Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Lecturas >>  El gaucho insufrible, Roberto Bolaño
 
El gaucho insufrible, Roberto Bolaño
 

El humor, la ironía, el talento y el desparpajo sobran en este libro de Bolaño, integrado también por otros cuentos y por dos conferencias, una sobre la enfermedad, la otra sobre la literatura “Los mitos de Chtulu” donde no se ahorra ningún opinión ni latigazo verbal para azotar a algunos de los escritores más encumbrados de la literatura contemporánea y encumbrar aún más a otros, y de eso está lleno la historia de la literatura que con sus movimientos sísmicos cada tanto, casi siempre se construye así.

“El gaucho insufrible” Roberto Bolaño

Editorial Anagrama

177 páginas

 

 

(Buenos Aires) Araceli Otamendi

 

Después de leer  casi de un tirón “El gaucho insufrible” libro que consta de varios cuentos y dos conferencias del autor, me quedé con la sensación de haber leído a un autor  que recibió para escribir esta obra la influencia de Marcel Schwob y su libro “Vidas imaginarias”  y la de Woody Allen y sus “Cuentos Sin plumas”.  Schowb, de quien dijera Borges que antes de ejercer y enriquecer la literatura fue un maravilloso lector, escribió “Vidas Imaginarias” que data de 1896.  Para su escritura, según cuenta el mismo Borges, inventó un método curioso. “Los protagonistas son reales; los hechos pueden ser fabulosos y no pocas veces fantásticos”. El gran escritor argentino confiesa también en el prólogo de “Vidas imaginarias” que su “Historia universal de la infamia”  al que considera un libro candoroso, ha tenido como una de sus muchas fuentes ese libro de Marcel Schowb. Pero Bolaño juega otro juego, es decir que escribe vidas imaginarias de personajes que podrían ser reales o no y es ahí donde logra desatar su imaginación desarrollando todo tipo de aventuras reales y delirantes. Por otra parte, la lectura del libro de Bolaño me recordó a Woody Allen y su libro “Cuentos sin plumas” donde uno de los títulos que reúne a los cuentos es “Cómo acabar de una vez por todas con la cultura”. Allen despliega en esos cuentos su especial humor y arremete con su ironía contra todo lo que se le ocurre  y así escribe: “Para acabar con la crítica freudiana: Las listas de Metterling”, “Para acabar con las memorias de guerra: Las memorias de Schmeed”, “Para acabar con la filosofía: Mi filosofía” entre otros relatos. El cuento que da título al libro de Bolaño  “El gaucho insufrible”,  narra la historia de un abogado argentino que, dada la crisis económica que vive el país decide irse de Buenos Aires, volver al campo y transformarse en gaucho. Pero el campo que describe Bolaño no es un campo próspero, sino un campo en el que en lugar de vacas u ovejas hay conejos. El abogado, personaje protagonista del cuento, tiene un hijo escritor y es en las andanzas de éste donde el autor chileno aprovecha con ironía para hacer alusiones a ciertos escritores que conforman el grupo con el que  se reúne. Otro de los cuentos “El viaje de Álvaro Rousselot” está protagonizado por un escritor , “prosista ameno y pródigo” de  la literatura argentina de mediados del siglo XX. A este personaje le ocurre que un director de cine francés le plagia algunas novelas. Finalmente, cuando no lo hace, el escritor extraña al director y plagiario, tal vez su único lector, piensa con nostalgia. Aquí, en este cuento también hay alusiones paródicas a algún prototipo de escritor argentino, entre otras alusiones irónicas el que recibió un premio municipal, objeto de las burlas de Bolaño. Ya decía Borges en su artículo ¿Por qué los escritores argentinos no viven de su pluma? Publicado en la revista “El hogar” el 12 de julio de 1946: “Existen estímulos artificiales; los premios de fuente oficial. Alguien alguna vez estudiará detenidamente su influjo en la evolución de nuestra literatura; sospecho que no establecerá que ha sido benéfico. No quiero decir que los premios se concedan inevitablemente a obras malas; quiero decir que la expectativa de premios puede impedir que se escriban otras mejores. Por ejemplo, nadie discute que el “Martín Fierro” sea uno de los libros máximos de nuestro país. Imaginemos que en 1872 ya hubiera existido un mecanismo de recompensas como el actual y que José Hernández hubiera, muy humanamente, considerado la posibilidad de que le tocara una de ellas ¿Se habría animado a exhibir al gaucho como desertor, como borracho, como asesino y como matrero? ¿En otras palabras habría escrito el “Martín Fierro”?  Con esta pregunta termina el artículo de Borges y habría que preguntarse, qué otros estímulos que le permitan vivir dignamente a un escritor sin dejar de escribir puede haber en un país empobrecido como la Argentina cuando no es fácil acceder al mercado editorial y la mayoría de los  escritores deben pagarse sus propias ediciones para poder difundir sus cuentos, poemas, novelas y ensayos. El humor, la ironía, el talento y el desparpajo sobran en este libro de Bolaño, integrado también por otros cuentos y  por dos conferencias, una sobre la enfermedad, la otra sobre la literatura “Los mitos de Chtulu” donde no se ahorra ningún opinión ni latigazo verbal para azotar a algunos de los escritores más encumbrados de la literatura contemporánea y encumbrar aún más a otros, y de eso está lleno la historia de la literatura que con sus movimientos sísmicos cada tanto, casi siempre se construye así. A veces  viene bien leer un libro así, no me ha gustado ni más ni menos que “Cuentos sin plumas” de Woody Allen o que las “Vidas imaginarias” de Marcel Schowb, podría decirse que los he disfrutado de la misma manera. No he leído otros libros de Roberto Bolaño, pero la lectura de “El gaucho insufrible” me ha incentivado para seguir leyendo su obra.

 

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337