Usuario :
 Clave : 
    
 
 
Razón y palabra / Número 15
 El Inquisidor
Vasni Blázquez 
 Pareciera lejos la vieja Yugoslavia, un gajo legado del reino Otomano, su sufrimiento y resistencia. Hoy amanece una calma frágil; unos niños juegan fútbol en la humedad de las calles; alguna mujer sale a comprar pan y antes de cruzar la calle mira los edificios y el cielo para prevenir algún francotirador o un avión de la OTAN; el cielo colmado de nubarrones y las gotas de lluvia palmeando la hojarasca, los pastizales y la textura cenicienta del pavimento. Aún y así sale el sol en Yugoslavia, que respira entre escombros y ruinas, entre lágrimas y nostalgia. Nuestra ciudad, la Ciudad de México, amanece en una situación similar. En tonos grises y mojados, más que húmedos. También en las calles y parques hay niños mojados jugando fútbol, mujeres que salen a comprar pan y antes de cruzar la calle miran hacia las aceras para prevenir algún ladrón o un sospecho de ejercer la acción. Ambas ciudades viven en la frontera entre la serenidad y la furia, en estas ciudades que hoy son feudos abrazados por la globalización
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337