Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Lecturas >>  Inosha, poemas de Juan García Gayo
 
Inosha, poemas de Juan García Gayo
 

"...Hay una búsqueda de sentido en estos poemas de Juan
García Gayo. una lucha con el enigma de la existencia,
desciframiento o intento de ello..."

(Buenos Aires) Araceli Otamendi

 

Inosha es un homenaje a la mujer del mismo nombre que fue

esposa del poeta Juan García Gayo.

En sus poemas García Gayo recuerda a su mujer y aparece

el amor, la ausencia, la soledad.

El poeta mexicano Octavio Paz define a los postmodernistas

en la poesía como realizadores de un cambio de actitudes más

que de un cambio de valores. Los poemas ya no son cantos a las

cosmópolis pasadas o presentes, dice,  sino descripciones más bien

amargas y reticentes de barrios de clase media, dice.

Y Octavio Paz sintetiza así lo que se ha dado llamar postmodernidad:

ironía y prosaísmo: la conquista de lo cotidiano maravilloso.

Es aquí donde ubico estos poemas de Juan García Gayo, en lo

cotidiano maravilloso, cuando dice, por ejemplo:

 

"Los viernes marcan su territorio con bolsas  de desperdicios.

La gente es como el humo,

corre llevándose ropa sucia, celulares, enconos.

Yo ocupo mi lugar y espero la llegada de los espíritus.

¿Qué me puede ocurrir?

Llevo la cadenita con su anillo de compromiso,

un curriculum nuevo, mentiroso,

billetes de cinco pesos para los ladrones. Eso llevo.

Y un ojo atento al 132.

El 132 se aprecia a la distancia por sus franjas azules

 y coloradas.

sobre un gran fondo blanco.

¿Con cuál de estos amigos me iré

a partir del que salió completo echando espuma por la cola?

La noche se desprende de su olor a neumáticos,

derrotas y fatigas siguen ahí, con la idea de terminar cuanto

antes.

Mis baúles están llenos de papeles de Kafka,

libros de devoción, anillos de Saturno.

Últimamente las conductas estallaron de una manera horrible.

Por los asientos tajeados del 132 gusanos asoman la cabeza.

Pertenecen  a la raza amarilla."

 

Vuelvo a Octavio Paz, cuando dice "hoy la poesía no puede ser

destrucción sino búsqueda del sentido". Leído en silencio por un

solitario, o escuchado y tal vez dicho por un grupo, el poema conjura

la noción de un teatro. La palabra, la unidad rítmica: la imagen es el

personaje único de ese teatro; el escenario es una página, una plaza o

un lote baldío; la acción, la continua reunión y separación del poema,

héroe solitario y plural en perpetuo diálogo consigo mismo: pronombre

que se dispersa en todos los pronombres y se reabsorbe en uno solo, inmenso, que no será nunca el yo de la literatura moderna.

Ese pronombre es el lenguaje en su unidad contradictoria: el yo no

soy tú y el tú eres mi yo.

La poesía nace en el silencio y el balbuceo, en el no poder decir,

pero aspira irresistiblemente a recuperar el lenguaje como una

realidad total. El poeta vuelve palabra todo lo que toca, sin excluir

el silencio y a los blancos del texto.

 

Hay una búsqueda de sentido en estos poemas de Juan García Gayo.

una lucha con el enigma de la existencia, desciframiento o intento

de ello:

 

"Diariamente cruzo la frontera

escondido en una lancha de la gendarmería.

Con el miedo pegado

a mujeres y hombres desconocidos

interpelo a la soledad.

Y ella me hace poner de pie para que vea la costa

y saque mis propias conclusiones.

Tomándose su tiempo,

a todos nos acariciará la frente.

 Consuela oir el ruido de los motores

y la respuesta del agua".

 

En definitiva, la poesía, como decía Borges, es el encuentro

que se produce entre el libro y el lector, experiencia estética

que se produce al leer este libro.

 

Bibliografía:

 

Jorge Luis Borges, Obras Completas, Editorial Emecé

 

Octavio Paz, Obras Completas, Fondo de Cultura Económica

 

 

© Araceli Otamendi

 

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

 

 

 

 

 

 

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337