo cotidiano surrealista. En la Sudáfrica del apartheid Zwelethu comprendió la importancia del factor humano y se convirtió en uno de los pintores más fieles a cierta realidad sudafricana, de acuerdo con las palabras de Simón Njami.

La artista checa Verónika Zapletalová capta en sus fotografías de casas de veraneo "chaty" ciertos modos de vivir. A partir de 1920 las casas de veraneo tuvieron un impacto significativo en el paisaje checo y en la relación de los checos con la naturaleza, durante el socialismo la "chaty" se convirtió en un tìpico ejemplo de las diferencias sociales y económicas, según Tomázs Pospech.

Krzysztof Zielinski tomó fotografías de las casas y calles de Polonia el primer dìa del año 2000. Las calles y lugares que el artista conocía "se veían sucios y feos", con el tiempo decidió seguir sacando fotos y vio que ahí había mucho más de lo que él pensaba, según una entrevista con Anna Bujnowska.

El español Fernando Sánchez Castillo presenta un arte en el terreno conceptual ubicado entre la escultura, el video, el texto y la perfomance para investigar la relación entre arte y poder, entre espacio público y memoria colectiva a nivel nacional e internacional . El artista "lucha contra la amnesia de nuestra época" , "utilizando distintas estrategias que incluyen la indagación del pasado para replantear y comprender mejor el presente y también el juego, el humor y la subversión del significado", según Katia García Antón.

El brasileñoWalmor Correa presenta dibujos en acrílico y carbonilla de un bestiario especialmente creado por el artista. La superposición entre ciencia y arte, especialmente en lo que respecta a la descripción de plantas y animales, tiene una tradición en Brasil. (...) El rol del artista no es muy distinto al del científico: ambos tienen que observar, estudiar y reproducir, según palabras de Jacopo Crivelli Visconti.

Otro brasileño, Cabelo, presenta una instalación, donde "el universo imaginario del artista adquiere una dimensión arquitectónica. Al caminar entre paredes que ellos mismos accionan, los visitantes son prácticamente absorbidos por las imágenes, y cuando tratan de descifrarlas se enredan cada vez más en esta telaraña hipnótica, atraídos hacia un mundo inacabado donde se olvidan de sí mismos".

Caio Reisewitz de Brasil, toma su cámara fotográfica y ataca la ciudad, totalmente consciente de la imposibilidad de revelar lo que ésta es realmente. Es más, admitiendo esto, trata de comprender la naturaleza siempre cambiante de los innumerables velos que la cubren. (Agnaldo Farías).

El artista presenta una serie de fotografías sobre la ciudad de San Pablo.

 

Leandro Erlich, de Argentina presenta una instalación: "La playa", basado en la alegoría de la Caverna de Platón. "Imaginate un grupo de veraneantes en una playa soleada de arena blanca. A sus espaldas hay un museo de arte pintado de verde, y encima de todo, un proyector de video.

Glauco: Puedo verlo perfectamente.

Sócrates: Observa los visitantes de la exposición proyectados en vivo sobre esa playa.

Constantemente y en forma errática emergen del mar y caminan hacia la costa. Ahora se fundieron con los veraneantes. ¿Crees que ellos, productos de un video previamente grabado, serían capaces de notar la presencia de los visitantes?..." (Leandro Erlich).

Jorge Macchi, también de Argentina, presenta "Caja de música" video, DVD en LCD, loop de 1 min.

"La estructura interna de las cajas de música generalmente consiste en un simple mecanismo de un cilindro giratorio provisto de pequeñas protuberancias, una serie de dientes de metal de diferentes dimensiones, ubicadas a un lado del cilindro y una caja de resonancia. Al girar el cilindro, las protuberancias hacen vibrar alternadamente los dientes, que producen sonidos más graves o más agudos, según sus medidas..."(Jorge Macchi).

Los Hermanos Neistat, de Estados Unidos, presentan un video: Experimentos Científicos. Casey y Van Neistat son dos cineastas jóvenes de un barrio pobre de Connecticut.

La serie empieza con una vela encendida en ambos extremos. Amargura y fuego. Pero también asombro. En manos de los Hermanos Neistat, la ciencia está más cerca de la conciencia. Creando maravillas comunes y corrientes para que podamos conocernos nosotros mismos. La ausencia de toda voz humana en Experimentos Científicos nos lleva hacia lo interior, como si las imágenes fueran un espejo de nuestra silenciosa vida íntima..." (Tom Healy).

Hans Hamid Rasmussen de Noruega, presenta bordados hechos a mano y a máquina sobre telas, sobre soporte Momentum 2004.

"El antropólogo Arjun Appadurai cuestionó la forma en que se describe a las personas de identidad multicultural, utilizando lo que él llama "la fórmula de unir con guión", (por ejemplo:indo-americano).Esto obliga a la gente a elegir una cultura por encima de otra, elección que se vuelve cada vez más problemática en un mundo globalizado. (...).

El trabajo con bordados de Rasmussen puede ser visto como un intento de negociar estas identidades. Su obra combina procedimientos con aspectos abstractos y simbólicos pero anclados en lo concreto - en lo material y en lo personal. (...) Al bordado tradicional, Rasmussen agrega una máquina de coser computarizada. La transferencia de un medio al otro puede verse como una especie de traducción..." (Halvor Hauger-).

Julian Rosenfeldt, de Alemania, presenta Asylum instalación fílmica de 2 canales, loop de 33 min, transferido a DVD. Consiste en nueve grandes proyecciones donde el artista elige grupos de minorías étnicas para examinar y deconstruir los estereotipos asociados con la manera en que percibimos a los inmigrantes. (...) Enfatiza el estereotipo, el kitsch y lo opresivamente "exótico" para exponerlos y socavarlos..."(Katerina Gregos).

Segej Jensen, de Dinamarca presenta un lienzo: L´Indifferent.

"La madre de Sergej Jensen era programadora de computación cuando se necesitaban computadoras del tamaño de una habitación para producir el gráfico más simple. Su estudio en Berlín está lleno de antiguos equipos musicales electrónicos. Imaginemos una historia invertida del know-how tecnológico, una versión paralela del progreso. En la pintura actual se observa a menudo la tendencia de trabajar con lo digital y con la veloz transmisión de la información como para defenderse de antemano de la acusación de ser un medio reaccionario. El trabajo de Jensen comprende este desafío y lo que hace es volverlo contra sí mismo proponiendo lo análogo, lo incómodo, lo ruidoso, lo incapaz (...)"...(Mark Prince).

Vera Lutter de Alemania presenta una fotografía en gelatina de plata: "Pepsi interior". Utilizando la técnica pionera de la cámara oscura para construir fascinantes representaciones de espacio y arquitectura, Vera Lutter reinventa el medio fotográfico y nos habla de la condición de la imagen generando una nueva aproximación al tiempo y el espacio. La fotografía de Lutter revela aspectos ocultos de objetos y entornos, llevándolos hasta el límite de lo desconocido y lo nuevo, lo inexplicable, y lo que se tiene dominado, suspendidos entre el movimiento y la quietud. (...) (Adam Budak).

 

Según palabras del curador de la muestra Alfons Hug:

 

 

"La tierra de nadie de la estética comienza donde el mundo cotidiano termina. Designa aquel espacio en el que la realidad y la imaginacion entran en conflicto. Los artistas son guardianes de la frontera de un reino situado más allá del mundo administrado, fuera del alcance de la soberanía interpretativa de la política y la economía. Mientras todo el mundo se queda enfrascado en la eterna disputa sobre quién es dueño de qué, el arte resuelve las relaciones de propiedad a su manera: en el reino de la estética todos son dueños de todo.

Ahora bien, en el marco de la muestra nos interesa descubrir cómo los dramas del mundo real y de las relaciones interpersonales se reflejan en el arte. Dado que las obras de arte son más que meros datos de la realidad , cualquier compendio artístico de los fenómenos de la realidad será siempre más plurivalente y más complejo que un simple reportaje. Esta premisa se aplica incluso cuando el artista recurre a la fotografía o al video, dos medios los cuales se les atribuye un alto grado de cercanía con la realidad. Si bien los artistas se encuentran inmersos en conflictos, ellos no replican el mundo, sino que crean espacios libres dentro de la realidad. Mediante metáforas y símbolos transportan la materia prima terrestre a un nuevo estado, perceptible por los sentidos. La obra de arte revela algo distinto, es alegoría.

Cada obra de arte lograda, junto con lo que representa, narra una segunda historia, y detrás de cada artista se esconde un segundo autor desconocido. Fue justamente esto último lo que llevó al músico de rock Keith

Richards - al escuchar una grabación del creador del blues, Robert Johnson - a la famosa pregunta: "But who is the other one?".

La diversidad de estrategias documentales que en los últimos años también se pudieron observar en las grandes exposiciones internacionales, sugiere la conclusión de que la confianza en el poder de la estética se desvanece. Dicho sea de paso, eso parece ser también el caso de la literatura, donde las obras de carácter periodístico, las biografías y los libros de autoayuda han desplazado a la ficción. Frente al estado precario en que se encuentra el mundo y la urgencia de sus problemas, los artistas y curadores parecen buscar la salvación en análisis científicos, reportajes y tratados discursivos sobre la realidad, desconociendo, de manera manifiesta, las posibilidades de los procesos estéticos.

Las colonias del arte son espacios de retiro e islas de resistncia en el mar de la uniformidad.

El arte revela aquellos estratos internos del mundo que necesariamente permanecen ocultos a las miradas superficiales, sean éstas de naturaleza política o sociológica. Muchos indicios sugieren incluso que el arte de nuestros tiempos ha relevado a la filosofía en su función de gran intérprete del mundo. Los artistas crean un territorio libre de dominación y, con él, un mundo opuesto al mundo real: un país del vacío, del silencio, de la introspección, en el cual el frenesí que nos rodea se detiene por un instante. Pero se trata también de un país de enigmas, en el cual se codifica la avalancha de mensajes simplistas que brotan de los semilleros del kitsch. Al romper fronteras materiales, el artista se convierte en contrabandista de imágenes entre las culturas.

El arte no sabe de jerarquías. En el arte, la pregunta por lo que es viejo o nuevo, periférico o central, moderno o primitivo, se plantea en términos completamente diferentes a los de la economía. El arte se sustrae al cálculo y la histeria de la sociedad moderna. Mientras la industria sigue adornando el mundo, la tarea más noble del arte contemporáneo consiste en purgarlo.

En este contexto, la abstacción juega un papel privilegiado, pues escapa a la verborrea del mundo moderno, creando un contrapunto sublime. Sólo con la ayuda de estos espacios de sosiego del arte, es posible traspasar el umbral de lo cotidiano y contrarrestar la vorágine demoledora del drama urbano. La tierra de nadie de la abstracción libera al mundo de todo lastre, purifica y posibilita un nuevo comienzo. En el reino de la abstracción , decía Kandisnsky, cada forma es un ciudadano con igualdad de derechos.

Es probable que el arte no nos convierta en personas mejores, escribe Harold Bloom en un ensayo sobre Shakespeare, pero nos ayuda a soportarnos mejor a nosotros mismos y a nuestra soledad. Hace surgir el deseo de ser personas diferentes y viajar a lugares inalcanzables a través de un rayo de tiempo, donde nos espera un mundo mejor"

 (1) dicho brasileño

(c) Araceli Otamendi - Todos los derechos reservados

Ver galería de imágenes:

 
 

 

 
 

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337