Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>   Entrevistas- noticias culturales-histórico >>  Cuentos y relatos y un poema
 
Cuentos y relatos y un poema
 

Se incluyen cuentos y relatos de: Fernando Sorrentino, Ernesto Bollini, un poema de Fernando Luis Pérez Poza (desde Pontevedra, España)
La fórmula mágica (c)Fernando Sorrentino El sábado a la noche soñé con un hechicero. Estaba vestido como los hechiceros de los cuentos, con una túnica negra y un altísimo bonete puntiagudo. La túnica y el bonete estaban estampados con muchas medias lunas y estrellas plateadas. El hechicero era muy flaco, muy viejo, y tenía nariz muy huesuda y una barba muy larga y muy blanca. Pero lo importante es que, en sueños, me reveló los componentes de la fórmula mágica de la invisibilidad. Se ve que tengo estos sueños porque mi papá es farmacéutico, y yo estoy acostumbrado a las fórmulas. Apenas me desperté, anoté todo en un papel y fui a buscar a mi amigo Marcelo, ya que quería compartir la experiencia con él. Nos encerramos en el laboratorio de la trastienda y pusimos en acción un ejército de tubos, probetas y alquitaras, y de unos a otros pasábamos ácidos y polvos y otras porquerías que allí abundaban y que no sé para qué pueden servir. Estábamos entusiasmados y en realidad ya no seguíamos la fórmula del hechicero y más bien nos dejábamos llevar por nuestra propia iniciativa, que consistía siempre en agregar más y más ingredientes, hasta que llenamos por completo un frasco enorme con un líquido negro, espeso, hirviente. Marcelo revolvió todo con una cuchara de madera y pasó una cantidad del líquido a un tubo de vidrio. Entonces traje a mi perrito Lucas y, como se resistía de mil modos, tuve que obligarlo: le sujeté con fuerza el hocico y le hice tragar el contenido íntegro del tubo. El vidrio quemaba entre mis dedos y Lucas abría muy grandes los ojos. Cuando lo solté, el perro hizo una cosa rara, como una serie de toses o estornudos, y se quedó quieto, respirando apenas. Durante más de una hora Marcelo y yo lo observamos con atención, pero no ocurrió nada notable. —Esta fórmula no sirve para perros —dije, al comprobar que Lucas había muerto. —Bueno —contestó Marcelo—. Veamos si la fórmula del hechicero es buena para nosotros. Volvimos a llenar el tubito dos veces y, primero yo, luego él, nos bebimos una buena porción de ese líquido negro y humeante. Por momentos parecía jarabe para la tos, por momentos parecía azufre o pólvora. Marcelo, como Lucas, se ahogó un poco y estornudó varias veces seguidas, pero a mí, en cambio, se me inundaron de lágrimas los ojos y sentí una llamarada de calor en la cara y en el estómago. Con toda paciencia, esperamos una hora, y luego otra y otra hora. Como vimos que no nos sucedía nada, nos sentamos a mirar televisión y tuvimos que admitir que el hechicero se había burlado miserablemente de nosotros. Sobre el autor: Fernando Sorrentino nació en Buenos Aires en noviembre de 1942. Es profesor en Letras y escritor. ---------------------------------------- La habitación de arriba © Ernesto D. Bollini -Siempre lo mismo – dijo Mamá Emilse.-Todos los días la misma historia. Parecía indignada, pero en el fondo de sus ojos ya no brillaba ningún destello de ira. -Llega y sube, eso es todo. Agregó Guadi . -Llega y se encierra allá arriba. Y nosotras, como si no existiéramos. -Y ni se nos ocurra golpearle la puerta, ¿No? Total, Mami siempre aguanta, aguanta lo que venga. Para eso estamos. Guadi acercó la silla a la de su madre, junto a la ventana, y la abrazó. Una lágrima rodó por la mejilla de ambas. -Tan solas, siempre tan solas para todo, querida hija. -Y pensar que lo cuidamos tanto cuando pasó lo de la enfermedad ¿no.?... Así nos paga. -¿Te acordás, Guadi, cómo rezábamos por esos días? Todavía me parece verte, arrodillada en la alfombra, frente a la imagen de Santa Rita... Y lo imposible ocurrió. -Sí, repuso Guadi. -A Dios gracias. Pero él, como si nada. -Hay que entenderlo, querida. Está muy tenso. El trabajo, las deudas, tantas obligaciones. No lo forcemos. Ya cambiarán las cosas. -Vos siempre tan condescendiente con él, Mami, por eso se aprovecha. Como cuando éramos chicos, ¿Te acordás? Siempre se sentía mal, siempre estaba enfermo, y faltaba al cole a piacere. En cambio yo, que ni se me ocurriera fingirme resfriada, ni los sábados me dejabas faltar a gimnasia. Te acordás, ¿no? -Pero él siempre fue débil, sufrió tanto en la vida...Vos sos otra cosa, mi hija legítima, en cambio él...Entendélo, pobre. -¿Y para Reyes.? ¿Alguna vez me trajeron lo que yo pedía.? Todos los años la misma muñeca.Pero a él, bastaba que lagrimeara un poco para que le pusieran el mundo a los pies. Una densa llovizna comenzó a caer afuera. El cielo se había puesto de un tono metálico,triste. La tormenta parecía inminente. - A él - dijo Mamá Emilse, casi en un suspiro—lo afectó muchísimo lo de Papi, pobre ángel. - Papi, Papi...Te advertí mil veces que no volvieras a llamarlo así.No se lo merece. Y muy bien está donde está...¡Papi.! - Bueno,Mamá Emilse apuntaba con el dedo, señalando la habitación de arriba. - Al menos,algo importante nos dejó antes de irse. - Sí, muy importante, imaginate...No lo vemos nunca. El portazo de llegada...¡Pum!...Ni nos saluda...El portazo de su habitación...¡Pum!...Y buenas noches Bariloche... - Pero está, nosotras sabemos que está. A veces pienso...¿Qué sería de nosotras si él no estuviera? Digo, ¿a quién dedicaríamos tanto afecto, tanto cariño.? Yo creo que me volvería... - Y yo también, Mami, la interrumpió su hija. -Yo también. Protesto, pero vos sabés cuánto lo quiero. - Con lo que nos hizo renegar, porque no es ningún santo. Disgusto tras disgusto. Pero las madres estamos para eso, Guadi, andá sabiéndolo. Para sufrir y resignarnos. La casa en sombras parecía palpitar con las voces femeninas. El color de las cosas era, a la vez, desdibujado y violento. Una sensación indefinida, acaso de angustia, se filtraba con la oscuridad en el alma de las dos mujeres. Ahora, en el opaco silencio, un viejo reloj de péndulo dejaba escapar el sonido de sus campanadas. Once. Tiempo de dormir. - Martes, Mamá,--Susurró Guadi—Te toca a vos. - ¡Ay, querida.! Con esta humedad me duelen tanto los huesos...¿No podrías ir vos? - ¡Mamá.! ¿No dijimos Martes, Jueves y Domingo? Le reprochó Guadi.- A mí me corresponden los demás días, y son cuatro. - Sí, pero hoy, no sé...No me siento con ganas...¿Vas? Tomalo como una orden de tu madre. - A él jamás le ordenaste nada, ni siquiera le pediste nada. Nunca.Y así estamos. Siempre la misma historia. Esto no cambia más. Guadi comenzó a subir, rezongando entre dientes, los veinticuatro escalones. Doce, rellano, giro a la derecha, doce. Los contó, como de costumbre. Los primeros doce, en inglés. El resto, en castellano. En el descanso, dos Avemarías, a toda velocidad, casi sin modular las palabras. Llegó al pasillo. Sus pasos resonaron en la planta baja, donde Mamá Emilse ya tenía el rosario entre los dedos. Sesenta cuentas de oro. De oro dieciocho quilates. Tres golpes en la puerta. Uno, dos, tres. Tres golpes que se perdieron, como todas las noches, entre las cuatro paredes de la habitación vacía. Sobre el autor: Ernesto D. Bollini nació en Londres en 1959. Se naturalizó argentino. Es farmacéutico egresado de la Universidad de Buenos Aires. Vive en Buenos Aires, Argentina. ---------------------------------------- Así eres tú, compañera (c) Fernando Luis Pérez Poza 1 Nube blanca o estrella nueva en un cielo largo de verano, así eres tú, compañera, suave como la luz tierna de un corazón bordado con el hilo azul de la dulzura, marea de sueños transparentes e íntimos tesoros que sólo la caricia fértil de unas manos se atreve a poner al descubierto. 2 Tu piel es una tregua infinita donde hierven sin límite todas las ansias, un horizonte limpio que descorre las cortinas del alma y envuelve en papel de seda esta negra soledad de náufrago. 3 En tu sonrisa de cometa alegre madura la luz, vuelan pájaros de espuma y frenesí y arde el tuétano del aire como la paja seca de un granero en mitad de un rojo incendio. Tu llanto es un cuchillo que rasga la médula del tiempo, un loco polvorín de voces tristes que me invade sin freno hasta el fondo de los huesos. 4 Ven y llena mi taza de fuego, corta la espina del rosal amargo donde se ocultan las penas. Derrite este círculo de nieve que corre helado por las venas y no sabe en qué abismo infinito esconde el destino su agria sentencia de muerte. 5 Házme volar en tus relámpagos hasta dejar atrás el cielo. Pérmiteme que sea una gaviota blanca en tu cerebro para que pueda abrir mis alas dentro y surcar las olas destiladas de tu océano secreto. 6 Así eres tú, compañera, un suspiro de acróbata en el filo del silencio, un delirio de luz que vuelca sus enigmas en el balcón abierto de sus ojos llenos de agua clara. Así eres tú, compañera. Así, de esta manera que yo te digo y te imagino, una nube blanca o una estrella nueva que se mueve en círculos abiertos por el hueco vacío de mi almohada. 7 Un velo de abriles nuevos bordado con finos hilos de deseo te cubre el rostro, es un retal hermoso de seda que viste de tules la noche e inunda el alma de ciegas pasiones. Es una fiebre de junio, una rosa de adolescencia que huele a primavera intacta y estrena aromas de coral y terciopelo. 8 Eres hilo que enhebra los retales del que fui, del que soy, del que seré, una ola abierta en la marea ardiente del atardecer que trepa a la arena de mis costas. Eres lluvia que fertiliza el alma y fermenta la ternura de mis dedos como si fuera levadura eterna que el infinito siembra en la piel. Eres un mar profundo y definitivo lleno de juegos malabares que devora el agua de mis ríos y ahoga en el azul todas las penas. 9 Vuela libre, compañera, y surca el cielo, vive esta aventura breve que el tiempo te regala, disfruta de la vida y explora tu destino, descubre el horizonte transparente de toda la ternura de los siglos. 10 Siembra de alegría el aire, a veces tan vacío o carente de sentido, y aprecia el valor irrepetible de las cosas, y a pesar de que el tiempo desnudo y sin careta es un pozo amargo y profundo donde sólo florecen los árboles de la muerte, derrámate sobre mi almohada como un sueño y dale algunas pinceladas de color a esta vida que pasa a la deriva como un velero que se va a pique sin que nadie detenga su agonía. 11 Eres uva en la cepa de mis versos, racimo egregio que crece en la parra de los sentimientos y abre territorios fértiles de ternuras audaces en el ritmo frenético de las palabras. Eres fiebre cálida, loca precisión de ola salvaje que se ajusta a la cadera y se apodera de la médula con sus golpes de espuma acumulada y sonrisas derretidas de sirena. 12 Tú, esperanza alada donde confluyen todos los ríos arteriales del pensamiento, eres luna de círculo completo, grito de estrellas blancas acampadas en los surcos más azules de las venas, eres flor de cumbres imantadas que inunda de polen y vuelos de mariposas blancas la amarga raíz cuadrada del mañana. 13 Vuela, compañera, como un pájaro que tiembla y que palpita en el azul del aire, como un verso que estalla en el oído el carnaval florido de sus haces. Vuela, compañera, como un viento tranquilo que besa las hojas secas y amarillas de mi otoño. Vuela, compañera, vuela, que el cielo pertenece al infinito y la ternura carece de fronteras. Sobre el autor: Fernando Luis Pérez Poza, poeta y escritor, vive en Pontevedra. España.
 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337