Tendencias históricas en el diseño curricular de la enseñanza del Idioma Inglés como Lengua extranjera.

AUTORA: Olga Lidia Martínez Leyet
PAÍS: Cuba
EMAIL: olmartinez@tesla.ispjae.edu.cu
INSTITUCION EDUCATIVA: Centro Universitario de Guantánamo

 

RESUMEN: 

La evolución sufrida por los currículos en la enseñanza de lenguas extranjeras y su evolución en Cuba.

La enseñanza de idiomas, como cualquier otra ciencia o actividad humana, ha seguido un proceso de desarrollo en el que han influido aspectos variados de tipo pedagógico, social, político e histórico; este proceso ha  sido diferente en diversos países y regiones del mundo, según características y condiciones locales.

La enseñanza de idiomas vernáculos modernos se inicia en Inglaterra,  en la  Edad Media, y continúa hasta nuestros días, época que es considerada (Brown, 1987:25)  como “el mejor y peor de los tiempos en la profesión de enseñanza de idiomas, pues nunca se habían tenido tantos recursos a disposición del aprendizaje de lenguas y al mismo tiempo no se han encontrado respuestas definitivas a las preguntas de cómo se enseña y se aprende un segundo idioma”.

Una gran influencia en el notable desarrollo de la enseñanza de lenguas extranjeras ha tenido el avance y consolidación de ciencias afines como la Pedagogía, la Lingüística y la Psicología, así  como otras ciencias más recientes: la Etno-metodología, la Pragmática y la Sociolinguística, existiendo una estrecha relación entre las teorías y métodos de estas ciencias y los enfoques y métodos utilizados en la enseñanza de  las lenguas extranjeras.

Según Clark (1987:8), el enfoque más conocido en los currículos de lenguas extranjeras a las que dio origen la enseñanza tradicional o humanismo clásico como corriente pedagógica es el método o enfoque de gramática-traducción. El contenido a ser enseñado es expresado en términos de los elementos de fonología, gramática y vocabulario, que conforman la lengua en particular. Estos son escalonados de lo considerado simple a lo estimado complejo y luego entrelazado en una serie graduada de textos creados o escogidos para ejemplificarlos. A los  estudiantes se les exige pasar por estos textos y dominar los elementos incluidos en ellos. Deben hacerlo a través de la comprensión consciente de las reglas que están detrás  de  estos elementos y de una práctica deliberada, uno tras otro. Para promover las capacidades intelectuales, los estudiantes son estimulados a comprender las reglas de construcción de oraciones, a memorizar modelos, sistemas y subsistemas gramaticales, a  analizar oraciones en sus partes constitutivas, a clasificarlas y luego sintetizar todos estos conocimientos en  traducciones y trabajos de ensayo. No se hace énfasis en la comunicación práctica cotidiana; se espera que los estudiantes serán capaces de comunicarse espontáneamente con el tiempo, luego de haber dominado las reglas de construcción oracional  y adquirido un vocabulario adecuado. Esta tendencia en la enseñanza de las lenguas extranjeras dominó desde los años 40 del siglo XIV hasta los años 40 del siglo XX.

El siguiente paso en la evolución de los currículos en lenguas extranjeras está estrechamente vinculado al constructivismo como corriente filosófica y pedagógica, relacionado con el logro de una mejor comprensión entre los grupos sociales, a través de la enseñanza de la comunicación efectiva entre ellos. Este paradigma educativo ha tenido una poderosa influencia en los años recientes en el diseño de los currículos de lenguas extranjeras, y ha dado lugar a la aparición de diversos enfoques y métodos de enseñanza-aprendizaje : los métodos audio-lingual, audio-visual, situacional, nocional, teórico-funcional, etc.

Todos estos  enfoques tienen como objetivos lograr una habilidad comunicativa  efectiva como objetivo final,  pero han conceptualizado esta habilidad y las formas de lograrlos en diferentes maneras adoptando diferentes principios de organización en el diseño de los currículos. El enfoque audiolingual conceptualiza la habilidad comunicativa en términos de buenos hábitos gramaticales. El enfoque audiovisual y situacional hacen énfasis en la habilidad  de comprender y producir frases apropiadas relacionadas  con situaciones particulares. Los enfoques basados en temáticas o nociones  (topic based) enfatizan la habilidad para comprender determinados tópicos o temas. El enfoque teórico funcional se basa en la  maestría en los medios formales para  interpretar y  expresar determinados significados predeterminados.

Las  tendencias más modernas en el diseño curricular de las lenguas extranjeras están vinculadas estrechamente con los enfoques de procesos que tienden a concentrarse en la creación de un medio adecuado para que el desarrollo individual interno en la lengua transcurra de manera fluida y grata. Se acentúa menos la creación de manuales y se enfatiza en la necesidad de un conjunto de principios metodológicos y procedimientos diseñados para colocar  al proceso de aprendizaje de la lengua en movimiento. Hay preocupación por las diferencias individuales entre los estudiantes y por desarrollar estrategias de desarrollo para responder a ella, promoviendo el sentido de involucramiento de cada estudiante  así como la responsabilidad en su propio aprendizaje.

Los principios de los procedimientos en los  enfoques de procesos surgieron a partir de estudios psico-lingüísticos de adquisición de la lengua unido a estudios socio-lingüísticos de creación y procesamiento del discurso, y no del análisis de la lengua o las necesidades comunicativas de los estudiantes. Entre algunos de los diferentes  principios de los enfoques de procesos en los currículos de lenguas  extranjeras se pueden considerar los siguientes:

La fase de pre-producción para el aprendizaje de una lengua. Los manuales  procesales.El enfoque de “medio de instrucción” o “inmersión”. La respuesta a los individuos y la promoción de la responsabilidad: la  habilidad o aptitud, el conocimiento previo y la experiencia lingüística, la madurez social, cognitiva y afectiva, la personalidad, el sexo, los estilos de aprendizaje, la  motivación.

Estos enfoques prestan gran atención a la necesidad de una  respuesta sensitiva del profesor a las variables individuales de los estudiantes y plantean que ya que es imposible proveer a cada estudiante con  un conjunto de experiencias de aprendizaje, lo importante es dejar determinados espacios a los individuos para aprender de acuerdo con sus propias aspiraciones, personalidad, estilos de aprendizaje, etc., y alentarlos a tomar responsabilidad en la dirección de su propio  aprendizaje.

La evolución sufrida por los currículos en la  enseñanza de lenguas extranjeras se hace más explícita en el siguiente cuadro (Clark, 1988:94):

Fig. 1.1.1  Evolución de los currículos en la enseñanza de lenguas extranjeras.

 

Enseñanza Tradicional

(1840-1940)

Constructivismo

(1940-1985)

Progresivismo

(1985 hasta la actualidad)

 

 

Objetivos generales del aprendizaje

Promover capacidades intelectuales tales como la memorización, el análisis, la clasificación, la síntesis y la valoración

Promover la unidad y tolerancia social, nacional e internacional a través de la comunicación con otras comunidades lingüísticas.

Promover el desarrollo  individual, permitiendo a los alumnos crear redes de relaciones personales más amplias. Aprender como aprender ycomo aprender una lengua. 

 

 

 

Selección de los contenidos de los cursos y manuales

Derivado del análisis de la estructura de la lengua - elementos fonológicos, gramaticales y de vocabulario - además de textos literarios de valor. Predeterminados con antelación al curso.

Derivado del análisis de los objetivos comunicativos del  alumno. Expresado en términos de situaciones, temas, funciones y nociones, gramática y vocabulario, enmarcados en las cuatro habilidades lingüísticas: audición, habla, lectura y escritura. Predeterminados con antelación al curso

Una serie de actividades y tareas de naturaleza comunicativa realista, seleccionado a través de negociación con los alumnos. Un banco de posibles actividades pueden ser determinados con antelación al curso, pero la mayoría es determinado durante el desarrollo del  mismo.

 

 

 

 

Gradación del contenido

Progreso lineal a través de estructuras de lo considerado más simple a lo complejo. El orden se determina con antelación. Enfoque lineal, acumulativo del aprendizaje.

Progreso lineal a  través de situaciones y exponentes lingüísticos apropiados. Lo más  útil y general primero, y \o lo que se aprende más fácil.

Enfoque lineal y acumulativo del aprendizaje.

Algunas  actividades y tareas pueden ser graduadas con antelación en base ala experiencia en  su uso. El alumno controla el orden en el que el conocimiento es aprendido sobre la base de lo que puede interiorizar. Enfoque cíclico y gradual del aprendizaje, reintroduciendo elementos en diferentes contextos.

 

 

Énfasis metodológico

Elevación de la comprensión consciente de los reglas generales de la formación oracional. Práctica y control deliberado de los elementos lingüísticos.

Formación de buenos hábitos a través de la práctica y la ejercitación de  situaciones de la vida real en juegos de  roles. Se excluyen los errores.

Se proveen las condiciones en las  que los procesos mentales de aprendizaje espontáneo se  activan a través de la actividad comunicativa.

 

 

 

Papel del profesor

El profesor como instructor, como transmisor del conocimiento predeterminado con antelación y como corrector de errores.

El profesor como modelo del hablante nativo, como organizador y director de las experiencias de aprendizaje predeterminadas con antelación

El profesor como facilitador del aprendizaje, como negociador del contenido del curso y su proceso. ; como el que responde a las necesidades de los alumnos y como un alentador de la responsabilidad del alumno.

 

 

 

Actividades más comunes en  el aula

Estudio y práctica de la gramática. Aprendizaje del vocabulario. Traducción desde y hacia la lengua estudiada. Estudio y evaluación de textos literarios.

Ejercitación para la formación de habilidades. Aprendizaje  y práctica deliberada de frases de uso máximo. Ejercitación de actividades previstas a través de juegos de roles en situaciones especificadas en el manual.

Actividades de solución de problemas en las  cuales los estudiantes se involucran en la interpretación, la expresión y la negociación de sus propios significados.

 

 

 

 

Objetivos de la evaluación

Crear un rango de orden entre los alumnos. Elegir una elite para el siguiente nivel de  educación. Colocar a los alumnos en grupos homogéneos de altos y bajos rendimientos.

Determinar cuales alumnos pueden y no pueden hacer, y el nivel de su actuación frente a un criterio predeterminado (evaluación sumativa). Informar el proceso de enseñanza-aprendizaje (evaluación formativa)

Ayudar a los alumnos a reflexionar sobre su propio proceso  de aprendizaje y sus productos, y a aprender a aprender. Promover la capacidad de autoevaluación.

 

En Cuba la historia de la enseñanza de idioma extranjero, especialmente el inglés, ha estado influenciada por muchos de estos enfoques y métodos los cuales han estados condicionados por distintos aspectos sociales, culturales, económicos y políticos de carácter nacional.

La enseñanza del inglés en Cuba se impuso sobre todas las demás restantes lenguas durante el período de la seudo-república. El inglés se impuso junto a las intervenciones yanquis y se mantuvo como medio de penetración cultural. Este idioma pasó a formar parte de los planes de estudio de escuelas primarias y centros de nivel secundario y superior, aunque también se enseñaban otras lenguas. Surgieron academias y escuelas bilingües donde se combinaban ambos idiomas, el inglés y el español.

Esta intrusión y supremacía del inglés en nuestro país, fue objeto de preocupación por parte de muchos maestros y profesores de la época. Un destacado pedagogo de la época, Manuel Garmendía Jorrín, señaló en el prólogo del libro ”Manual del Maestro de Inglés”: “el difundir la lengua inglesa, aparte de ser de imperiosa necesidad por las circunstancias que nos rodean y fatalmente se nos imponen, es de suprema conveniencia para la juventud estudiosa de Cuba, por las innegables ventajas que ha de proporcionarle en la vida práctica y por el ensanchamiento que siempre adquiere el espíritu con un nuevo y poderoso medio de cultura amplia y positiva. Pero también convengo con el autor en que se hace indispensable al propio tiempo redoblar nuestros esfuerzos por mantener  viva, rica,  depurada y ennoblecida el habla propia, índice de nuestros anhelos por conservar incólumes las sagradas tradiciones del pueblo cubano y el alma pura y ansiosa de libertad de nuestros venerados antepasados”. (Sórzano, 1946:3)

Con este espíritu nacional unido a las concepciones marxistas-leninistas de la clase obrera, la enseñanza de idiomas extranjeros ocupa el lugar que le corresponde en el sistema de enseñanza de nuestro país a partir del triunfo de la Revolución.

El idioma extranjero ya no es un medio de dominación colonialista, sino un instrumento de expresión del internacionalismo proletario, un instrumento eficaz de trabajo y un componente de la formación cultural del estudiantado.

 En la actualidad la enseñanza de idiomas extranjeros en nuestro país se divide en dos grandes campos dentro de la educación superior:

1. - La enseñanza de idiomas a filólogos, es decir, a estudiantes que aprenderán las cuatro habilidades  de un idioma para dedicarse profesionalmente a la enseñanza, la traducción o la investigación lingüística.

2. - La enseñanza de idiomas extranjeros a especialidades no-filológicas, es decir, a estudiantes de diferentes especialidades que utilizarán la lengua como medio de actualización, estudio, información y comunicación en su vida profesional.