Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Sitios web
Poemas
Espectáculos-Actividades para niños
Lecturas
Libros recibidos
Últimas noticias
Especial Navidad
Sumario
Cuantocuento
EnJuego
Para profesores
Sección para padres
Dibujos
Fotografìas
Recetas
Jugando con el arte
Deportes
Cartas
Carta de los editores
Saturnino
Unidad temática: EL AGUA
Unidad Temática: El Petróleo
Unidad temática: EL LIBRO
Unidad temática: LA CASA
Unidad temática: LA LECHE
Unidad temática: LAS ABEJAS
Unidad temática: MATEMATICAS Y LENGUAJE
Unidad temática: LA PATATA
Unidad Temática: LOS DINOSAURIOS
U. D. Las hormigas

Barco de Papel - Revista infantil

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Especial Navidad >>  Juan, el pescador de estrellas
 
Juan, el pescador de estrellas
 

Un niño que en lugar de peces pesca estrellas
Dicen que Juan era un niño pescador de estrellas. Vivía en un pueblo lejano, cerca del mar azul donde había diminutas casas blancas. Salía con su pequeño barco a pescar a primera hora de la mañana, casi siempre volvía con un montón de estrellas que brillaban. Muchas veces la gente se preguntaba cómo hacía, cómo pescaba estrellas en lugar de peces y la respuesta era simple: navego hasta que se hace de noche, espero quieto hasta que aparece el primer reflejo, entonces tiro la red al mar y las pesco. Las traía en un cántaro. Pero solamente le ocurría a él. Otros pescadores volvían al pueblo con una gran carga de pescados. Mientras navegaba a Juan le gustaba acordarse de algunas historias como las de la nieve y las mariposas por ejemplo

Juan, el pescador de estrellas © Araceli Otamendi
Dicen que Juan era un niño pescador de estrellas. Vivía en un pueblo lejano, cerca del mar azul donde había diminutas casas blancas. Salía con su pequeño barco a pescar a primera hora de la mañana, casi siempre volvía con un montón de estrellas que brillaban.
Muchas veces la gente se preguntaba cómo hacía, cómo pescaba estrellas en lugar de peces y la respuesta era simple: navego hasta que se hace de noche, espero quieto hasta que aparece el primer reflejo, entonces tiro la red al mar y las pesco. Las traía en un cántaro. Pero solamente le ocurría a él. Otros pescadores volvían al pueblo con una gran carga de pescados.
Mientras navegaba a Juan le gustaba acordarse de algunas historias como las de la nieve y las mariposas por ejemplo. Era raro encontrar mariposas volando en lugares nevados, era raro y sin embargo era una linda historia que le había contado su abuelo. Así pasaba el día Juan, en el mar y pensando en historias que le habían contado y otras que inventaba. Pero un día en su casa no había nada para comer, los alimentos se habían terminado y Juan salió decidido a pescar un gran pez. Se echó a navegar, el mar estaba bravo, picado, las olas se levantaban metros y Juan tenía hambre.
Entonces lo vio, vio al pez enorme que saltaba cerca del barco y tiró la red. La red se desvaneció en el mar y Juan tiró de ella: tuvo que hacer mucha fuerza para traerlo al barco. Luchó y luchó forcejeando hasta que el pez se dio por vencido. Con todas sus fuerzas lo subió al barco. El pez movía un poco las aletas, después se quedó quieto. A Juan no le gustaba mucho el olor de los pescados muertos pero tenía hambre, ahora sí iba a comer. Emprendió el regreso. Volvía al pueblo con un pez enorme, pero no había estrellas en el barco. El viento soplaba en dirección a la costa y lo ayudó a volver. Cansado, casi sin fuerzas llegó a la playa. Tuvo que arrastrar el barco unos metros por la arena. Era una playa ancha de arenas blancas, muy limpias. La aldea parecía vacía a esa hora, los demás pescadores no habían vuelto.
Entonces Juan bajó el pescado y lo arrastró hasta la casa. Lo dejó en una pileta y se tiró en la cama. Comería después. Estaba exhausto. La casa estaba a oscuras esa noche, no había luz eléctrica. Dejó un cántaro con agua de mar en la ventana y cerró los ojos durante un momento.
En el cielo oscuro casi negro había algunas estrellas. La oscuridad no duró mucho, luces insistentes lo despertaron. Juan admiró su descubrimiento: las estrellas estaban ahora ahí en el cántaro.
© Araceli Otamendi – todos los derechos reservados

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337