Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Lecturas >>  La bañera de Arquímedes y otras historias del descubrimiento científico
 
La bañera de Arquímedes y otras historias del descubrimiento científico
 

El autor ejemplifica con Leonardo da Vinci de quien dice, erraba. Pero estaba perspicazmente equivocado. Concibió una idea errónea acerca del vuelo, pero la pauta mental que respaldaba tal idea era ejemplar. De la Mona Lisa al diseño de Máquinas bélicas, de La última cena a las disecciones anatómicas que revelaron los mecanismos sutiles del organismo humano, Leonardo trató de comprender el mundo que existía a su alrededor, así como de expresar visiones de éste y traducir sus conceptos en instrumentos prácticos. Cabría decir, dice Perkins que Leonardo intentó demasiado. Llegó a tener fama de iniciar proyectos y no finalizarlos. Siendo como era un tipo ocupado, tenía que cometer errores.

La bañera de Arquímedes y otras historias del descubrimiento científico

El arte del pensamiento creativo

David Perkins

Editorial Paidós

302 páginas

 

 

(Buenos Aires)

 

David Perkins se doctoró en Matemáticas y en Inteligencia Artificial en el Instituto Tecnológico de Massachusetts. Desde 1971 ha sido uno de los directores del Proyecto Zero, un grupo investigador de la Harvard Graduate School of Education especializado en el aprendizaje, la inteligencia y la creatividad. Entre sus obras premiadas figuran Outsmarting IQ y Smart Schools.

Si se examina el modo en que el progreso del pensamiento ha conformado la ciencia, el arte, la ingeniería y más aún, se halla un proceso similar en la evolución biológica, se analiza la profunda estructura de la aparición de los saltos mentales y se practica el progreso del pensamiento con algunos problemas enigmáticos.

El autor ejemplifica con Leonardo da Vinci de quien dice, erraba. Pero estaba perspicazmente equivocado. Concibió una idea errónea acerca del vuelo, pero la pauta mental que respaldaba tal idea era ejemplar. De la Mona Lisa al diseño de Máquinas bélicas, de La última cena a las disecciones anatómicas que revelaron los mecanismos sutiles del organismo humano, Leonardo trató de comprender el mundo que existía a su alrededor, así como de expresar visiones de éste y traducir sus conceptos en instrumentos prácticos. Cabría decir, dice Perkins que Leonardo intentó demasiado. Llegó a tener fama de iniciar proyectos y no finalizarlos. Siendo como era un tipo ocupado, tenía que cometer errores.

No fueron pocos los originales hallazgos de Leonardo en lo relativo a volar. Observó atentamente a las aves, analizó sus mecanismos y formuló principios. Reconoció que los pájaros lograban volar no sólo mediante el aleteo sino remontándose en corrientes de aire: “Las aves que se alzan sobre el viento en círculos mantienen muy altas sus alas, de modo tal que el aire pueda servir de cuña para elevárselas. A partir de tales observaciones esbozó varios artefactos voladores para seres humanos. Uno fue una especie de helicóptero, con una gigantesca hélice de 8 braccia (aproximadamente 4,25 metros). Leonardo escribió: “Creo que si este instrumento dispone de una hélice bien hecha, es decir, de lino con los poros obturados por almidón, la mencionada hélice girada rápidamente lo elevará en espiral en el aire y subirá muy alto”.

El atisbo de Leonardo estableció una conexión entre dos cosas muy diferentes. Advirtió una vinculación entre los tornillos y el reto de volar. Una hélice equivale a un tornillo aéreo y depende del aire tanto como un tornillo de madera cuenta con ese material, si bien con menos firmeza.

Leonardo, dice el autor, no concibió ciertamente su idea para que fuese operativa en una escala humana, ya que resultaba por completo impracticable. La hélice que imaginó tendría demasiado peso para alzarse en el aire gracias a la fuerza que pudieran proporcionar unos músculos humanos. En este terreno se plantean principios básicos de física: el vuelo resulta más fácil para los animales pequeños como los pájaros o los insectos o para vehículos como los helicópteros de juguete, mientras que los grandes requieren unas fuentes energéticas proporcionalmente muy superiores. Hasta comienzos del siglo XX no resolvieron por fin Wilbur y Orville Wright los numerosos problemas de los vuelos de los objetos más pesados que el aire. Y lo consiguieron pensando como Leonardo da Vinci.

Después de esta explicación el autor dice que lo más sorprendente acerca del pensamiento de Leonardo da Vinci y el de los hermanos Wright no estribó en las conclusiones a que llegaron, sino en las vías que siguieron. Uno y otro buscaron analogías con las que reconsiderar un problema enigmático y hallar una solución inesperada. La tentativa de Leonardo estaba tan adelantada para su tiempo que careció de piezas cruciales del rompecabezas.

El progreso del pensamiento, el salto mental, es analizado por Perkins a lo largo del libro. Es un análisis profundo y sagaz  que se completa con ejercicios prácticos. El libro tiene también juegos e ilustraciones que obligan al lector a preguntarse cuál es el descubrimiento más trascendental y le permiten construir sus propias técnicas de investigación.

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337