Usuario :
 Clave : 
    
Hemeroteca >> Visualiza artículo 
Telos / Número 21
Telecomunicaciones y audiovisual: ¿Un futuro común? [01-01-2000]
  Bernard Miege
 
ISSN :1575-9393
La evolución de ambos sectores parece divergente. Pero, más allá de los fenómenos coyuntu­rales, la tendencia conduce a la multiplicación de los puntos de convergencia. La fusión entre ambas industrias no se divisa sin embargo.

Actualmente es, cuando me­nos, paradójico buscar con­vergencias entre la evolu­ción de las industrias de te­lecomunicaciones y el audio­visual.

Cada una de estas dos ra­mas, en efecto, parece orientar su futuro por vías bien diferenciadas. En la mayor parte de los países de la Europa del Oeste, los signos de «diferenciación» de aquéllas son, de todos modos, mucho más evidentes que los signos de aproximación.

Del lado de las telecomunicaciones, des­pués de una fase de fuerte crecimiento del consumo telefónico de base, ligado a la elec­tronización de las redes, las alteraciones en curso realizadas a imitación del sistema nor­teamericano tienen por objetivo, más o me­nos claramente confesado, facilitar el desa­rrollo a gran escala de servicios a las empre­sas y, muy particularmente, de servicios de valor añadido, suponiendo esto una coopera­ción reforzada con las firmas privadas de ma­teriales, con las redes transnacionales y con los productores de servicios, en un marco ca­da vez más alejado del régimen de «mono­polio público».

Del lado de la comunicación audiovisual, la creación de cadenas comerciales gratuitas o de pago, las dificultades encontradas por las cadenas públicas para adaptarse a las nuevas condiciones y la aparición, más o menos acentuada, del cable o, incluso, de la trans­misiones por satélites, son fenómenos desta­cados de los años 80.

Según los Estados, la desestructuración del sector público, surgido después de la Segun­da Guerra Mundial, ha comenzado ya, en ma­yor o menor grado; pero, en cualquier caso o casi, los sistemas nacionales han sufrido cambios internos o externos tales que su pe­rennidad ya no está asegurada; menos aún cuando un pequeño número de grupos de co­municación están reforzándose permanente­mente y controlan, en lo sucesivo, una parte importante de los mercados audiovisuales europeos.

Por ambos lados, las evoluciones son, pues, aparentemente, muy divergentes; ya están lejos los tiempos del desarrollo de la televi­sión recién nacida, al menos en Europa, apo­yándose sobre las adquisiciones tecnológicas y organizativas de las telecomunicaciones. El cordón umbilical se ha roto y las relaciones entre la casa madre y el turbulento retoño se han difuminado.

Además, tanto el saber hacer como las mo­dalidades de gestión de las telecomunicacio­nes y, también, del audiovisual, parecen ale­jarse cada día más como unos mundos pro­fesionales que se ignoran y evolucionan, en adelante, en paralelo y prácticamente sin in­teracciones
Hemeroteca >> Visualiza artículo
 Català · Portugués  
     
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337