Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>   Entrevistas- noticias culturales-histórico >>  Guillermo Cabrera Infante por Harold Alvarado Tenorio
 
Guillermo Cabrera Infante por Harold Alvarado Tenorio
 

...Tres Tristes Tigres (1967), consagró a Cabrera Infante como uno de los novelistas más originales. Como su modelo, el Satiricón de Petronio, que cuenta las múltiples aventuras de tres individuos en el mundo de Roma, carece de argumento si se piensa en la tradición occidental de la novela, pero crea una sofisticada estructura a partir de un bricolage de monólogos, algunos «hablados» otros «escritos», mediante el cuento directo, la carta, el diario íntimo, la alocución de un maestro de ceremonias en un cabaret, las confesiones «inocentes» y las culpables, el discurso político, etc. Los principales narradores son Códac, fotógrafo; Eribó, bongosero; Silvestre, escritor; Arsenio Cué, actor de Tv y el fantasmal Bustrófedon, poeta oral que sobrevive en las grabaciones de sus experimentaciones lingüísticas. ..

Guillermo Cabrera Infante

(1929-2005)

Por Harold Alvarado Tenorio

 

Guillermo Cabrera Infante nació en un pequeño pueblo al noroeste de la provincia de Oriente, hijo de un periodista y una militante del partido comunista. Según ha contado, a los veintinueve días de nacido fue por primera vez al cine con su madre y a los tres años podía leer mejor filmes que libros, que sólo pudo hacer a los cuatro, en los monachos de Tarzán y Dick Tracy. Hizo estudios de primaria en una escuela de Quáqueros y cuando tuvo doce su familia emigró a La Habana donde se las arregló, en medio de la pobreza, para estudiar secundaria y periodismo mientras trabajaba en varios oficios. Luego de graduarse, en 1952, fue multado y puesto en prisión por la publicación de un cuento que contenía cuatro palabras en inglés. En 1953 comenzó a escribir sobre cine con el seudónimo de G. Caín en la revista Carteles. En los años finales de la dictadura de Fulgencio Batista (1952-1959) colaboró en la publicación del periódico clandestino Revolución. Luego del triunfo de las fuerzas insurgentes fundó el magazín cultural Lunes y el suplemento literario Revolución que editó hasta 1961 cuando fue cerrado por el gobierno. En 1963 publicó Un oficio del siglo XX, un libro paralelo a Tres Tristes Tigres que, a pesar de ser crónicas sobre filmes, se convierte en una suerte de panegírico, o réquiem festivo de un escritor, por un crítico fallecido que ha dejado, a la posteridad, una novela que debe ser criticada. Están firmadas por G. Caín y son presentadas por uno de sus amigos, Guillermo Cabrera Infante, quien las introduce, anota y ocasionalmente dialoga con el autor, estableciendo un contrapunto dramático entre dos voces que salen de la misma garganta en diferentes épocas, con recuerdos, notas aclaratorias, cartas ilustrativas o contradictorias y desdoblamientos. En 1963 fue nombrado agregado cultural en Bruselas y ganó el Premio Biblioteca Breve de Barcelona con su primera novela, Tres tristes tigres. Luego de un viaje a La Habana en 1965 para dar sepultura a su madre, tomó el camino del exilio, primero en España (1965-1966) y luego Londres, donde vivía desde entonces. Tres tristes tigres fue prohibida por el gobierno español y sólo vino a ser publicada en 1967. En 1970 viajó a Hollywood para la presentación de Vanishing Point, de quien había hecho el guión bajo el nombre de Guillermo Caín. En 1971 ganó la Beca Guggenheim y en 1972, mientras redactaba el guión de Under the Volcano sufrió una crisis nerviosa de la que pudo salir escribiendo y reescribiendo varios libros al tiempo «o el mismo libro». Según había declarado tenía unas tres mil películas grabadas en video. Otros de sus libros son Vista de amanecer en el trópico (1974) escrito durante su estadía en Bruselas. Es un libro de aliento e intención épicas que quiere ser una reescritura de la historia de su país, oscilante entre la violencia y la represión y la lucha del espíritu del hombre por alcanzar la libertad; O (1975), cuyo punto de partida y de llegada es Londres, resumen de la vida contemporánea, crisol de las más variadas tendencias, y capital de la moda. Londres torre de Babel y de Pisa con sus cantantes pop y sus jugosos negocios: The Beatles, The Rolling Stones, The Fool, The Apple Company, Mary Quant. Una sociedad en decadencia que es deslumbrada por estrellas prefabricadas. Otro de sus asuntos es el estudio de la novela rosa o del corazón, con la famosa y adinerada autora Corín Tellado a la cabeza; y Exorcismos de Esti(l)o (1976) y Arcadia todas las noches (1978). Uno de sus libros inéditos es Elogio de la loquería, un homenaje a reconocidas «locas» habaneras donde relata, entre otros, los aniversarios que celebraba, con espléndidas fiestas, «un poeta en los años treinta luego de haber vivido una odisea, en un taxi, mientras trataba de sacarse, de la parte más digna de placer de su cuerpo, un tubo de neón que se había introducido con la ayuda de la vaselina». Cabrera Infante fue un antiutópico y un escéptico que descreía en la posibilidad de la existencia de un simple cuerpo de ideas irrefutables y sostiene que «como todos los escépticos he terminado en el estoicismo». Creía que la literatura es un juego, «un complicado juego abstracto y concreto al tiempo, localizado en un plano físico, la página, y en los varios planos mentales de la memoria, la imaginación y el pensamiento». «La literatura es otra forma de juego e, incluso un juego social, porque no se queda sólo en lo que el escritor ha escrito, también tiene que participar el lector puesto que es obvio que no hay escritura sin lectura». Humo sagrado (1988), uno de sus últimos libros, es una historia del tabaco o celebración del humo, escrita en inglés. En 1997 recibió el Premio Cervantes.

 Tres Tristes Tigres (1967), consagró a Cabrera Infante como uno de los novelistas más originales. Como su modelo, el Satiricón de Petronio, que cuenta las múltiples aventuras de tres individuos en el mundo de Roma, carece de argumento si se piensa en la tradición occidental de la novela, pero crea una sofisticada estructura a partir de un bricolage de monólogos, algunos «hablados» otros «escritos», mediante el cuento directo, la carta, el diario íntimo, la alocución de un maestro de ceremonias en un cabaret, las confesiones «inocentes» y las culpables, el discurso político, etc. Los principales narradores son Códac, fotógrafo; Eribó, bongosero; Silvestre, escritor; Arsenio Cué, actor de Tv y el fantasmal Bustrófedon, poeta oral que sobrevive en las grabaciones de sus experimentaciones lingüísticas. Sus conversaciones y confesiones reconstruyen una Habana prerevolucionaria de bares, alcoholismo, drogas, jazz, cantantes de boleros, homosexuales, bisexuales, putas y mafiosos diseñados con autenticidad gracias a la escrupulosa mirada de Cabera Infante en los detalles mas mínimos.

Extensa y ambiciosa, en sus varios niveles es un diario íntimo, profundamente nostálgico, de las aventuras y discusiones nocturnas de un grupo de amigos en sus esfuerzos por mantener una especie de personal solidaridad, gracias a un inagotable humor que les permite seguir viviendo entre la mediocridad, el aburrimiento y las limitaciones en una sociedad mísera: un mundo donde ni el pasado ni el futuro existen, sólo el presente que huye desesperanzado en los instantes de los sueños, las pesadillas, las búsquedas de amores imposibles en medio de las trampas nocturnas de alegría sin amor, pasiones difuntas al son del bongó, ebrias de ron y máscara de tocador. La novela es por tanto un juicio a esas limitaciones y un retrato de la decadencia de la cultura occidental; una grotesca parodia de la civilización europea y norteamericana.

Novela acerca de cómo debe ser escrita una novela- ofrece, a manera de contraste con sus propios procedimientos, parodias de siete distinguidos escritores cubanos, cada uno de ellos describiendo con su estilo la muerte de Trosky. Según Cabrera Infante es también un chiste de quinientas páginas plenas de anagramas, palíndromos, paradojas, juegos de palabras, juegos de números, spanglish, pastiches y errores tipográficos que permiten imponer su propia lógica perversa a lo que se dice y hace. La última palabra de la novela es traditori y se refiere sin duda a las traiciones políticas, a las traiciones del escritor con la realidad que quiere aprehender y quizás, a las traicioneras distorsiones de los críticos. Borges, con sus fantasías laberínticas, a quien Cabera Infante llamó «nuestro Gogol y Puskin en si mismo», está en los orígenes de este libro fabuloso.

La Habana para un infante difunto (1979) es su obra maestra. Aquí retoma su tema, la ciudad diurna y el erotismo de la nocturna, ciudad de palabras reconstruida a partir del olvido y la lejanía. Un amor carnal recurrente que aún siendo rubia o morena, es, en últimas, ninguna verdadera. Es también la iniciación amorosa y erótica de un niño en una ciudad, en blanco y negro, que termina coloreandose a medida que se hace elegía y crónica del ayer. En el libro todo es parodia de principio a fin. Amor y humor recorren sus páginas haciendo burla de los besos, chistes de las copulaciones, en una búsqueda de la mujer interminable como los recuerdos de La Habana y los fracasos personales del buscador, con un erotismo que vive gracias al arte de la palabra, al enlace erótico de la escritura.

Cabrera Infante ha rechazado sus vínculos con Henry Miller. Pero es difícil dejar de pensar en el modelo, así el resultado final sea diferente. Si para Miller la mujer debe describirse por la virtudes de su sexo: la supercoño, la coñoventrilucuo, la coñometafísica, la coñopensante, la coñoanonimato, la coñomaleta, etc, para Cabrera Infante la mujer es un ser fascinante digno de amor. La Habana para un infante difunto es un homenaje poético a lo femenino.

En 1968 declaró que estaba escribiendo Cuerpos divinos, libro que no se ha publicado ni se sabe cuando concluirá. De las varias declaraciones que ha hizo se deduce que, entre otras cosas, es una consolación, una salvación por el erotismo. Se trataría de un personaje, el autor o Walter Ego, que colocado en variadas situaciones peligrosas para el ser, mas que para la vida, es salvado gracias a la intervención del amor, «el salvavidas feliz». Pero el héroe naufraga a menudo en un mar de política y gentes como Swinburne y Toulouse Lautrec, Pope y Popea su esposa, Van Gogh y Spinoza, que continúan la guerra y la paz mediante juegos semánticos, sexuales y sociales. Cuerpos divinos comenzaría en 1957 y terminaría en 1962 «para clausurar el ciclo abierto por Tres Tristes Tigres », con un comienzo privado y un final público: la vida atrapada por la historia.

--------------------------------------
(c) Harold Alvarado Tenorio
www.arquitrave.com/hatprincipal.htm
Director Revista de Poesía Arquitrave
www.arquitrave.com
 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337