Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Muestras/Arte >>  Muestra provocadora de la artista plástica Nicola Costantino
 
Muestra provocadora de la artista plástica Nicola Costantino
 

"Para Anthony Julius, erudito, licenciado en Arte en Literatura y Filosofía en Cambridge, jurista célebre conocido por haber representado a Diana de Gales en su divorcio con el príncipe Carlos, el arte transgresor tiene los días contados"

(Buenos Aires) Araceli Otamendi

 

Para Anthony Julius, erudito, licenciado en Arte  en Literatura y Filosofía en Cambridge, jurista célebre conocido por haber representado a Diana de Gales en su divorcio con el príncipe Carlos, el arte transgresor tiene los días contados. Eso dice en una entrevista publicada en la revista española “Descubrir el arte” y también en el mismo reportaje se refiere a los artistas transgresores que tratan de recrear el Holocausto. “Es imposible recrear el Holocausto porque jamás podrá acercarse siquiera al horror” dice. Julius, quien es autor del libro “Transgresiones, el arte como provocación” publicado por la editorial Destino, asegura que el arte transgresor ya no responde a nuestras demandas. Lo que le pedimos al arte es que eleve nuestro espíritu, que nos proporcione objetos cuya contemplación nos agrade, nos estimule, nos interese, nos intrigue.

Hace pocos días la artista plástica argentina Nicola Costantino presentó una muestra – actualmente expuesta en la galería Ruth Benzacar – de un jabón hecho con grasa extraída de su cuerpo, producto de una lipoaspiración. Mezclada con otras sustancias, el jabón se vende y es presentado junto con un film donde la misma artista, cubierta con una malla transparente se sumerge en una piscina y una voz en recita unos versos inspirados en “Le savon” de Francis Ponge. Lo cierto es que la muestra provoca rechazos.. En el diario Página 12 se publicó una nota donde el acádemico de Bellas Artes José Burucúa dice entre otras cosas:

 

 ....”el kitsch proyectado sobre la muerte engendra conglomerados significantes y emocionales que, gracias a los estudios de Saul Friedlander (Reflections of Nazism. An essay on Kitsch and Death, Bloomington e Indianapolis, Indiana University Press, 1993), hoy descubrimos íntimamente asociados a las prácticas culturales nazis. De manera que el mecanismo estético por el cual nuestra artista suponía, si es que esta suposición existe, desnudar el horror nazi, no hace más que reproducir y legitimar un carácter de esa misma cultura (aquella paradoja de una combinación imposible entre la muerte y el kitsch, emblema sublimado de una vida imposible y tonta sin asomo de tragedia). Mas, hay un agravante respecto de expresiones del Holokitsch como La vida es bella (Benigni) y hasta La caída de los dioses (Luchino Visconti), en las que la belleza escénica induce el giro kitsch sobre la muerte tout court. La proyección kitsch de Costantino se ha ejercido sobre el acto y el efecto de la producción industrializada del asesinato en masa...”.

 

Consultada por esta revista sobre el tema,  la pintora argentina Josefina Robirosa, quien fue Directora del Fondo Nacional de las Artes y actualmente es miembro de la Academia Nacional de Bellas Artes, dijo:


Conozco a Nicola, me hace mucha gracia. Considero que cada uno hace lo que su historia lo lleva a hacer. Ahora ocurre que los curadores lo ensalzan todo, casi no critican.  Cuando yo era chica no había curadores y actualmente hay un gran ejército de curadores que decide lo que se va a exponer.

Y no estar de acuerdo con todo sería la base de mi resistencia.

La muestra del jabón hecho con grasa del cuerpo de Nicola Costantino me resulta absolutamente desagradable. No le cuestiono a Nicola su derecho a hacer una obra así.

Si se observa el mundo, las formas de la naturaleza, los animales, la belleza de los pájaros, de las palomas con sus plumas,  por ejemplo, se ven  tantas cosas lindas que un artista puede transmitir para dar alegría, para que el alma se alegre. ¿Para qué hacer una cosa así?”

 

También fue consultada Clara Fontana, profesora de filosofía:

 

Me parece de una terrible  truculencia. Recordemos que no hace mucho, los nazis hicieron jabones con la grasa de los judíos.  A veces   los artistas que no consiguen notoriedad, o la gloria que  da el talento sin duda persiguen la gloria del marketing, imponer su nombre por cualquier medio. No me interesa discutir si esas esculturas hechas jabón o jabón hecho escultura tienen algún valor estético, la sola idea de que estén hechos con una parte del cuerpo de una persona, así sea ella misma, no justifica el procedimiento.

No es lo mismo el cuerpo humano cuando por ejemplo se presenta  viviente  a través de la danza que arrancar un pedazo y con ese fragmento muerto e inerte de ese cuerpo  como las piedras  intentar transformarlo en un objeto estético . No se trata de declararlo ilegal,  yo no se lo prohibiría, a lo mejor lo hizo con humor, hace pensar màs en la muerte que en la vida, pero lo que menos desea uno es que la sustancia de que está hecho el ser humano sea sustancia muerta. Ella puede apelar a la cirugia para mejorar su aspecto, como lo hace tanta gente, pero el narcisismo escabroso de querer imponerlas es una especie de audacia a bajo costo”.

Si no fuera porque  buscaba el escándalo, ¿no podría haber hecho lo mismo con las habituales fórmulas de los jabones?, ¿por qué tenía que ser de su cuerpo,? Buscaba aparecer en los diarios y lo logró."

 

Por otra parte,  el catedrático de Etica de la Universidad Autónoma de Madrid, Javier Sádaba, quien presentó en Buenos Aires en estos días su libro “Principios de bioética laica”, consultado por Archivos del Sur acerca de este tema dijo:

 

           “Desde el punto de vista ético no tengo nada que decir. El jabón lo hacían los nazis también, pero se hacía eso en contra de alguien, sin respeto a la autonomía, utilizándolo como un objeto.  Lo que uno puede hacer con su cuerpo creo que en ese sentido hay que dejar la máxima libertad. Podrá gustar más o menos, eso es cuestión de puro gusto y nada más. Incluso si hubiera una especie de tortura que se inflingiera ella misma yo tampoco entraría en eso, porque la moral es algo que tiene que ver con lo que son las relaciones humanas.  Lo importante son los deberes, si alguien quisiera suicidarse yo le aconsejaría que no lo haga. Es cosa suya. Si lo que hace tuviera efectos colaterales o a terceros o pudiera convertirse en modelo de comercialización, es otra cosa”.

 

 

 

El neonazismo en Europa

 

Según un artículo del escritor boliviano exiliado en Suecia Víctor Montoya, el neonazismo está vigente en Europa.

 

“Los neonazis, que en su mayoría crecieron junto al crimen y la droga, son elementos de escasa formación intelectual y sienten un odio visceral contra el extranjero. Son fanáticos y están dispuestos a imponer, por medio de la violencia, la “supremacía del hombre blanco”.

 

Asimismo, tanto por sus diatribas como por sus fechorías, es fácil de identificarlos: tienen la “cabeza rapada”, adornan sus ropas con cruces célticas y cruces de hierro (símbolos prusianos), usan botas de paracaidista con la puntera y los tacones reforzados con acero, cazadora negra de piloto, pantalón vaquero ajustado y en la hebilla del cinturón una calavera de bronce del tamaño de un puño, “por si haga falta para golpear al cabeza negra”. 

 

Los neonazis, enseñando el saludo hitleriano y gritando: “¡Sieg Heil!”, atacan sistemáticamente a los trabajadores extranjeros, a quienes son diferentes y suponen que piensan de manera diferente. Son jóvenes cuyos actos delictivos chocan con los derechos a la vida y los más elementales sentidos de respeto y solidaridad con quienes viven el drama de la inmigración”

......

 

Contra el ascenso del neonazismo será bueno emplear la educación, contra los atentados y prácticas de este signo es preciso utilizar la ley, sin contemplaciones ni concesiones demagógicas. Además, los inmigrantes, entre ellos los latinoamericanos, deben de empeñarse en mostrar sus mejores manifestaciones culturales; aspectos éstos que, por desgracia, son menos conocidos que los estereotipos amañados por los medios de comunicación. Es decir, de lo que se trata es de encarar el problema del neonazismo con argumentos sólidos y con una conducta que permita extender y arraigar los valores constitucionales del respeto pleno a la persona, sin distinciones de nacionalidad, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia individual o social.”

 

 

© Araceli Otamendi

 

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337