Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Teatro/Danza >>  Hombrecitos de maíz por Carolina Espada
 
Hombrecitos de maíz por Carolina Espada
 

(Caracas) Carolina Espada

"¡¡¡Mira, mamá, la tortuga habla des-pa-ciii-to, porque es una tortuga!!!"

Así grita, de un salto, el muchachito que está en la fila de adelante. Provoca descabezarlo, pero de inmediato recuerdo que estoy en una obra para niños. (¿Será que algún día alguien inventará una función de teatro infantil para adultos? O sea: ¿la misma pieza, pero sin un solo carricito?). Y el entusiasta nada que se sienta e insiste:

"¡Esos caminan así porque son de madera! ¿Verdad mamá?"

La verdad es que Xiomara Moreno y Javier Moreno lo volvieron a hacer. Ella como dramaturga y él como director, con un elenco de tres actrices y cinco actores superlativos, ofrecen un ¡¡¡MONTAJE TEATRAL!!! todo lleno de mayúsculas y de signos de admiración.

¿Me extraña acaso? Para nada. "Xiomara Moreno Producciones" nunca cesará de sorprenderme con sus puestas en escena. Versionar el "El Popol Vuh" pareciera una misión imposible, pero para esta agrupación -bendecida por los dioses mayas- es un acto de magia, de arte, de inteligencia, de ética y de estética. Es… ¡TEATRO! ¡Y algo fastuoso y sobrecogedor sucede en el escenario, mientras que el espectador, pequeñito, se siente como un grano de maíz muy dichoso!

"¡¡¡Son tres flechas!!! ¡¡¡Y los van a puyar!!!"

Las actrices son flechas que se transforman en diosas, en abuelas, en pájaros, en luciérnagas, en peces, en hormigas, en mosquitos, ¡en el pueblo de Xibalbá! Los actores son guacamayos, simios, ratas, gavilanes, gigantes, reyes y…

"¡Un murciélago! ¡Y le arrancó la cabeza al Maestro Mago! ¡Ahora no va a poder jugar pelota con su hermano Brujito! ¡El murciélago le arrancó la cabeza!".

(¡Quién fuera murciélago!…). Y mientras el carricito se niega a tomar asiento, recuerdo cuando la Sociedad Dramática de Aficionados de Maracaibo (así se llamaba en aquel entonces), vino para el Ateneo de Caracas con su "Edipo Rey". Edipo, no en Tebas, sino en el Saladillo, y Yocasta con pinta de cabaretera trasnochada y maracucha. Compartí la función con un emocionadísimo embajador de Grecia en Venezuela; un hombre que, al terminar la pieza, corrió a invitar al grupo para que fuera a un anfiteatro de piedras enormes en donde estrenaron todo escrito por Sófocles como primicia nacional (por allá por el año 400yrolito antes de Cristo). ¿Y qué sucedió? Que los zulianos fueron y los griegos hicieron catarsis con su puesta. Hoy, en pleno febrero del 2005, con ese muchachito brincón por delante y que nada que se sienta, pienso: ¡Ojalá que "Xiomara Moreno Producciones" haya invitado a todos los embajadores de Centro América y con antepasados Mayas, y al de México que también tiene Aztecas, y al de Colombia con sus Chibchas… ¡y ni se diga al de Perú con su imperio Inca a cuestas! ¡Porque todos somos de maíz!… Aunque no… no todos… los argentinos como que están hechos de churrasco y los canadienses de arbolito de arce, que en vez de savia lo que tiene es jarabe de panquecas.

"El Popol Vuh" de Xiomara Moreno es un homenaje colosal a la inolvidable Clara Rosa Otero y a su teatro Tilingo. Es una puesta en escena grandiosa, colorida, musical y con una factura for export, que presenta la creación del hombre en cuatro cuentos fantásticos. El actor Nelson Lehmann –fabuloso, elástico, sobrado y en su elemento- nos va conduciendo de historia en historia: desde el inicio, cuando los dioses se dieron cuenta de que tenían que inventar un ser que los idolatrara… hasta la creación del hombre de maíz, quien es sometido a una serie de preguntas ¡importantísimas! sobre quién lo creó, por qué y para qué. Y sí: es teatro infantil… y juvenil… y de adultos.

Julyar Delgado, Gloria Soares, Valentina Castellanos, Roberto Romero, Héctor Castro, Walter Serrano y Raúl Hernández interpretan más de veinticinco personajes. Lo hacen con un total dominio de sus voces y de sus cuerpos. Son todos bellos y jóvenes y talentosos… y –lo mejor de todo- no se han dado cuenta.

Fueron más de cuatro años de investigación. Meses y meses de estudio. Todos los ensayos que se requirieron ¡y más! Y se nota la presencia de una dramaturga y de un director: nada de movimienticos epilépticos y dubitativos; ningún parlamento "morcilleado"; cero titubeos y embasuramiento; ni medio gazapo. Aquí todo es pulcro, exacto, honesto, directo y está en su justo lugar. Es… ¡coreográfico!

Valentina Herz, siempre prodigiosa y creativa, inspirándose en la arquitectura y ornamentación maya, realizó la escenografía con la ayuda de sus hermanas: Adriana y Mónica. Raquel Ríos es la autora del vestuario, que parece arrancado de una pirámide en Yucatán, con jeroglíficos indígenas, y coloreado con toda una caja de Prismacolor. Los tocados de David Morales quitan el aliento por lo espectaculares que son. Los muñecos de Hans Velásquez lograron fascinar al niñito de la fila de enfrente que, por fin, se sentó en la puntica de su asiento. Y como fondo musical… melodías aborígenes traídas de por allá, que nos suenan como de tan por acá adentro.

En el sonido: Josué Saavedra. El sonidista: Jean Helmuth. Iluminación: Gerónimo Reyes. Promoción: Luanda Caleca. Asistente de Producción: Yaritza Medina. Y Asistente de Dirección: Gloria Soares.

Los montajes de "Xiomara Moreno Producciones" lo reconcilian a uno con el teatro. Con el GRAN TEATRO. "El Popol Vuh" hay que verlo y, después, volverlo a ver; y luego, verlo una vez más. La obra estará en el querido-teatro-Tilingo-de-siempre todos los sábados y domingos a las tres de la tarde. ¿Qué? ¿Se les olvidó en donde está el Tilingo?… En el parquezote ese enorme que queda en la avenida Andrés Bello, en frente de la Hermandad Gallega.

Mi dilecto amigo Herodes Urdaneta y yo, decidimos asistir de nuevo a "El Popol Vuh". Eso sí. Esta vez nos sentamos en primera fila.

(c) Carolina Espada

 

 

 

 

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337