Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Lecturas >>  La familia en desorden por Elizabeth Roudinesco
 
La familia en desorden por Elizabeth Roudinesco
 

La irrupción de lo femenino y la degradación de la figura del padre, teorizados por Freud mediante las historias de Edipo y Hamlet, marcaron el inicio del proceso de emancipación de las mujeres. A ellas les siguieron otras minorías: los niños y los homosexuales. Alguna vez se temió que el acceso a la igualdad de derechos en materia de prácticas sexuales tendría por consecuencia la disolución de la familia.

La familia en desorden

Elizabeth Roudinesco

Fondo de Cultura Económica

215 páginas

 

(Buenos Aires)

 

La familia cambió, de eso no hay duda y sin embargo “los hombres, las mujeres, los niños de todas las edades, todas las orientaciones sexuales y todas las condiciones la aman, la sueñan y la desean”, según lo muestran todas las investigaciones sociológicas dice Elizabeth Roudinesco en su libro “La familia en desorden”. “Es evidente” dice, “sin embargo, que el principio mismo de la autoridad – y del logos separador – sobre el cual siempre se fundó la familia está hoy en crisis en el seno de la sociedad occidental. Por un lado, ese principio, por la afirmación majestuosa de su soberanía caduca, se opone a la realidad de un mundo unificado que borra las fronteras y condena al ser humano a la horizontalidad de una economía de mercado cada vez más devastadora; pero,  por otro, incita de manera incesante a restaurar,en la sociedad, la figura perdida de Dios padre en la forma de una tiranía. Enfrentada a ese doble movimiento, la familia se muestra ante un sujeto como la única capaz de asumir este conflicto y favorecer el surgimiento de un nuevo orden simbólico” afirma la pensadora francesa. Para Roudinesco, “tamaño deseo se suscita frente al cementerio de referencias patriarcales desafectadas que son el ejército, la Iglesia, la nación, la patria y el partido”. “Desde el fondo de su desamparo”, dice, “la familia parece en condiciones de convertirse en un lugar de resistencia a la tribalización orgánica de la sociedad mundializada”.  “Y sin duda logrará serlo” asegura la autora, “con la condición de que sepa mantener como un principio fundamental el equilibrio entre lo uno y lo múltiple que todo sujeto necesita para construir su identidad”.

Un tema complejo y de insoslayable actualidad que trata el libro es el de la familia y “las nuevas familias” que se constituyen cuando las leyes cambian y las parejas homosexuales empiezan a tener los mismos derechos que las heterosexuales.

Debido a que durante siglos la familia occidental estuvo basada en la figura del padre como un dios soberano, con el advenimiento de la burguesía, el padre devino patriarca. Fue así como la familia burguesa exaltó el matrimonio por amor y la maternidad. Esta revolución de la afectividad dio a la mujer y a su sexualidad un lugar privilegiado. Con los métodos contraconceptivos  la mujer comenzó a tener control de su cuerpo y a cuestionar el poder patriarcal. La irrupción de lo femenino y la degradación de la figura del padre, teorizados por Freud mediante las historias de Edipo y Hamlet, marcaron el inicio del proceso de emancipación de las mujeres. A ellas les siguieron otras minorías: los niños y los homosexuales. Alguna vez se temió que el acceso a la igualdad de derechos en materia de prácticas sexuales tendría por consecuencia la disolución de la familia. Pero en este libro de Roudinesco se piensa que no ha sido así, las antiguas minorías sólo quieren integrarse a la norma y paradójicamente es eso lo que causa terror. La procreación médicamente asistida, las madres sustitutas y la clonación permiten prescindir totalmente del hombre. Si la mujer controla totalmente la reproducción, si los homosexuales pueden engendrar hijos ¿qué pasará con la figura del padre? ¿Se asistirá al nacimiento de la omnipotencia de lo materno?

Roudinesco se interna en estos temas desarrollando con inteligencia su análisis respecto a la familia actual. “La concepción freudiana de la familia” dice Roudinesco, “como paradigma del surgimiento de la familia afectiva, se apoya en una organización de las leyes de la alianza y la filiación que, a la vez que postula el principio de la prohibición del incesto y la confusión de las generaciones, lleva a cada hombre a descubrirse poseedor de un inconsciente y por lo tanto, distinto de lo que creía ser, lo cual lo obliga a apartarse de cualquier forma de arraigo”. También Roudinesco apela a los historiadores de la familia, quiénes se mostraron a menudo más innovadores que los psicoanalistas en su desciframiento de la evolución de las estructuras familiares modernas. La pensadora  francesa cita a Edward Shorter, quien en una obra publicada en 1975 recurre a los conceptos freudianos para analizar la revolución sentimental que se afirmó en Europa en todo el siglo XIX.

El libro llega, después de un viaje por la historia y el análisis de la institución familiar,  a la conclusión de que  la familia venidera debe reinventarse una vez más”.

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337