Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Lecturas >>  La palabra amenazada, Ivonne Bordelois
 
La palabra amenazada, Ivonne Bordelois
 

Dice Gilles Deleuze en el libro “Conversaciones”: “... y hoy estamos anegados en palabras inútiles, en cantidades ingentes de palabras y de imágenes. La estupidez nunca es muda ni ciega. El problema no consiste en conseguir que la gente se exprese, sino en poner a su disposición vacuolas de soledad y de silencio a partir de las cuales podrían llegar a tener algo que decir...” . Y también dice “Lo desolador de nuestro tiempo no son las interferencias, sino la inflación de proposiciones sin interés alguno”. Ese es uno de los problemas que aquejan al ser humano, según el filósofo francés y que la poeta y lingüista Ivonne Bordelois desarrolla en su último libro.
La palabra amenazada Ivonne Bordelois Ediciones del Zorzal 110 páginas (Buenos Aires) Araceli Otamendi Dice Gilles Deleuze en el libro “Conversaciones”: “... y hoy estamos anegados en palabras inútiles, en cantidades ingentes de palabras y de imágenes. La estupidez nunca es muda ni ciega. El problema no consiste en conseguir que la gente se exprese, sino en poner a su disposición vacuolas de soledad y de silencio a partir de las cuales podrían llegar a tener algo que decir...” . Y también dice “Lo desolador de nuestro tiempo no son las interferencias, sino la inflación de proposiciones sin interés alguno”. Ese es uno de los problemas que aquejan al ser humano, según el filósofo francés y que la poeta y lingüista Ivonne Bordelois desarrolla en su último libro “La palabra amenazada”. ¿Pero cómo encontrar ese silencio para poder pensar en el problema o simplemente para pensar? Bordelois denuncia, habla de los síntomas, de la contaminación del lenguaje, de escuchar. Sin embargo no todo está perdido según la autora. Volver a la etimología, por ejemplo, como a un camino de recuperación de memorias ancestrales de las que todos provenimos. Bordelois propone una estrategia ecológica frente a la violencia contra el lenguaje que debemos enfrentar: asistir al diálogo de las lenguas como a un espectáculo de iluminaciones mutuas, una esgrima pacífica de lucidez y de sabiduría complementaria. La autora dice también que nos resulta necesaria la escucha atenta del lenguaje cotidiano, el prestar oídos a las novedades y hallazgos del habla coloquial e infantil y el recrearnos en el lenguaje como fuente de humor. Y siempre y sobre todo aproximarnos a la poesía como a la zona más alta y misteriosa del lenguaje. Otra de las cosas que destaca Bordelois, es la vuelta de algunas palabras que por el influjo de las novelas latinoamericanas y de las canciones populares que han sido recuperadas por la gente joven y que por la pacatería estética de las clases superiores se habían confinado como “cursis”. Tal es el caso de nuestros adolescentes que “no sólo se quieren sino que se aman”; encuentran que las cosas no son sólo lindas sino también “hermosas o bellísimas.”. Y el color “rojo” proscripto misteriosamente de nuestro vocabulario (¿acaso por influjo reaccionario derivado de la Guerra Civil Española?), va reincorporándose y desterrando al hoy envejecido colorado, entre otros ejemplos. “Mientras podamos vivir en nuestro país o en territorios de español, gocémonos en esta felicidad gratuita e inacabable que representa el imperio de las palabras. Los exiliados saben qué riqueza entrañable y profundamente añorable representa la lengua madre”, dice la autora. Habitantes del territorio de La Mancha, son millones de personas los que hablan la lengua de Cervantes componiendo un gran mapa. La autora de “La palabra amenazada” propone una utopía: la palabra sola no puede salvarnos pero no nos podemos salvar sin la palabra. Si el lenguaje está contaminado y la palabra amenazada tal vez este libro de Bordelois sirva de antídoto para uno de los males de esta época.
 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337