EXPLORAR LOS FUTUROS ALTERNATIVOS Itinerarios de conocimientos de sí y de la realidad proyectados hacia el futuro

 María Fontana

Leonardo Leonetti

xxx - Traducción Rosalía Gómez Muñoz.


El grupo del MCE (Movimiento Cooperativo de Educación) de Nápoles se propuso investigar un tema sugerente: "pensar en la educación para los futuros". Esto supuso la posibilidad de crear las condiciones para mejorar el presente y así mejorar el futuro. El proyecto está inspirado en un trabajo de investigación llevado a cabo por el profesor David Hicks de la Universidad de Londres, pero adaptado a las necesidades, deseos e interpretaciones que padres, alumnos y profesorado hacen en sus propias condicione: itinerarios didácticos, trabajos colectivos, formación del profesorado...

¿POR QUÉ LOS FUTUROS?

Es propio de la naturaleza humana interrogarse sobre el futuro. Las respuestas, de vez en cuando, adquieren los términos de la filosofía, la religión, las ciencias, la ciencia ficción, el arte, la literatura, los sueños personales y las previsiones fundadas en datos reales o fantásticos.

Es una necesidad que, frente al carácter negativo del presente, nace del deseo de imaginarse un porvenir aceptable: el futuro personal, el de la realidad cercana o lejana, el de los distintos pueblos, de la humanidad y de sus realizaciones.

¿Es posible suponer que interrogarse acerca del futuro es algo potencialmente portador de una carga educativa y didáctica?

¿Es posible, además, pensar en la educación para los futuros como una formación capaz de crear las condiciones para mejorar, junto con los demás, el presente y el futuro?

Sobre esta posibilidad es sobre la que se ha basado la investigación del Grupo del Movimiento de Cooperación Educativa (MCE) de Nápoles y, en algunos casos, en la práctica educativa.

En este escrito queremos poner en evidencia las bases culturales y pedagógicas de la investigación sobre los "Futuros", haciendo referencia al proyecto nacido y desarrollado en Gran Bretaña por parte del equipo del profesor David Hicks de la Universidad de Londres, a la experiencia de formación con profesores que están llevando a cabo desde hace algunos años en los grupos MCE y en las escuelas y al trabajo desarrollado en un curso de Pomigliano d'Arco (Nápoles) (I ).


GLOBAL FUTURES PROJECT

Conocimos a David Hicks cuando participábamos, en julio de 1989, en el Seminario "OLD ROOTS AND NEW SHOOTS", en Lancaster. El seminario era el colofón de una investigación y un trabajo didáctico realizados durante diez años en Inglaterra sobre los "World Studies" y el punto de partida de una nueva investigación que llevaba por título "Global futures project" (2). Los resultados del trabajo sobre el nuevo proyecto, llevado a cabo en Inglaterra desde el 89 hasta el 92, están recogidos en una guía para enseñantes traducida al italiano con el título de Esplorare i Futuri Alternativi (Explorar los futuros alternativos) (3). Ésta, dotada de una sustanciosa base teórica y de numerosas sugerencias didácticas, constituyó el punto de partida para nuestro trabajo a nivel adulto o en los cursos.

El grupo MCE de Nápoles, en efecto, injertando el proyecto de Hicks en la metodología MCE, ha realizado unos itinerarios didácticos, semejantes entre sí en cuanto a sus principios inspiradores, sus fines y su metodología, pero distintos según las realidades sociales, de los cursos y de las edades de los alumnos.


OBJETIVOS DE FONDO Y TEMAS CLAVE

El proyecto "Explorar los futuros alternativos" nace con el objetivo de llamar la atención sobre el derecho de los alumnos a prepararse para ser ciudadanos adultos y miembros responsables de una comunidad global. Especialmente, para hacer a la persona:

1. consciente de la realidad que la circunda, 2. capaz de relacionar las necesidades locales con las globales y las mundiales, 3. capaz de prefgurar futuros alternativos realizables de cara a la salvaguardia del equilibrio ecológico, 4. consciente de sus decisiones en función de un futuro posible, S. capaz de ejercer sus propios derechos como ciudadano perteneciente a una comunidad.

Algunas breves reflexiones sobre los temas de fondo pueden contribuir a aclarar las ideas.

1. Imágenes del futuro

Cambios rápidos y una serie de crisis globales estrechamente relacionadas entre sí caracterizan este final de siglo. Una pobreza creciente en muchos países, daños graves y, a menudo irreversibles para el medio ambiente y la negación de los derechos humanos son hechos que se manifiestan cada vez con mayor frecuencia en todo el planeta e influyen directa o indirectamente en nuestra vida cotidiana.

¿Qué futuro logran imaginar los jóvenes para ellos mismos y, en una visión más extensa, para el mundo?


2. Esperanzas y temores

Una consecuencia de los cambios que se están produciendo puede ser la desorientación y la pérdida de puntos de referencia. Muchas personas, jóvenes y adultos, se sienten impulsadas a temer por su futuro; la esperanza del amor, de los afectos, de un mundo en paz, de justicia y de un medio ambiente sano se ve, a menudo, amenazada por acontecimientos fuera de todo control.

Es importante descubrir y expresar todas las esperanzas y todos los temores. ¿Qué futuro se espera? ¿Qué temores existen? ¿Qué perspectivas para el planeta al comienzo del tercer milenio?

3. Qué visión existe de un futuro alternativo

Una posibilidad nos ha sido dada por la toma de conciencia de la existencia de futuros alternativos. Pero preguntémonos: ¿cuáles podrían ser los mejores futuros posibles?

¿Cuáles podrían ser los objetivos explícitamente tendentes a la realización de un mundo mejor?

¿Cuáles son hoy, por ejemplo, las perspectivas reales para un futuro ecológicamente correcto y vivible?


4. La tradición utópica

La tradición utópica pone en evidencia cómo, en el pasado, muchos pueblos han intentado realizar su idea sobre el bienestar humano y social: "good life/good society"

Las utopías son un calco para la proyección de un mundo mejor. Examinar realizaciones de proyectos utópicos del pasado (como el de Robert Owen o el de los Diggers) puede ser útil para verificar cómo otros han intentado realizar su futuro preferido.


5. Proyectos para un cambio

Una vez identificados sus mundos preferidos, los alumnos se centrarán de manera específica en el presente en todos sus aspectos: medio ambiente, desarrollo, alimentación, energía, trabajo...

Con ello podrán tomar conciencia de los acercamientos positivos realizados para resolver estos problemas.

DE LAS PAGINAS DE UN TRABAJO LLEVADO A CABO EN UNA CLASE

A partir de una serie de preguntas sobre el "futuro" nació y se ha desarrollado este trabajo en una clase de alumnos de doce años en Pomigliano d'Arco, cerca de Nápoles.

Del itinerario didáctico y de las múltiples y diferentes actividades no podemos dar cuenta aquí por motivos de espacio. Solamente queremos, recogiendo y reuniendo algunos fragmentos de las preguntas y de las respuestas que los chicos y las chicas se han planteado, los escritos y los pensamientos madurados en ellos en el curso de las semanas que duró el trabajo y, siguiendo la huella de alguna de las actividades, poner de relieve la complejidad de pensamiento que se puede leer en las respuestas y, por lo tanto, el valor pedagógico de la propuesta didáctica.


a. Preguntas sobre el futuro

Hemos comenzado invitando a todos los chicos a formular preguntas sobre el futuro. Divididos en pequeños grupos, éstos se plantearon una serie de preguntas sobre el futuro, seleccionaron las diez que consideraron más significativas y las contestaron individualmente. Veamos dos preguntas con las respuestas más significativas.


"El presente, el futuro o el pasado, todas ellas palabras difíciles. ¿Cuál elegir?"

* Entre pasado, presente y futuro, yo elijo el presente porque no hay que pensar en lo que pasó ayer ni en lo que sucederá mañana; si luego tenemos tiempo, se podrá hacer también algún proyecto para el futuro.

* Yo elijo el pasado porque ha sido el pasado de una niña que no tenía miedo del hombre y que no conocía los graves peligros que tendría que afrontar.

* Yo elijo el futuro porque no se puede volver atrás o vivir la misma época...

* Las tres, porque son tres palabras de grandísimo importancia: -pasado: experiencia que hay que recordar; - presente: emociones y problemas que afrontamos hoy día; - futuro: experiencias, emociones y problemas que quedan todavía por vivir.


"Sabremos tomar decisiones importantes por nosotros mismos?"

* Es diricil tomar decisiones importantes. Cuando se toman hay que pensarlas muy bien y estar seguros de no equivocarnos.

* Creo que no porque aún no somos del todo autónomos.

* En el mundo hoy muchísimos caminos por delante pero uno solo es el correcto y no estoy seguro de que lo escojan todos.

Las respuestas son espontáneas y revelan frente al futuro: carácter problemático, incertidumbre, a veces indiferencia, pero también, por parte de algunos, seguridad en sus propias posibilidades de intervención en el futuro.

Colocados frente a una dimensión aún no explorada, han descubierto en sí mismos y en la realidad una gran potencialidad conoscitiva que luego les permitiría trabajar juntos.


b. Continuidad y cambio

Dos aspectos fundamentales de la realidad están representados por los conceptos de continuidad y cambio. Estos caracterizan el mundo, los objetos, a las personas, los sentimientos y a nosotros mismos. Preguntarse sobre la continuidad y el cambio, poniendo de relieve sus manifestaciones concretas, significa poner la atención en las dinámicas de la cotidianidad y de la historia del mundo y de las sociedades, poner en marcha h. comprensión de los mecanismos que caracterizan el desarrollo de los acontecimientos y madurar la conciencia de las posibilidades de intervención, tanto a nivel personal como colectivo.

La actividad estaba dirigida a suscitar, primero individualmente y luego en pequeños grupos, la búsqueda y la reflexión sobre el significado a nivel personal, local y mundial de los términos: continuidad y cambio.

Antes de comenzar la actividad hubo algunos temores, pensando en la dificultad de presentarla de manera correcta, objetiva y, en lo posible, no condicionada por nuestro pensamiento de adultos. Pero, tal como había ocurrido anteriormente, los chavales demostraron que la continuidad estaba ya allí, en sus mentes, fundamentalmente como un concepto opuesto al cambio pero, al mismo tiempo, enraizado dentro de él:

* El cambio es la transformación que se produce con el paso del tiempo. Puede ser: - cultural: se produce al comunicar con otras personas; - tecnológico: a través del progreso; - psicológico: con traumas, emociones y sacudidas imprevistas.

* El cambio es la madurez o el crecimiento de una persona hacia el futuro; puede ser mejor o peor, natural o inducido por la actividad humana. El cambio puede producirse después de una discusión o de una desilusión que te lleva a cambiar de idea sobre todas las personas.

* El cambio está causado por la sociedad y se produce muy rápidamente; los tipos de cambio son muchos: - un paisaje que cambia destruido por el hombre; - un árbol que cambia con los años; - el cambio fsico de un adolescente.

Un alumno descubrió que existe una continuidad dentro del cambio:

* Mientras una cosa está cambiando existe en ella la continuidad de los aspectos que siguen cambiando.

La búsqueda estimuló a todos a reflexionar y a ensanchar su propio horizonte de investigación. Casi siguiendo un movimiento de círculos concéntricos, estos partieron del análisis de las cosas que están cambiando en su vida para llegar a expresar los cambios vinculados a una visión nacional y mundial:

* los cambios de su propia vida:

"mis relaciones con mis padres, con mis amigos y conmigo mismo; mi manera de mirar a las otras personas y de resolver mis problemas, el modo de pensar y de considerar las cosas que me rodean y de afrontar el presente, siempre con el miedo de perder algo".

* A nivel local y en Italia:

"el paso de una economía agrícola a una industrial; la atención de las personas hacia los problemas de la contaminación, la desigualdad creciente entre Norte y Sur, el aumento de la delincuencia y el miedo a ser robados".

* En el mundo:

"el aumento del desarrollo tecnológico y la reducción de los nacimientos; la caída del muro de Berlín que ha causado un aumento de la pobreza en los países orientales; una mayor atención a los problemas derivados de la difusión de las drogas, del SIDA y de la contaminación".

c. Las imágenes del futuro: utopías y deseo de cambio

Del conocimiento del presente, frente a las insatisfacciones que provoca, nace la proyección hacia el futuro, los deseos de cambio, las utopías.

"Las imágenes del futuro que fueron escritas y dibujadas son muy realistas y personales: cada uno tiene un futuro en su mente. Para comenzar podríamos hacer muchas preguntas. Cómo será el mundo es la más común pero también la más importante porque a todos nos interesa saber el lugar en el que vamos a vivir".

"En mi opinión, el hombre en el futuro tratará de mejorar el medio ambiente y lo logrará. Sólo en un mundo limpio podrá haber perspectivas para el mañana"

Como cachorros que, un poco por valentía y un poco por inconsciencia empiezan a afrontar distancias cada vez mayores desde su madriguera para ver qué hay un poco más allá, un poco más adelante en el futuro, los chavales lograron dar más cuerpo, primero a sus temores y a sus esperanzas y, finalmente, a una profunda voluntad de cambio que expresaron a continuación en las "imágenes del futuro" que cada uno tenía dentro de sí. De ellas salieron visiones y escenarios muy articulados, en los cuales todos los temas, a los que anteriormente se hizo sólo una referencia, surgieron con contornos mejor dibujados y testimoniando todo el itinerario que habían seguido.


UN ITINERARIO DE FORMACION DOCENTE

La experiencia didáctica se acompaña con la investigación del grupo y con la formación docente desarrollada según la modalidad propia del laboratorio adulto MCE. A continuación daremos los elementos esenciales del itinerario de formación, tanto en el plano de los contenidos temáticos como en el de los metodológicos.


I. Identidad y futuros

El laboratorio se articula en tres fases que giran en torno a tres preguntas:

¿Quiénes somos y dónde nos encontramos ahora? ¿Adónde queremos ir? ¿Cómo podemos llegar ahí?

Los participantes en el laboratorio serán invitados a participar en un viaje que los trasladará progresivamente al futuro, a un año preciso. Desde la salida hasta la llegada se seguirá toda una serie de actividades que les harán tomar conciencia del presente que se deja atrás, con sus realidades y sus problemas, y del futuro al que se dirigen llevando consigo sus propias esperanzas, sus temores, sus aspiraciones y sus ganas de cambiar... El futuro será imaginado y construido por todos juntos. Del futuro se volverá con la voluntad de intervenir para cambiarlo.

El laboratorio, a través de una serie de actividades de animación, de trabajo y de investigación sobre cada uno, se plantea, entre otros objetivos, como una oportunidad para el conocimiento y la reflexión sobre la identidad personal y de grupo y sobre la pertenencia a una realidad que puede ser vista a nivel local, nacional o mundial.

La metáfora de un viaje a través del tiempo, hacia el año 2.028, a lo largo del cual se desarrolla el itinerario del laboratorio, vinculando a la persona con las dimensiones de un tiempo y un espacio en movimiento y en transformación, permite a cada participante experimentar un viaje de conocimiento, reflexión y análisis que se realiza a través de continuas idas y venidas desde el presente, percibido como lugar del "hacer", al pasado, lugar de la experiencia y de la memoria, y al futuro como lugar del deseo, del proyecto y de la utopía.

Las actividades propuestas por el laboratorio, reclamando en la memoria de cada uno los recuerdos, las sugestiones y las experiencias del pasado, les ofrecen la ocasión de hacer salir sus raíces y su identidad y de poner a disposición del grupo la vivencia personal, hecha de presente y de pasado, cargada de deseos, ansias, certezas, rabia o desilusiones, y de probar a imaginar un futuro en el que puedan encontrar su espacio los sueños, los proyectos y las utopías de los individuos como expresión y base de nuevas e hipotéticas identidades, tanto personales como colectivas.

Si vivir en el presente significa interpretar el pasado y anticipar el futuro y, sobre todo, las necesidades de las siguientes generaciones, educar para los futuros significa proyectar hacia adelante deseos, esperanzas, proyectos y temores con el fin de potenciar los aspectos positivos y darle la vuelta a los negativos para cooperar en la realización de futuros mejores.


b. Aspectos metodológicos

Los participantes en el laboratorio tuvieron ocasión de realizar un itinerario interdisciplinario de carácter predominantemente antropológico cuya área temática gira sobre el conocimiento del hombre y de la realidad en la que vive: la complejidad del mundo actual, las líneas posibles de desarrollo, las perspectivas de cambio posibles y las deseables.

En el plano didáctico resulta fácil aprovechar toda una serie de estímulos para itinerarios tanto de carácter interdisciplinario como multidisciplinario y monodisciplinario a partir de la problemática relativa al desarrollo de la identidad del hombre y de la mujer de hoy y en el futuro, a la interculturalidad, al desarrollo tecnológico o a la ecología en sus diferentes dimensiones.

La metodología es la del laboratorio adulto MCE (animación, escritura individual y colectiva, expresión creativa, trabajo en cooperación por parejas y/o en pequeños grupos, realización de actividades después de las tareas asignadas). Las fases del laboratorio concluyen con momentos colectivos durante los cuales, de manera progresiva, a partir de la experiencia llevada a cabo en el laboratorio, de las modalidades operativas utilizadas y de las actividades propuestas, se llega, pasando a través de las experiencias eventualmente vividas en otros contextos, a realizar hipótesis sobre las formas de transferencia del itinerario, de las metodologías y de la temática. La metodología gira, pues, sobre el paso sistemático de una fase en la que el participante se vive, piensa y opera como una persona que vive con los demás una experiencia de búsqueda personal, a otra en la que se percibe, piensa y opera como enseñante.


CONCLUSION

En todas las situaciones en las que realizamos nuestra oferta formativa, con los pequeños o con los adultos, vivimos muchos de nosotros, también como animadores y observadores de los procesos de aprendizaje y de formación, experiencias muy ricas y siempre diferentes las unas de las otras. Si en los niños prevalecen los miedos instintivos hacia el futuro, en los adultos abundan los estereotipos relativos al presente y al futuro con una gran dificultad para mirar con distancia el presente. El trabajo de modificación de sí mismo se presenta rico en sugestiones pero siempre difícil. El más pequeño resultado, sin embargo, es capaz de darle a la persona una fuerza increíble de impulso hacia el cambio.

En ello reside el profundo valor formativo que nace en la exploración de los futuros alternativos.


NOTAS

(1). Se trata del curso II E del Colegio "Omero". El trabajo ha sido realizado bajo la tutela de María Fontana y Annamaría Bifulco.

(2). El proyecto aspiraba a ampliar los horizontes de los alumnos y a desarrollar sus conocimientos e intereses respecto al mundo entero. Cfr.: a) D. Hicks, Worid studies, en Cooperazione Educativa, n° 3, 1989, la Nuova Italia, Florencia; b) D. Hicks y M. Steiner, Making global connection, a worid studies workbook, Oliver & Boyd, Edimburgo, 1989; c) M. Fontana y L. Leonetti, Ci sará un cielo nel mío futuro? (¿Habrá un cielo en mi futuro?), en Cooperazione Educativa, n° 12, 1993, La Nuova Italia, Florencia.

(3). La guía ha sido traducida al italiano por Adriana De Rossi del MCE de Treviso y Marta Fontana del MCE de Nápoles.