Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Ensayos - Crónicas >>  ¿Cómo hacer feliz a una mujer? por Luis Buero
 
¿Cómo hacer feliz a una mujer? por Luis Buero
 

"...0 sea, es factible hacer feliz a una mujer....pero sólo por un tiempo. Luego inevitablemente llegará el día en que ella dirá: no sos vos, soy yo, y le colgará la galleta.
También están las que desean huir y no se animan y por eso hacen talleres para mujeres que aman demasiado (que deberían estar coordinados por Ray Bradbury, porque esa frase me suena a ciencia ficción)..."

 

 La pregunta íntima que se hace todo hombre mientras mira dormir a su lado a la damisela que ama es: ¿Cómo puedo hacerla feliz para que ella quiera estar siempre  conmigo y no me abandone de golpe como el desodorante a las seis de la tarde?

Mi amiga Daniela afirma con ironía que el matrimonio es la principal causa de divorcio. Yo creo que no es así, sino simplemente que todo vínculo es: fácil o imposible. Pero aunque uno sienta que una relación de pareja se desliza como una llanta en el pavimento nuevo, igual el gran dilema del macho en celo es cuánto tiempo le va a durar a ella  ese amor que ahora dice sentir por él. El plomero de mi edificio, Don Silvio, afirma que la mujer es psicológicamente como un bebé de seis meses cuyos deseos uno se ve obligado a atender y del cuál se puede esperar lo imprevisible.  Por ejemplo,  que ese bebé llore protestando pese a que está recién “comido y cambiado, y no le duele nada” y uno no sabe qué demonios le pasa.

La cultura en la que vivimos hace que los hombres vivamos convencidos de que para enamorar a una mujer debemos cumplir en forma generosa con la provisión de las cinco “p” supuestamente fundamentales para ellas:

Léase buena presencia física, poseer un abundante patrimonio, contar naturalmente con un generoso y activo, pene,   experimentar una sincera y  bucólica paciencia frente a su histeria inevitable y necesidad de seducir  o otros tipos, y ejercer una actitud paternal ante su requerimiento de protección infantil.

Es, pues, una ilusión proyectada desde la idiosincrasia masculina que cumple así con la creación de un mundo “homeostático” en el cuál toda mujer supuestamente  se  acomodaría satisfecha como gato en el  almohadón, segura de que no va a  experimentar ningún registro de carencia.

Claro que ese hombre ideal no es fácil de hallar, pero si existiera ...¿tarde o temprano lo dejarían plantado?.

Si, es como una extraña ley de Murphy: la misma razón por la que lo eligen es la excusa que esgrimen un par de años después para dejar de quererlo.

0 sea, es factible hacer feliz a una mujer....pero sólo por un tiempo.  Luego inevitablemente llegará el día en que ella dirá:   no sos vos, soy yo, y le colgará la galleta.

También están las que desean huir y no se animan y por eso hacen talleres para mujeres que aman demasiado (que deberían estar coordinados por Ray Bradbury,  porque esa frase me suena a ciencia ficción).

La película Propuesta Indecente  nos enseña que la mujer no es feliz ni con el millón de dólares ni con el amor desinteresado, ni con los dos juntos.

Su naturaleza es la incomodidad existencial, el caos ontológico, y quizá por eso se dice que de la muerte y de los cuernos no se salva ningún hombre.

El gran secreto para el varón no es descubrir cómo hacerla feliz sino aprender a aceptar la pérdida,  darse cuenta que el amor para siempre de una mujer es sólo por hoy, ¿y mañana? mañana chicos, nunca se sabe.

(c) Luis Buero

 Sobre el autor:

 

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337