Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>   Entrevistas- noticias culturales-histórico >>  Poemas: Manuel Lozano (Argentina) y Giorgio Chiarati (Roma- Italia)
 
Poemas: Manuel Lozano (Argentina) y Giorgio Chiarati (Roma- Italia)
 

Se incluyen poemas de Manuel Lozano (Argentina) y Giorgio Chiarati (Roma-Italia)
De "Mansiòn Artaud" Manuel Lozano Comienzo de la lluvia en Harlem But I have that within me that shall tire Torture and Time, and breathe when I expire. Lady Byron Para Cecill Villar ¿Y dónde se escondía el lóbrego sol de las derrotas? La fábula urde en los muros la plegaria, reconoce al visitante deformado en atavíos de sangre y con monedas de bronce siempre indemnes por la ausencia. El maderamen está listo. No insistas con el decorado de los frágiles. Parezco caer junto a estos muelles donde yacen las lágrimas de Adán y su heredero. Me congelas en el cuerpo de prometida arcilla. Las caravanas llegan al festín. Borradores del relámpago, siervos de una antigua potestad, sellarán con luto la habitada mordedura de tu especie negra. Nadie puede abrir -ni siquiera rasgar- la feroz tapicería de mi duelo milenario con el agua. En esta playa se desnudan los lobos. La cicatriz amargará hasta la náusea lila los colmillos de su máscara de iniciación. Ya era tarde cuando me amamantaron. ¡Piedad! ¿Alcanzas la húmeda carne de tus hijos como filo imborrable de navajas? ¡Despréndeme, atestíguame por la transubstanciación de aquel reino sepultado! ¿No era atroz el amor en esas caras que ya han visto el infierno desde el fósil de mi soledad? En la humareda fui el primer huésped. Ensimismado o errátil, se quiebra el sudario debajo de mi efigie. Llueven sudarios en esta rajadura donde tiemblas huida, donde guardan los restos de otro viaje encantado. ¿Qué nocturna Medea en esta anunciación de peligrosa alabanza? ¿Quién sobrevive a su paso por los tibios jardines? Canta el niño ciego su dolor de pronunciarse allí donde los ríos y el mar recogen vidrios de mi historia. Inevitable este renunciamiento consagrado a un golpe de tinieblas. Debajo de la piel, los huesos cantan. Los huesos me ven. ¿Y hay catecismos de pavor que detengan a los desolladores? La tribu arrastra los tentáculos del brujo. Lloré hasta la lejanía del miserable en el umbral de una iglesia; lloré hasta vaciarme los ojos en las islas del hambre y de la peste. ¡Bienvenidas memorias de tu transparencia en Orión! Les di de beber el deseo y también la impostura del disfraz más hermoso de este mundo. Cada huella es un tajo de abismo, les repites. Alrededor del camino sólo encuentras ataúdes cubiertos por guijarros. El emigrante perderá los vestigios de su recién nacida. La anamorfosis del retrato inundará la hierba. Yo he buscado la entrada, cumbre de los sortilegios. He comprendido. ¿Por qué no cesa este llanto contagioso en las ventanas? La letanía multiplicará mi silencio. ¿Y por qué no sube hasta aquí donde me nazco esfinge? Mirada de trasluz. Hoy es la noche. New York, septiembre de 2000 MELQUISEDEC -Salmo 109- Horas en que la lluvia sana la herida inextinguible. Ellos te engendran, libándome como rocío diverso entre sombras que vuelven al jardín, que sueñan jardín antes de irse. La redención cuida sus vientos de orfandad y todavía escuchas el rumor escondido de la tierra. Quédate, luciente. ¿Y cuántas veces supimos restañar el ojo en la tormenta hasta exhumar las jerarquías, los ritos, los linajes perplejos? El cardo se desmembra aun sin verlo. Prestidigitador, Sucede siempre en la aurora. Victoria, Abadía del Niño Dios, 18-VI-2001 Sobre el autor: Manuel Lozano nació en Córdoba. Es uno de los pocos especialistas sobre la obra de Silvina Ocampo. Autor de quince libros - ensayos, relatos y poemas -. Recibió más de 39 premios nacionales e internacionales: Primer Premio Fondo Nacional de las Artes, 1987, por su libro "La Línea y el Círculo"; Premio "Gente de Letras", Bs. As., en siete oportunidades (ensayo, poesía y cuento, respectivamente); Primer Premio "Asociación Japonesa en Argentina", 1987; Premio "Fundación Argentina para la Poesía", 1989; Premio Universidad de La Plata, 1990; Premio Ministerio de Asuntos Sociales, España, 1993; Premio University of Kentucky, U.S.A., 1995, Premio Federación Universitaria de Bs. As., 1996; seleccionado paras las mega-exposiciones "Buenos Aires no duerme I" (1997; género: cuento), y "Buenos Aires no duerme ´98" (género: poesía), para citar algunas de las distinciones. En 1989, recibió la "Faja de Honor", de la Sociedad Argentina de Escritores, Bs. As., por su libro "La Línea y el Círculo". Su obra ha sido traducida al inglés, francés e italiano. Actualmente vive en Buenos Aires. ---------------------------------------- Giorgio Chiarati (Roma- Italia) Libertà Ho montato le ali Su me stesso vestito robot. Ho immesso un programma nel cervello: libertà assoluta, senza coercizione esterna. Ho montato bianche piume Per volare risalendo il fiume Vita. Ho sognato la bara della società: coercizione demolizione delle coscienze emarginazione omologazione sociale morte cerebrale. Ho assemblato cristalline penne Su me stesso animatronizzato In boschi di rame In una savana deserta di silicio: freddo grigio metallo di corpi automi atomi, morte emozionale. Ho costruito dentro di me una Bandiera: Pace Libertà Uguaglianza. Sto in Zazen meditando… Esco dal mio involucro di carne Immerso nella: Libertà! Ho montato le ali Su me stesso vestito robot. --------------------- Ti dispiace Ti duoli, ragazza, di non amarmi Ti dispiace di avermi sparato nel cuore. Ma non dolerti, perché un giorno capirai Da me col sorriso tuo tornerai. Ti duoli, ragazza, di esser fragile Come ramo baciato dal vento di tempesta, scuoti il corpo per dimenticare il mio viso turbato da estranei maligni spiriti, come foglie cadono gocce rosse e pallide dal Centro Vitale, languide. Ti dispiace, ragazza, di non Amare me, uomo che del Sentimento ne fa Bandiera lo innalza a essere Gentile. Ti spiace, ragazza, per la tua libertà Fatta solo di vento freddo Lontananza da te stessa Dal signore illusore da te chiamato: Amore! Ti dispiace, ragazza, non darmi Amore Soffri con me Nel mare dell’eterno dolore, placato dall’Ohm. Chiamo: Ohm... senza trovar Via chiamo: me stesso perso nel dedalo sotterraneo dell’Idealismo ribelle fatto oscurità, così come il mio natio paese. Non ti dispiace, ragazza, perché tornerai come boomerang. Tornerai senza più ferirti Con le mie spine selvatiche del mio carattere. Sobre el autor: Giorgio Chiarati nació en Roma en 1978. Actualmente vive en Roma, Italia. Es poeta. Ha ganado varios concursos literarios y ha recibido distintas distinciones: · Concorso "parole ed immagini" – XIIa edizione – 2002 - Mellana di Boves (CN) – DIPLOMA DI MERITO ; · S.I.V.I.E.R.A. Tema: ciclo – Riciclo (Verbania-Pallanza): Esposizione delle poesie e realizzazione di un Cd-Rom; · Omaggio a Goldoni – Centro Europeo di Cultura “il passaporto” 4° CLASSIFICATO - Diploma con medaglia di bronzo; · Concorso Poesie d’Amore – A.L.I. Penna d’autore (TO) - Libro: Antologia dell’Amore (2002) Participa en la redacción del programa de televisión RadioCasbah
 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337