Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Lecturas >>  La Universidad frente a los problemas nacionales por Ana Jaramillo
 
La Universidad frente a los problemas nacionales por Ana Jaramillo
 

“La Universidad Frente a los Problemas Nacionales” de la doctora en Sociología Ana Jaramillo, rectora de la Universidad Nacional de Lanús es una compilación de trabajos publicados internamente en esa universidad y escritos sobre la problemática universitaria argentina en la actualidad.
“El desafío de diseñar, construir y constituir una Universidad para el siglo que acaba de comenzar nos provocó la necesidad de reflexionar sobre la función y la misión que debe tener una institución universitaria que en tanto servicio público, logre “Ojos mejores para mirar la Patria” como quería Lugones, con “otro enfoque y desde aquí” como sostenía Jauretche, dice la autora.

La Universidad frente a los problemas nacionales

The University Facing the National Problemas

Por Ana Jaramillo

Ediciones UNLa

173 páginas

 

(Buenos Aires) Araceli Otamendi

 

La Universidad Frente a los Problemas Nacionales” de  la doctora en Sociología Ana Jaramillo, rectora de la Universidad Nacional de Lanús es una compilación de trabajos publicados internamente en esa universidad y escritos sobre la problemática universitaria argentina en la actualidad.

“El desafío de diseñar, construir y constituir una Universidad para el siglo que acaba de comenzar nos provocó la necesidad de reflexionar sobre la función y la misión que debe tener una institución universitaria que en tanto servicio público, logre “Ojos mejores para mirar la Patria” como quería Lugones, con “otro enfoque y desde aquí” como sostenía Jauretche, dice la autora.

Haciendo historia en el pensamiento social y político de América latina, Leopoldo Zea dice:

Los iberoamericanos se encuentran dueños de una nueva ciencia que permite al hombre estudiar su realidad en forma directa, sin intermediarios, sobre la base de la experiencia concreta; una ciencia que obtiene directamente sus deducciones, sus leyes, sus verdades, de la misma realidad observada y experimentada. Se recurre a la experiencia directa que, quiera que no, destruye el principio de autoridad, el principio que había hecho posible el orden no sólo de la ciencia escolástica sino del gran imperio teocrático. Bacon, Copérnico, Locke, Kepler, Newton, Leibnitz y Franklin son los nombres que substituyen a Aristóteles, Santo Tomás y demás autoridades del escolasticismo. Sin embargo, no se quiere que las nuevas ideas sean un instrumento destructivo, sino todo lo contrario, un instrumento al servicio de la realidad y el hombre iberoamericano. Se trata de un hombre que no quiere renunciar, como lo hicieran otros hombres y pueblos, a la realidad que le es propia, a la realidad de que le hiciera herencia el mundo ibérico.” Así la autora prefiere pensar la universidad como universidad/ciudad inserta en la realidad y sus problemas, en la sociedad y sus demandas y no como universidad/claustro y al mismo tiempo defiende la necesidad de recuperar su misión original hermenéutica y axiológica y reflexiona: “Asumir la tarea de la creación de una Universidad Nacional Pública, como la Universidad Nacional de Lanús, nos demandó necesariamente reflexionar acerca de la misión de la Universidad en el siglo XXI, preguntarnos, si debía ser la misma que tuvieron quienes hace ya más de mil años crearon instituciones que llevaban  hoy el mismo nombre”.

 La Universidad Nacional de Lanús fue creada mediante la Ley 24.496 a mediados del año 1995 y comenzó a funcionar en febrero de 1996. Sus actividades académicas se iniciaron el 4 de junio de 1997. Asentada en el distrito de mayor densidad poblacional del país – sobrepasa el medio millón de habitantes, en un área geográfica de poco más de 48 km cuadrados organizada en 3.200 manzanas, se diferencia de otras universidades públicas por la permanente interacción con las demandas de la comunidad. Es por eso que se la define como una universidad fuertemente orientada hacia el campo social. La UNLa articula con el conjunto de organizaciones sociales de la comunidad construyendo y capacitando juntos a los servidores públicos y a los jóvenes en sus carreras. La vinculación entre la oferta educativa y las demandas de la sociedad se logra a través de un sistema de consultas y distintos métodos de investigación para determinar cuáles son los recursos humanos que necesita el Estado. A través de varios capítulos, Ana Jaramillo  define su posición e idea de lo que debe ser una universidad de esta época y en particular la UNLa y dice: “La Universidad Nacional de Lanús, era un viejo sueño de la comunidad lanusense que se ha hecho realidad. Debemos compartir el esfuerzo por construir junto a ella sus utopías. Estas se manifiestan en la voluntad de construir una sociedad solidaria, cooperativa, que integre a todos participativamente en la búsqueda de una sociedad más justa”.

También cuando enfoca el tema de la autonomía universitaria lo hace desde el punto de vista de la relación entre la autonomía y quienes son en definitiva los que aportan los recursos para que funcione la universidad: “La incuestionable autonomía universitaria, que implica la autonomía de gobierno y la libertad de cátedra va de suyo en una sociedad que ha decidido y conquistado sus instituciones democráticas así como sus libertades y derechos cívicos y por ello respeta su Carta Magna y las garantías por ella establecidas.

Pero dicha autonomía no le puede hacer perder de vista que es todo un pueblo el que aporta los recursos que le permiten cumplir con su función. Su responsabilidad es frente a la sociedad toda y no sólo para con los miembros de la universidad...”.

Refiriéndose a la educación Ana Jaramillo se remonta a los griegos: “Ya los antiguos griegos afirmaban que la educación en tanto configuración debe acuñar a los hombres según la forma de su comunidad, no para la sociedad actual sino para una sociedad mejor. Ello implica no sólo enseñar la “techné” o las capacidades y habilidades para transformar la realidad sino la “areté” o la virtud. Ambas deben ser motivo de nuestros desvelos pedagógicos en la formación de nuestra juventud a fin de lograr despertar en ellos su capacidad transformadora e innovadora así como su compromiso con la comunidad a la que pertenecen”. La UNLa se declaró a sí misma como universidad urbana comprometida. Por otra parte, la autora del libro sostiene que “la progresiva individuación de la sociedad contemporánea avanza paralelamente a su globalización. La perplejidad aunada a la vertiginosidad de los cambios sociales pareciera fortalecer con su desorientación finisecular la imagen de una sociedad sin telos, sin destino ni valores, una sociedad mercantilizada y consumista.”. Así la revolución tecnológica avanzó sin la necesaria contrapartida social reflexiva, dice la autora, que permita y oriente a la humanidad para tomar las riendas de su destino. Una nueva reflexión ética es necesaria, dice Jaramillo, para que no nos suceda como al “Golem” o al aprendiz de brujo.

También la autora reflexiona sobre el lenguaje en el artículo “Miseria del Lenguaje o Lenguaje de la Miseria”: “...La ausencia del pensamiento narrativo o el impacto de la decadencia socioeconómica, nos llevan necesariamente a una reflexión filosófica al respecto que nos hacen recordar al famoso debate Proudhon-Marx.

A fines del siglo XIX se instaló un debate entre Proudhon y Marx, cuando el primero acusaba a la naciente teoría marxista de ser una “Filosofía de la miseria”. Marx le contestó rápidamente que los postulados de Proudhno representaban la “Miseria de la filosofía...” “...Las dificultades que existen en el uso del lenguaje, la aparición de nuevos lenguajes, la incapacidad de comunicación escrita y verbal de los jóvenes en esta época, así como las dificultades para reentrenarse en nuevos lenguajes, instrumentos y criterios pedagógicos por parte de los educadores formados en otras épocas, representan una preocupación contemporánea y constante del cuerpo docente en general. Y dicha preocupación que compartimos, es más que fundamental para una institución educativa como la nuestra que tiene como misión, no sólo ensanchar las fronteras de la moralidad como sostenía Durkheim, sino también las fronteras del pensamiento...”

Ante las reiteradas experiencias de conocimiento público en diversas universidades del país

en oportunidad de realizar exámenes de ingreso a los estudiantes egresados de las escuelas secundarias  como así también a los altos índices de desempleo que afectan a los habitantes de la República Argentina, en muchos casos graduados universitarios como al sistema educativo universitario en general, cabe prestar atención a un libro lúcido como éste que refleja la experiencia y el pensamiento de la responsable de una universidad nacional definida a si misma como “universidad urbana comprometida”.

Este libro se editó por Edunla Cooperativa, una cooperativa formada con aportes de docentes de la Universidad Nacional de Lanús para financiar libros escritos por docentes, que permite editar tiradas mínimas y cuenta con un mercado interno que asegura recuperar los costos.

 

Bibliografía:

Leopoldo Zea, La esencia de lo americano, Editorial Pleamar

 

 

 

 

La autora:

 

Ana Jaramillo es Licenciada en Sociología por la Universidad de Buenos Aires y se doctoró en la misma disciplina por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales en la Unam, obtuvo también la maestría en Flacso – México –revalidada por la Universidad de Buenos Aires-.

Ha ejercido la docencia en diversas universidades nacionales y del extranjero. Colaboradora de la OIT en México y Perú, investigadora del Conicet, consultora del PNUD y del Banco Mundial, y coordinadora general del Proyecto de Asistencia Técnica a los servicios sociales del gobierno argentino. Realizó también numerosos trabajos de investigación para Flacso, Naciones Unidas, Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca, etc. Ha publicado distintos artículos y ponencias en Roma, México, Tokio, Buenos Aires, Perú y Washington. Participó además en diversos congresos internacionales en México, Brasil, Costa Rica y Uruguay, y como disertante en Osnabrück, Estados Unidos, Harvard, Bruselas, Chile y Viena, entre otros. Entre los cargos que ejerció merece destacarse su participación como miembro de Nuevos Derechos del Hombre, París; asesora del Senado de la Nación, de la Subsecretaría de Derechos Humanos y de la Mujer; y del Ministerio de Relaciones Exteriores; miembro fundador de la Fundación CIM-OEA; miembro del Consejo Académico del Posgrado en Planificación y Gestión de Políticas Sociales de la Facultad de Ciencias Sociales, UBA; miembro del jurado en el concurso de antecedentes de la Universidad Nacional de Quilmes y vicepresidente del Consejo Técnico de América Latina.

Es autora además del libro “Fueye y melancolía- Los intelectuales y el suicidio”.

 

 

Sistema de Becas:

La Universidad Nacional de Lanús tiene un sistema de becas que se financia por descuentos a personal docente y no docente, rectora y vicerrector. También forman parte del Fondo de Becas recursos de la propia universidad, ingreso de los servicios prestados por la misma y aportes voluntarios de los alumnos. También hay organismos institucionales que otorgan becas para distintas carreras.

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337