Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Lecturas >>  Fricciones por Tomás Abraham
 
Fricciones por Tomás Abraham
 

Fricciones por Tomás Abraham
Editorial Sudamericana
256 páginas

(Buenos Aires) Isabel Suárez Valdés

 

El nuevo libro del filósofo argentino Tomás Abraham adopta nuevamente la forma del ensayo, género que Abraham cultiva en sus muchos libros publicados, con el que salió finalista también en el XXX Premio Anagrama de ensayo con su libro Situaciones postales.

Para Abraham la tensión indica que un pensamiento se dirige hacia un afuera de sí pero también que ese afuera lo lleva en su matriz. Esta vibración o este alboroto, dice el filósofo, es el nervio de la idea. El otro de un pensamiento es otro pensamiento. La tensión es juego y desafío, está en los orígenes mismos  de la filosofía. La dialéctica platónica tenía una base polémica una batalla oral en la que la destreza argumentativa enlazaba y separaba a los contendientes, aclara.

Tomás Abraham distingue entre aquellos filósofos y pensadores que parecen deambular por el mundo de un modo contemplativo y agradecido, otros que se sienten pequeños, chiquitos como animales temerosos y se escabullen ante el menor ruido, piden realizar su tarea y evitan enjuiciar la labor de otros.

También cita a Foucault y a Deleuze. Foucault decía que no le interesaban las polémicas y a Deleuze le parecían una pérdida de tiempo, un género degradado del pensar.

Sin embargo, Deleuze, que no ahorraba disparos contra adversarios teóricos no creía en el frente a frente de las controversias públicas. Abraham aclara que una tensión entre pensamientos no es una discusión sino que es el plasma inmanente de nuestra identidad.

En Fricciones Abraham se ocupa de la tensión filosófica entre Witold Gombrowicz y Bruno Schulz en el capítulo "Los polacos",  la del poeta Antonin Artaud y su editor Jacques Riviére y la de los escritores argentinos César Aira y Ricardo Piglia.

El escritor polaco Witold Gombrowicz que salió de Polonia rumbo a la Argentina,despreocupadamente  en un barco  y llegó a este país en 1939 donde vivió durante 23 años, una semana antes de que estallara la guerra en Europa y las primeras bombas alemanas se abatieran sobre Varsovia, define esa salida de Polonia "como si una mano enorme me hubiera agarrado del cuello, sacado de Polonia y depositado en esa tierra perdida en medio del océano y sin embargo europea...".

Polémico, irónico, Gombrowicz vivió en la Argentina una nueva primavera como la define él mismo, casi instalado en el anonimato y sin tener relación con el mundo literario argentino. Se autodefinía como indpendiente, caprichoso y provocador.

Para el escritor polaco la moral de la escritura se resume finalmente en una máxima de lo más elemental que resulta casi embarasoso formularla: escribe de tal manera que quien te lea vea en ti a un hombre honesto, dice.

Abraham se ocupa de la tension entre el pensamiento de Gombrowicz y el de Bruno Schulz.

Schulz pintó cuadros de Stalin para los rusos y fue retratista al servicio - como sirviente - de un agente de la Gestapo. Hizo del sometimiento un arte de las sombras por las cuales - pensaba - cuanto más se agachaba, más se empequeñecía hasta llegar a no ser notado, dice Abraham.

A pesar de la incomodidad y del malestar que tenía Schulz por su condición judía, no hay duda de que aprendió la prudente lección de la discreción. Pero perdió como en la guerra, literalmente, como se pierde en las guerras genocidas. Schulz fue asesinado por la Gestapo en 1942.

En este capítulo Tomás Abraham no sólo se ocupa de la tensión entre Gombrowixz y Schulz sino que también se ocupa de Witkiewicz entre otros.

La historia aparece entramada en este capítulo donde aparecen además la familia Singer - Isaac Bahevis, Israel Joshua y Hinde- Najdorf, Henryk Grynberg, Eva Hoffman y Simja Sneh.

 En otro de los capítulos, el dedicado al poeta Antonin Artaud y a su editor Jacques Rivière, hay una buena cantidad de páginas a lo que Abraham denomina a esa extraña relación.

El filósofo francés Jean Paul-Sartre, en su autobiografía denominada "Las palabras", descubre cuando es   todavía un niño la relación entre su abuelo, Charles Schweitzer y su editor. "Charles Schweitzer me enseñó que tenía un enemigo mortal: su editor", apunta Sartre. Sartre que había empezado su vida entre libros también pensaba que la terminaría así. El abuelo octogenario del filósofo decía que su editor le robaba y Sartre afirmaba que ante esa relación había descubierto la explotación del hombre por el hombre.

De forma diferente Abraham descubre una relación nada fácil entre Artaud y Rivière. El autor de "Van Gogh el suicidado por la sociedad" y Rivière, escritor  que se dedica a la crítica y a la edición.

Lo hace desde un lugar humilde, dice Abraham, que suponía en aquellos tiempos ser crítico.

Tomás Abraham arremete contra los críticos actuales. El crítico no decía "sintagma", asumía su frustración, no sabía inventar, tan sólo administraba el talento de los otros, y a veces se desquitaba maldiciendo a algún desafortunado del Parnaso, afirma el autor.

Pero además de ocuparse de esta relación entre poeta y editor, Abraham vierte  opiniones sobre el arte, algunos movimientos artísticos sostenidas por Riviere.

El cubismo, la música de Stravinsky,  el dadaísmo, son analizados y comentados por el autor.

Rivière le da la bienvenida a Dadá, dice Abraham, porque es la intromisión de lo animal en el arte, de la brutalidad expresiva, del reino de la necesidad en una época en que el arte como producto burgués fue uno de los modos en que el dinero se vistió de nobleza, de espiritualidad comprable, acervo indispensable para distinguirse del campesinado primero, del filisteo almacenero luego, del proletario después.

Distinta es la época actual, donde según el historiador, profesor y crítico de arte español Ángel González, el arte se ha convertido en la mercancía más superflua y más ruinosa de la historia. Para González, el arte es una mercancía subvencionada, que ha sobrevivido al siglo XX a través de fortísimas inversiones públicas y privadas, a veces de una generosidad suicida y gracias al sacrificio de millones de personas. Ángel González se expresa así y evidentemente está hablando de la situación del arte en Europa y en países centrales.

Por otro lado Tomás Abraham se ocupa de los escritores argentinos César Aira y Ricardo Piglia. Hace veinte años que sigue las obras de los dos dice, considera que son paradigmáticos, imanes a los que en las últimas décadas se pegan los miembros de la cultura literaria argentina.

Abraham considera que los dos escritores son "especies puras de dos modos alternativos - quizás enfrentados, quizás no tanto- de practicar el arte de escribir.

En cualquier lado de la convicción dice George Steiner, las palabras se desatan sobre las palabras. La obra de Piglia y de Aira, concita la atencion del filósofo argentino quien, en muchas oportunidades apelando al  humor y a la  ironía las analiza, como así también a las "formas de recepción y al desfile de modelos apreciados en nuestra pasarela literaria".

 

(c) Isabel Suárez Valdés

 

bibliografía:

Tomás Abraham, Tensiones filosóficas, Editorial Sudamericana

Witold Gombrowicz , Testamento, Editorial Anagrama

Angel González, Entrevista de David García López publicada en la revista Descubrir el arte Nro. 34.

Jean-Paul Sartre, Las palabras, Editorial Losada,

George Steiner, Presencias reales, Ensayos/Destino

 

 

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337