LIBROS

 

LA INMORTALIDAD*

 

César Antonio Molina

"La inmortalidad" es una re­flexión metafísica sobre el mundo de hoy, que abarca prácticamente todo.

 

Kundera utiliza a sus personajes (Agnes, Laura, Paul, Avenarius) para contar la historia de su contemporanei­dad, de tal manera que los verdaderos personajes son las superestructuras, las ideas, los conceptos, el pensamien­to, el organigrama de un mundo que cada vez tiende más a prescindir de los individuos y en el que, sin embargo, estos todavía se rebelan contra su pér­dida de protagonismo. Al mismo tiem­po establece un paralelismo entre las acciones de sus personajes que tratan de encontrar una pequeña inmortali­dad y aquellos otros (Goethe, Bettina, Christiane, Von Armin) cuya gran in­mortalidad ocupa parte de la memoria del mundo.

 

En Agnes y Laura, Kundera ma­nifiesta los sentimientos y las contra­dicciones de la mujer centroeuropea de la segunda mitad de siglo. Pero mientras Agnes representa a la mujer más espiritual, que está más disconfor­me con la existencia que le ha tocado encarnar, Laura es el personaje más terrenal, más pragmático y caprichoso, más conformista. Así Laura intenta só­lo salvarse a sí misma, a diferencia de Agnes, que se sacrifica por el recuerdo de los otros.

 

Paul es el hombre honesto que combate contra todos los agentes exte­riores que dominan el mundo. El epi­sodio de su despido de la emisora de radio sirve a Kundera para reflexionar sobre el poder, la política, el periodis­mo y la verdad, los sondeos de opinión pública, la ideología y la imagología.

 

Avenarius es una especie de con­tra-yo, de complemento. Es el perso­naje mágico, enigmático, curioso y di­vertido que va uniendo y encauzando hacia un fin a cada uno de los persona­jes de la novela.

 

Kundera también dirige su mira­da hacia los políticos contemporáneos obsesionados por la eterna memoria terrenal.

 

En «La Inmortalidad» Kundera ha montado sabiamente no sólo un re­lato literario, sino también un buen manual de metafísica contemporánea.

 

Dirigiendo sus dardos justo contra el corazón del hombre de hoy. Y lo hace cargado de una sabiduría sin soberbia.

 

En fin, un libro escrito con bri­llantes artificios.

 

* Kundera, Milan: «La inmortalidad). Ed. Tusquest. Barcelona 1990.