Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Lecturas >>  Vivir para contarla, Gabriel García Márquez
 
Vivir para contarla, Gabriel García Márquez
 

Hablan los recuerdos del Premio Nobel colombiano
Vivir para contarla, Gabriel García Márquez (Buenos Aires) Araceli Otamendi Una biografía de Gabriel García Márquez empieza con el viaje que el escritor colombiano hizo a con su madre a Aracataca a principios de marzo de 1952, para vender la casa de los abuelos donde había nacido. La biografía escrita por Dasso Saldívar, titulada “Viaje a la semilla”, explora en la vida de García Márquez mediante conversaciones con el escritor, sus familiares y amigos, entrevistas e investigaciones en archivos y bibliotecas de diversos países. La autobiografía de “Gabo”, publicada por editorial Sudamericana, también empieza narrando aquél viaje que él hizo con su madre a Aracataca para vender la casa. Pero son los recuerdos, en este último caso los que hablan. Al inicio del libro figura la frase “La vida no es lo que uno vivió, sino lo que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla”. Los libros de memorias, las autobiografías, tienen esa zona común de la memoria que permite olvidar, reescribir, inventar. Volver a puntuar, como dijo la escritora P.D.James, en su libro “La edad de la franqueza”. Según el escritor inglés Martín Amis, que también escribió su autobiografía con el título de “Experiencia”, el problema de la vida reside en su calidad de informe, en su fluidez ridícula. El diálogo es pobre, dice Amis, y siempre tiene el mismo principio y el mismo final. En el caso de Gabriel García Márquez, la riqueza de su vida se ha reflejado en los mundos de sus obras. Es la mirada del escritor colombiano hacia su vida, hacia las personas relacionadas con él, la que aparece en su autobiografía y deleita al lector como ocurre en sus novelas y cuentos. También, en el libro el autor hace autoanálisis. El autor de “Relato de un náufrago”, “Cien años de soledad”, “El coronel no tiene quien le escriba”, “Crónica de una muerte anunciada” entre muchas otras obras y además, sin duda, el periodista, narra con su inconfundible estilo, no una novela sino su vida. El recuerdo de la madre, aparece nítido, como una figura de gran fuerza, un Leo Perfecto, según el escritor, que la destaca diciendo “cómo había podido subordinar tan pronto y con tanto dominio las injusticias de la pobreza”. Cuando como lectores nos gusta un escritor, generalmente quisiéramos saber todo acerca de su vida, tal vez para comprender mejor muchas de las cosas que ha escrito. Sin embargo, cuanta más luz se echa a ciertos pasajes de la vida, otras zonas quedan inevitablemente veladas. El lector se adentra en un libro a la búsqueda de algo. Muchas veces, es la búsqueda del misterio que la vida contiene y que es imprevisible. Una vez más, leyendo este libro, entramos en el singular universo del Premio Nobel colombiano. Una obra que discurre entre el misterio y la luz de la vida de uno de los escritores más grandes de la literatura latinoamericana. Editorial Sudamericana 579 páginas
 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337